El Comité Nacional para el Desarrollo Sustentable de la Caña de Azúcar (Conadesuca) publicó el tercer estimado de producción de azúcar para la zafra 2015/16, que se ubicó en 6.18 millones de toneladas, lo que representaría un aumento anual de 3.3%

La estimación para el consumo nacional aparente se pronostica en 4.3 millones de toneladas, es decir, una reducción de 2.5% con respecto al ciclo previo.

Por su parte, el volumen de las exportaciones de azúcar mexicana a Estados Unidos se ajustó a la baja en 200,000 toneladas con respecto al ciclo previo; lo anterior, de acuerdo con el reporte de oferta y demanda de abril para ese país. Es decir, de las 1.3 millones de toneladas autorizadas en el cupo previo, se ajustó a 1.1 millones de toneladas.

Sin embargo, puede ser que las necesidades de azúcar en ese país se incrementen durante el periodo mayo–septiembre y modifiquen el cupo. Durante el periodo octubre-marzo, se han exportado 462.6 miles de toneladas de azúcar, es decir, se ha exportado 10.7% a tasa interanual; otro aspecto relevante es que al resto del mundo prácticamente no se reportan exportaciones de azúcar.

Por otro lado, las estimaciones de inventarios finales para la zafra 2015/16 se calculan en 749.8 miles de toneladas, es decir, 1.9% menos que la zafra previa. De acuerdo con el Conadesuca, los inventarios finales acumulados a marzo del 2016 son de 2.2 millones de toneladas, lo que representa un aumento de 5.2% a tasa interanual.

En tanto, los precios nacionales del azúcar han mostrado una tendencia alcista desde mayo del 2015.

Al final de la zafra 2014/15, el precio nacional del azúcar estándar y refinada fue de 11,395 y 12,234 pesos por tonelada, respectivamente. A la fecha, con datos al cierre de abril, los precios del azúcar estándar y refinada presentan aumentos de 3.1 y 6.8%, respectivamente.

En algunas fuentes se argumenta que el aumento de los precios del dulce obedece a menor producción nacional, así como reducidos inventarios. Sin embargo, cifras del Conadesuca muestran que al cierre de marzo se cuenta con aumentos anuales, tanto en producción como en inventarios.

También se argumenta que la producción de caña en Veracruz ha sido afectada por sequía y que esto se ha reflejado en el volumen de producción de azúcar.

Los datos de avance a marzo muestran que, aunque algunos ingenios de la entidad presentan rezagos en la producción, a nivel estatal el avance de producción muestra crecimiento anual.

Finalmente, en otros medios también se cita que el aumento en el precio del azúcar obedece a un incremento en el costo de producción (insumos), derivado de la depreciación del peso frente al dólar. Evaluar este argumento está fuera del alcance de la presente nota.

En conclusión, para el productor primario de la caña de azúcar y los agroindustriales de la caña, las condiciones actuales de mercado pueden favorecer sus márgenes de ganancia y el cumplimiento de sus compromisos económicofinancieros.

*José Ramón Ojeda Ledesma es especialista de la Subdirección de Análisis del Sector de FIRA.

[email protected]