No hay plazo que no se cumpla y el plazo para que el gobierno de la cuarta transformación decida si continúa o no con las licitaciones que se venían realizando en el sexenio pasado a través de las rondas petroleras está por cumplirse.

El próximo 27 de agosto se vence el plazo para que Petróleos Mexicanos (Pemex), de Octavio Romero, la Secretaría de Energía (Sener), que encabeza Rocío Nahle, y la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), cuya presidencia está a cargo de la comisionada Alma América Porres, definan si continúan las licitaciones o se opta por el camino de la reasignación directa.

Dos sopas

Y es que, para esa fecha, se cumple el plazo de cinco años: de tres más dos años de prórroga, para que se revise y defina qué áreas de las que le fueron asignadas a Pemex mediante la Ronda Cero no ha explorado y, en consecuencia, debieran revertirse en favor del Estado, para que éste las licite mediante una nueva ronda petrolera.

La otra alternativa es que Pemex y la Sener notifiquen a la CNH su intención de reasignárselas directamente a la empresa petrolera estatal.

De acuerdo con el marco legal vigente Pemex, tendrá que revertirle al Estado las áreas que le fueron asignadas y no pudo o no quiso explorar y explotar para que el gobierno mexicano, a través de la CNH, las someta a un proceso competitivo.

Es decir, para que el órgano regulador las licite y otras empresas, además de Pemex, compitan por quedarse con ellas.

De las dos alternativas, aparentemente Pemex y Sener buscarán la reasignación directa. El órgano regulador tiene que analizar y evaluar la petición para emitir su respuesta.

Regla y excepción

Según el marco legal vigente, la licitación es la regla general y la asignación directa a Pemex es la excepción.

El punto es que la reasignación directa a Pemex está sujeta a la condición de excepción, prevista en cuatro supuestos:

1. Que entre las áreas hubiera un megayacimiento como Cantarell, por ejemplo.

2. Que Pemex realice un descubrimiento de dimensiones tales que el gobierno decide que eso lo va a aprovechar Pemex.

3. Que como Pemex lo puede hacer mejor que cualquier otro no tiene sentido licitar y el gobierno puede decidir mejor asignárselo a Pemex.

4. O bien, porque es una decisión de política energética que contribuye a garantizar el abasto de hidrocarburos en el país.

Si se cumple cualquiera de estos cuatro supuestos de excepción, podría la Sener asignarle de nueva cuenta tales áreas a Pemex, con el visto bueno de la CNH.

Si esos supuestos no suceden, lo que debe ocurrir es que entonces se liciten, que Pemex pueda participar y pueda ganar y tendría que ser vía licitación, no una asignación directa.

La Sener tendría que notificar que está decidiendo asignar a Pemex “x” número de áreas y la CNH tendría que evaluar para ver si, en efecto, puede dar esta opinión favorable o no.

Asignación directa, inconstitucional

¿Qué ha pasado en estos cinco años fijados para la Ronda Cero?

En esos cinco años, Pemex ha tenido éxito exploratorio en algunas áreas, es decir, ha hecho descubrimientos. En ellas no hay ningún problema.

Lo que dice la Constitución es: si Pemex tiene éxito en la etapa exploratoria, continúa en la etapa extractiva.

Pero hay otras áreas en donde no ha hecho descubrimientos; no ha invertido el dinero que estaba comprometido a invertir, esas son las que deberían revertirse al Estado para ponerse en licitación y ofrecerse a Pemex y otras empresas.

En términos porcentuales, dice el comisionado de la CNH, Sergio Pimentel, se puede dividir en 60 y 40 por ciento. En 60% no ha tenido éxito en 40% en donde sí ha tenido éxito.

Pemex ya pidió a la Sener que se le reasignen directamente las áreas en donde no ha sido exitosa. De la Sener es una determinación de política energética concederlo. Y es una decisión regulatoria de la CNH opinar favorablemente sobre esa decisión de política energética.

La CNH está justo en ese proceso. Analiza si es dable opinar favorablemente o no. Los comisionados tienen que debatir y decidir.

De acuerdo con lo que dicta la Constitución, la Ley de Hidrocarburos y el reglamento respectivo, las áreas asignadas y no exploradas por Pemex deben ser licitadas. Por tanto, si no se cumplen las condiciones de excepción y se le reasignan a Pemex, se estaría incurriendo en un acto inconstitucional. Eso es exactamente lo que tendrán que analizar y resolver los comisionados de la CNH.

Las rondas

Y ¿qué ha pasado con las otras rondas en las que participaron empresas privadas nacionales e internacionales?

El dato duro es que a la fecha han invertido 8,500 millones de dólares.

La CNH adjudicó contratos en cuatro licitaciones de la R-1; en cuatro licitaciones de R-2; en una de la R-3, y después vino la cancelación de las rondas.

Esa es la suma de la inversión ejecutada. La inversión comprometida es mucho mayor.

Hoy la CNH administra 111 contratos y 415 asignaciones de Pemex. Por una parte, administra, y por la otra, regula las actividades petroleras de Pemex y de 76 empresas de 20 países.

El reto de la CNH es definir qué sigue. ¿Optará la CNH por marcar el camino que señala el marco legal? ¿El de las licitaciones públicas o el de la reasignación directa? Veremos.

ATISBOS

IP. Viene un nuevo encuentro del gobierno lopezobradorista con una de las cúpulas importantes del sector privado: el denominado Grupo de los 10 o Grupo Monterrey. Veremos qué tanto éxito tiene para ambas partes.

Marco A.Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.