En la Aduana del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, justo en la semana que tuvimos mas contagiados por el virus SARS-CoV-2, se les ocurrió la idea de revisar exhaustivamente la mercancía de importación para contener la pandemia, ocasionando demoras de días y semanas para su liberación.

Por una sesuda decisión de la Administradora de la Aduana del AICM y de los pomposos oficiales de puntos tácticos, quedaron varados miles de cubrebocas, oxímetros, termómetros, insumos de laboratorio y pruebas rápidas, ventiladores y medicamento, justo ahora que se tienen registrados más contagiados por día.

Resulta ilógico, absurdo y toda clase de adjetivos que se nos ocurran, que sin mediar argumento o comunicado formal alguno el grupo elite de la aduana del AICM, inmovilice la mercancía, sin indicar faltas relacionadas con el cumplimiento de la regulación sanitaria –que por cierto no son autoridad competente–, o en a la normatividad fiscal y aduanera.  O sea, por sus pantalones.

Pese a los esfuerzos de la Cofepris por hacer expedita la importación de medicamentos e insumos para la salud, en las aduanas del país se impone una política de cerrazón, que obstaculiza los esfuerzos del estado mexicano para combatir la pandemia y la escasez de medicamentos.

Sr. Horacio Duarte y licenciada administradora de la aduana en el AICM, en tiempos de pandemia, los días no se cuentan por las horas de trabajo de sus oficiales de puntos tácticos que, por cierto, solo trabajan algunas horas, se cuenta por contagiados y muertos.

Los retrasos en la entrega de los insumos médicos y medicamentos son vitales para la salud de los mexicanos.

Cabe la pregunta, ¿sí conoce la autoridad aduanera el viacrucis regulatorio para obtener los registros sanitarios y los permisos de importación? Como para que detenga días o semanas sus insumos médicos sin razón alguna. No es posible que esa autoridad tome plazos discrecionales en perjuicio de la salud de los mexicanos.

No se trata de fomentar la importación de productos ilegales, si hay alguna razón para detener la mercancía que se informe a los importadores públicos y privados, sin demora alguna.

Querido lector, disculpe usted el exabrupto, pero resulta absurdo que, a un año y medio de nuestra vida pandémica, el gobierno mexicano tome decisiones incomprensibles en perjuicio de la salud de los mexicanos. Hasta la próxima. 

Twitter: @ErosalesA

Eliseo Rosales Ávalos

Abogado

Los mismos de siempre

Politólogo y abogado, académico, columnista, presidente de ciudadanos sin partido y orgulloso mexicano.

Lee más de este autor