En principio, había un acuerdo entre los coordinadores de los siete grupos parlamentarios que componen la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) para elegir por unanimidad al perredista Manuel Granados como Presidente la Mesa Directiva para el periodo ordinario de sesiones que inició hace dos semanas. Sin que nadie lo esperara, el pleno conoció de otra candidatura: la de Jesús Sesma Suárez, asambleísta del PVEM.

Doble sorpresa: recibió siete votos en favor. El resto votó por Granados, quien además preside la Comisión de Gobierno y coordina al grupo mayor , compuesto de perredistas.

Un grupo menor desobedeció la línea. Los rebeldes fueron identificados en la bancada panista y pudieron hacer la travesura en ausencia de su coordinador, Federico Döring. Extraña forma de hacer patente su inconformidad, pues en la plenaria del grupo parlamentario fijaron que Laura Ballesteros y Orlando Anaya ocuparan posiciones en la Mesa Directiva. Y nada más.

¿Grupo menor? Ocho de los 13 asambleístas albiazules han decidido desafiar las decisiones de Döring. Dicen contar con el respaldo del recién estrenado jefe del PAN-DF, Mauricio Tabe. Y amagan con una rebelión, en caso de que los acuerdos de la plenaria sean letra muerta. 

Del amago podrían pasar a la rebelión en las próximas horas, si la propuesta del PAN para ocupar una de las siete vacantes en el Consejo General del Instituto Electoral del DF es una mujer. En el grupo parlamentario, decidieron respaldar a Juan Manuel Lucatero, pero el coordinador parlamentario apela a las cuestiones de género para impulsar a una Consejera. 

Y si bien Döring preferiría a Carolina del Ángel, ha decidido anteponer intereses mayores y respaldar la nominación de Arcelia Santillán Cantú, propuesta por el ex dirigente del PAN-DF, Juan Dueñas, quien durante largo tiempo ha detentado la representación del partido ante el IEDF.

El grupo menor -en el que estarían los asambleístas identificados con Jorge Romero, jefe delegacional en Benito Juárez, y exsubsecretario de Gobernación, Obdulio Ávila-abonaría a la inclusión de Lucatero como consejero electoral. En la cúpula panista, esa nominación es vista con desconfianza dada su cercanía con Alejandro Delint, magistrado del Tribunal Electoral, quien originalmente había tratado de incorporarse al IEDF, con el respaldo del jefe del GDF, Miguel Mancera. Esa candidatura quedó anulada, pues no tramitó a tiempo su separación del Tribunal. No sólo eso. En la ALDF creen que el grupo menor habría pactado con la mayoría perredista que controla René Bejarano. Y que se habría constituido un Tucod -Todos Unidos en contra de Döring- para­ romper los acuerdos que el Coordinador panista ha logrado construir con Manuel Granados y Miguel Mancera. En vísperas de que en la Comisión de Gobierno se definan los siete consejeros electorales, que serán sometidos al Pleno de la ALDF, el grupo menor dentro del PAN ha definido votar en contra, Döring mantiene el criterio del género y propone a una mujer.

EFECTOS SECUNDARIOS

PROPUESTA. Para avanzar en la reforma política para el DF, las fuerzas políticas deben suscribir un acuerdo que replique la esencia del pacto suscrito a nivel federal, sostuvo la senadora priísta Ana Lilia Herrera, quien puntualizó que en ese tema debe prevalecer un enfoque metropolitano. La Senadora por el Estado de México refirió la necesidad de incluir la participación de todos los actores y sectores involucrados en una mesa nacional de negociación para acordar los términos de la reforma, inicialmente propuesta por Miguel Ángel Mancera, a nombre de las fuerzas progresistas, la cual quedó establecida en el punto 1.4 del apartado cinco del Pacto por México, en lo concerniente a Acuerdos por la Gobernabilidad Democrática. 

CONTRACORRIENTE. Entre lo inaudito y lo inverosímil debe ubicarse la postura del empresariado de Chihuahua, que no sólo no se ha manifestado en contra de más impuestos, sino que pugna ante las autoridades hacendarias, que encabeza Luis Videgaray, por que se mantenga una sobretasa al Impuesto Sobre la Nómina (ISN) que ellos mismos se impusieron y que ha permitido integrar un fideicomiso que sirve para atender a los más vulnerables del estado en los últimos 17 años. Este fideicomiso permite apoyar a diferentes causas, a través de la Fundación del Empresariado Chihuahuense (Fechac), encabezada por Eduardo Touché. La Fechac, que nació a partir de una coyuntura catastrófica por las inundaciones que afectaron al estado, atiende las necesidades críticas de educación, salud preventiva y formación de capital social, dejando de lado el asistencialismo. En este lapso, ha invertido más de 1,253 millones de pesos en 2,427 obras y programas. Esta organización es una de las pocas instituciones en México que se pueden preciar de haber sido reconocidas por la ONU como una de las 85 OSC más confiables en el mundo para invertir, entre otras cosas, porque sus estados financieros son públicos y han sido auditados favorablemente por firmas como Deloitte.

Desde hace unas semanas, los empresarios y el equipo del gobernador César Duarte mantienen mesas de trabajo para renovar el decreto que da vida al fideicomiso, pues expira el 31 de diciembre de este año y requiere ser renovado. Las mesas han tenido un avance positivo y se espera que, en los próximos días, el Gobernador envíe el decreto al Congreso estatal. En el empresariado chihuahuense hay confianza en que los legisladores preservarán el espíritu de lo que ha sido resultado de las mesas de negociación.