Retomando una nota de Carlos Ponce que apareció en El Economista el lunes pasado, es de asombro la capacidad que tiene Netflix para adaptarse al mercado y revalorarse. Netflix, ese gigante que las audiencias siguen prefiriendo y los inversionistas siguen valorando, demuestra una vez más una de sus grandes fortalezas: adaptarse a las condiciones y salir glorioso.

En la nota de referencia, el autor habla sobre Reed Hastings, el carismático fundador y CEO de 58 años de la empresa. A pesar de afirmar lo contrario, Reed Hastings ha demostrado ser uno de esos líderes que apuesta sin miedo a su visión y lo hace a pesar de las amenazas de voces conservadoras y la sabiduría del statu quo.

Uno de los grandes aciertos o intuiciones que Hastings tuvo fue apostarle al streaming o transmisión en línea en lugar de el DVD en un momento en el que el mundo seguía conectado al formato físico. Con la introducción del iPhone, Hastings supo que esto cambiaría la manera como las audiencias se entretienen y optó por cambiar el formato de su negocio.

Para competir allí, Hastings diseñó nuevas estrategias de negocio para Netflix. Dificultó la compra de DVD al por mayor y comenzó a invertir en la producción de contenido original en lugar de asociarse con empresas de mensajería para entregar DVD, cortó acuerdos de distribución de banda ancha con compañías como Comcast; y en lugar de mantenerse principalmente en EU, decidió que Netflix debería volverse global. Todo eso ha dado buenos resultados, a pesar de tropiezos ocasionales.

Reed Hastings, como gran visionario que es, ha apostado al crecimiento de su idea como ningún otro, y esta confianza en sí mismo irremediablemente ha contagiado el precio de su acción. Sin embargo, algunos analistas muestran escepticismo hacia Netflix por gastar mucho más que la competencia en contenido sin aun generar flujo de efectivo. Por ejemplo, Netflix destinará más de 12,000 millones de dólares en efectivo en contenido, 8,000 en gastos adicionales de contenido y más de 4,000 millones de dólares en programas y películas que se lanzarán en el futuro. Sus rivales, HBO y Amazon, han tenido que entrar en esta dinámica para poder competir.

Netflix se globalizó antes que todos hace unos años y está invirtiendo fuertemente en varios países en contenido local incluyendo México, India y España.

A nivel cancha, los ratings locales de la semana

El capítulo final de la primera temporada de Sin miedo a la verdad se colocó como la emisión más vista en su barra de horario, al registrar 3 millones 460,000 personas, de acuerdo con datos de Nielsen IBOPE México.

El final de Sin miedo a la verdad, transmitido el domingo 4 de noviembre por Las Estrellas y otros canales locales de Televisa, superó a su competencia por 241.55 por ciento.

La primera temporada de este programa se transmitió de lunes a viernes por las estrellas, y desde su primer capítulo se ubicó como líder de audiencia en la barra de horario estelar de la televisión abierta en México. Su primera temporada contó con las actuaciones de Alex Perea, Dacia González, Tania Niebla, Ligia Uriarte, Fermín Martínez, entre otros.

Por otra parte, Televisa Deportes se ubicó como líder de audiencia en la emisión de la final de la Copa MX, al registrar 1 millón 886 mil personas*, de acuerdo con cifras de Nielsen IBOPE México.

En la emisión del encuentro de campeonato entre Cruz Azul y Rayados de Monterrey, transmitido por Canal 5, TDN, UTDN y otros canales locales de Televisa, Televisa Deportes superó a su principal competidor por 9.4 por ciento*.

Por otra parte, la emisión de Televisa Deportes superó en 663.5% la audiencia sumada de las dos señales de TV restringida* que transmitieron en forma simultánea el encuentro de campeonato.

*Canales considerados: Canal 5, TDN, UTDN, otros canales locales de Televisa, Azteca 7, Fox Sports y ESPN.

[email protected]

Antonio Aja

Columnista

Showbiz