El sábado 20 de noviembre se llevaron a cabo dos eventos importantes en la Ciudad de México. Por un lado, el desfile militar conmemorando el inicio de la Revolución Mexicana con toda la fuerza del gobierno federal. Cabe señalar que la magnitud y recursos de este evento obedeció a la voluntad de un solo hombre: el presidente López Obrador. Este dato es importante como se verá más adelante.

El otro evento importante por lo que significa más que por su magnitud fue la conmemoración del Día de la Memoria Trans o Remembranza Trans. Este día es ocasión de recordar a aquelles que lucharon por sus derechos y ya no están con nosotres. También es un espacio para decir que las personas trans siguen en la búsqueda de que se les reconozcan todos sus derechos. Antes de proseguir, vale la pena dar algunos datos y situaciones. Cabe señalar que he tomado este texto de un documento que me fue proporcionado por Siobhan Guerrero Mc Manus, mi querida hija mayor: 

“Es menester tener en cuenta que la población trans es una de las más vulneradas y discriminadas. De acuerdo con la ENADIS de 2017 el 71% de la población trans de México considera que sus derechos humanos no se respetan. Son, de acuerdo con esta métrica, la población cuyos derechos más se ignoran. No es una sorpresa, por tanto, que de acuerdo con organizaciones como Almas Cautivas A.C. 8 de cada 10 mujeres trans en algún momento de su vida sobreviven gracias al trabajo sexual.

“De igual modo, es necesario tener en mente que en 2020 el 54.5% de los crímenes de odio dirigidos a la población LGBT+ fueron cometidos en contra de las mujeres trans. Como también reporta la Asociación Civil Letra Ese, este dato se ha mantenido prácticamente sin cambio desde hace más de 10 años. Si ese dato resulta impactante, hay que tener en cuenta que el promedio de edad de dichas mujeres no pasa de los 35 años.

“En el caso concreto de las poblaciones trans masculinas podríamos señalar su histórica invisibilización, lo cual se ha traducido en que en muchas políticas orientadas a combatir la violencia obstétrica o ginecológica simplemente no se les menciona. Un caso parecido es el de las personas no binarias cuyo grado de invisibilización es aún mayor ya que por ahora ningún estado de nuestro país reconoce a dichas identidades. 

“Estos datos apuntan con claridad a la existencia de una población históricamente ignorada y vulnerada. Para algunos autores nuestro país tiene por tanto no únicamente una crisis de feminicidios sino también de transfeminicidios; es decir, un exterminio sistemático de las mujeres, sean cisgénero o transgénero.”

Este antecedente es relevante porque muestra el grado de invisibilización y la vulnerabilidad que tiene la población trans. Regresando al sábado 20 y la marcha de la Remembranza Trans hay que señalar que esta fue organizada por colectivos y activistas para conmemorar y apoyar a las infancias transgénero. Por ello, había niñas, niños y niñes en el lugar. El tema de las infancias transgénero es relevante porque hay una lucha por su reconocimiento legal. En este sentido, Jalisco es pionero ya que el 29 de octubre del 2020 reformó el Reglamento del Registro Civil para permitir el reconocimiento de las infancias trans.

La manifestación había avanzado apenas unos cuántos metros cuando, a decir de los asistentes, fueron sorprendidos por un gran número de policías armados con escudos y toletes que les impidieron el paso. La cosa no quedó ahí, la llegada de más uniformados posibilitó que el contingente fuera encapsulado. Les niñes y adolescentes empezaron a atemorizarse como era natural. Nunca hubo ninguna mediación entre las fuerzas policíacas y la manifestación, simplemente fue encapsulada y posteriormente las personas fueron rociadas con gas de extinguidores.  Por supuesto, el pánico se había apoderado de varios niñes y adolescentes. Finalmente, se negoció que las infancias pudieran salir del cerco, pero el resto del pequeño contingente permaneció encapsulado casi tres horas. Lo que iba a ser una manifestación festiva se convirtió en una mala experiencia.

¿Por qué sucedió esto? Este abuso de autoridad se llevó a cabo porque simplemente la invisibilización de las personas trans ayuda a que las protestas sean mínimas y los costos políticos escasos. La jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, aseguró que la contención ocurrió para que “no afectaran el desfile del 20 de noviembre”. Por supuesto, según Sheinbaum se investigará si hubo excesos en la contención. Los hubo sin duda y deben castigarse los abusos contra una manifestación totalmente pacífica en donde había niñes y adolescentes. 

nostalgia del caviar

represión contra la memoria trans

Esta agresión no solo fue contra nuestros hijos, hijas e hijes, sino contra los derechos de todes. Hagamos visibles a los invisibles.