Un árbitro que se equivoca al dar por bueno un gol anotado en evidente fuera de lugar ¿es un tonto útil? En mi concepto lo es para el equipo que marcó el gol. También puede caber en el concepto tonto útil el defensa que por error le da un pase al delantero contrario para que éste anote. Un entrenador empecinado en alinear a un centro delantero que tiene meses sin jugar un partido completo, un director técnico que inexplicablemente no permitió que un jugador -todo terreno-, tirador de media distancia, pundonoroso y entregado, jugara un partido completo, ¿es un tonto útil o un necio irremediable? La respuesta la dejo a criterio del lector.

Ineludible el tema del futbol. Damos por hecho que sólo es un deporte. Por supuesto que el prestigio y los valores de un país no están en 11 pares de zapatos con tacos. Pero el bombardeo publicitario, durante muchos meses, crea en la afición anhelos y expectativas de triunfo que se enraizan en el ánimo popular; florecen durante la eliminatoria y los partidos previos, y se marchitan en sólo 90 minutos. Esto produce, como toda euforia ficticia, una cruda moral generalizada; una tristeza y un desánimo colectivo que no vale la pena sufrir por un deporte manipulado y utilizado para distraer la atención pública de la impunidad, la injusticia, la corrupción, la mentira y el cinismo que nos flagelan cotidianamente. El sueño terminó.

Tonto útil

Hagamos una pausa de un año antes de regresar al futbol -en el 2011 será la Copa América en Argentina. México participará, volveremos a jugar, a soñar y a hacer sándwiches-.

Para entrar al tema de esta colaboración se impone hacer una definición de lo que en el lenguaje político se entiende por tonto útil . Recuerdo haber oído este calificativo, con bastante frecuencia, durante la llamada Guerra Fría. Se utilizaba para señalar a personajes simpatizantes del Bloque Soviético que colaboraban con la divulgación de las ideas comunistas en el llamado Mundo Libre sin recibir reconocimiento -antes al contrario: desdén- por parte de los regímenes ideológicos de sus simpatías, que sólo los utilizaban como propagandistas gratuitos. También eran llamados compañeros de viaje .

Tras la caída del Muro de Berlín y la disolución de las Repúblicas Soviéticas Socialistas, en la actualidad el término tonto útil se usa para describir a alguien que es manipulado por un movimiento político, generalmente de índole extremista, un grupo terrorista, un gobierno hostil o, en el contexto de lo expresado por don Fernando Gómez Mont, por el enemigo principal de la sociedad mexicana: el crimen organizado.

Lo expresado por el Secretario de Gobernación durante la inauguración de la Jornada 2010 de Prevención de la Tortura, frente al titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, Raúl Plascencia, y los ombudsman estatales, la sugerencia a no ser tontos útiles de una delincuencia a la que le sirve deslegitimar, destituir, perseguir, contener, condicionar, debilitar, la acción de la autoridad fue considerada como una desafortunada falta de respeto a los organismos defensores de las garantías básicas de los ciudadanos y una muestra de un talante autoritario que pretende que se avalen los atropellos y los abusos de quienes, supuestamente, se dedican a combatir a la delincuencia.

La recomendación deseada

En mi carácter de Representante Único del Comité de la Vista Gorda, autorizado para la vigilancia y defensa de las garantías de las fuerzas de seguridad encargadas de la guerra contra la narcodelincuencia -ahora llamada lucha contra la inseguridad- declaro:

1. Que el caso de la familia acribillada en un retén por supuestos miembros del Ejército se trata de una infamia más de las que inventan los medios de comunicación para vender más ejemplares de sus diarios y tener mayor rating en sus noticieros.

2. La familia señalada como víctima estaba constituida por delincuentes en potencia: el jefe de familia no tenía un trabajo estable, lo cual es indicativo de que en cualquier momento podría haber delinquido para conseguir el sustento de su numerosa prole. (Un paréntesis para señalar que si no los pueden mantener -tomando en cuenta las recomendaciones de la Santa Madre Iglesia sobre la prohibición de cualquier método anticonceptivo- deben de abstenerse de prácticas sexuales para no procrearlos).

3. Los dos mozalbetes, que no niños como insidiosamente dijeron los periodistas que hablan de oídas porque ni siquiera estaban presentes en el momento de los hechos, prueba irrefutable de ello es que están vivos. Ambos mozalbetes, reitero, de 13 y 14 años -al decir de los forenses ya tenían peluches en la juguetería- que osaron entrometerse, a saber con qué intenciones, en el fuego de entrenamiento que las valientes tropas sostenían contra una fila de nopales que simulaban una gavilla de picudos capos del bando enemigo, no estaban inscritos en institución escolar alguna, lo que denota una tendencia a la vagancia y proclividad a caer en la tentación de consumir drogas -dado las facilidades que existen para adquirirlas- y una vez enviciados, delinquir con el fin de satisfacer su nefando hábito.

4. Las sedicentes violadas Concepción y Enriqueta sedujeron a las fuerzas del orden con su manera provocativa de vestir: una traía shorts y la otra minifalda se le veían los calzones , según declaró uno de los seducidos. Además, fue sexo concensuado al decir del sargento que les puso la 38 en la frente. Aunque declaran tener 16 y 17 años, respectivamente, este informador las tuvo en observación 72 horas y la verdad, a mi modesto entender, ya son cancha reglamentaria o como dijo el cabo Terrones ya alcanzan el timbre .

5. En cuanto al hoy occiso menor de ocho años, desgraciadamente fue víctima de su propia imprudencia al pretender defender a sus dos hermanos mayores utilizando piedras que la tropa en el fragor del combate confundió con granadas.

6. Por lo que respecta a la hoy viuda y huérfana de hijos que hace 18 meses interpuso su queja ante este Comité pidiendo una rápida resolución a su querella, ya se le indicó que estamos dejando pasar un tiempo pertinente para que procese su pena y luego se procederá con la atingencia que nos caracteriza.

Sin más por el momento, no me queda sino enviarle mi adhesión y la seguridad de mi amistad y mejores deseos . Atentamente: Tranquilino Mirón (Rúbrica).

El tonto útil de la familia

Simultáneamente a la escritura de esta columna he seguido las noticias por la radio al enterarme del homicidio del doctor Rodolfo Torre Cantú, candidato a gobernar Tamaulipas. Un crimen indignante cualquiera que sean sus causas. No seré yo quien comente esta lamentable noticia. Lo más que puedo decir es que me preocupa que a unos días de las elecciones ocurra un hecho así de terrible.

Lo que sí comentaré es la última nota dada en el noticiero de José Cárdenas, que en el contexto de esta colaboración no tiene desperdicio: Al terminar el partido México-Argentina, influyentes mexicanos en evidente estado de ebriedad atacaron a los familiares de los jugadores de la Selección Mexicana que se encontraban en un palco. En la reyerta sobresalió la actitud beligerante del señor don Miguel Gómez Mont, hermano del Secretario de Gobernación y Director del Fondo Nacional de Fomento al Turismo, que la emprendió contra la esposa del Guille Franco, a la que defendió el hermano del Cuau.

Con hermanos así, para qué quiere tontos útiles.

Oí por ahí

Si hubiera un mundial de albures, lo ganábamos. ¿Por qué Brasil le ganó a Chile? Por su toque.