Cuando a inicios de septiembre AstraZéneca y la Universidad de Oxford suspendieron los ensayos clínicos de su potencial vacuna contra Covid-19 por una posible reacción adversa grave en un voluntario, los ánimos se nos cayeron al piso. Era la mejora apuesta de entre las candidatas finalistas. Una semana después se retomó dicho ensayo pues se argumentó que el daño no había sido a causa de la vacuna.

Pero eso detuvo el buen ritmo que llevaba la vacuna británica, y entonces fue la de la americana Pfizer-BioNtech la primera autorizada. La segunda fue la de Moderna, también estadunidense, y la de AZ-Oxford que acaba de ser aprobada en tercer lugar, empieza a aplicarse en Reino Unido y pronto llegará a México conforme la precompra anunciada.

La realidad es que ninguna de las vacunas puede garantizar nulas reacciones adversas. Son un riesgo consabido de todo medicamento o vacuna, y la antiCovid no es la excepción. Son opciones seguras, así fueron avaladas por las agencias reguladoras de alto nivel (FDA, MHRA, EMA) al aprobar que sus beneficios son mayores a los riesgos; en el mismo sentido Cofepris avaló a la vacuna de Pfizer-BioNtech.

El arsenal contra la pandemia tiene sus riesgos y de ello debemos estar conscientes. En México se presentó hace días el caso de una médica que a escasos treinta minutos de haber recibido la vacuna de Pfizer-BioNtech sufrió reacciones graves: erupción cutánea, crisis convulsivas, disminución de la fuerza muscular y dificultad respiratoria. Lo que tal parece no consideraron quienes le aplicaron la vacuna es que la doctora tenía antecedentes de alergias.

La Secretaría de Salud reportó que la doctora se encuentra bajo observación y tratamiento en medicina crítica para disminuir la inflamación cerebral y que se continuará tratamiento especializado intensivo con base en esteroides y anticonvulsivos para disminuir el riesgo de secuelas.

Urge plan de farmacovigilancia de la vacuna Covid

A lo largo del 2021 en México se estarán aplicando diferentes tipos de vacunas anti pandemia; el propio Gobierno ha calculado 200 millones de aplicaciones. Ante ello, los especialistas nos hacen ver lo sumamente preocupante de que el regulador sanitario Cofepris nada haya dicho sobre cómo se vigilará la adecuada aplicación de tal reto vacunacional. Lo delicado es que nuestro Sistema Nacional de Farmacovigilancia es muy débil.

Como bien dice el presidente de la Asociación Mexicana de Farmacovigilancia, Josué Bautista Arteaga, urge implementar un sistema robusto de vigilancia del proceso de vacunación a la altura de lo que estas vacunas requieren. Y no sólo para detectar casos graves como el del caso citado, sino para ser capaces de anticipar riesgos y evitar en la medida de lo posible escenarios desafortunados.

Es el momento de que la Farmacovigilancia en México sea un tema de relevancia en México; la autoridad sanitaria tiene ante sí la enorme oportunidad de exponer un plan amplio y suficientemente claro sobre como se vigilará en México el más ambicioso plan de vacunación nunca antes visto. De lo contrario, si no lo hace, los costos pueden ser demasiado elevados.

UNOPS alerta sobre empresas que lucran con sus cursos

Los directivos de UNOPS alertan a la industria de salud en México en torno a empresas que están lucrando sobre aspectos e información que el organismo tiene abierto para todo público. De hecho UNOPS nos informa que ofrece cursos gratuitos en su sitio para todo aquel empresario que quiera convertirse en proveedor, específicamente para las compras de medicamentos, dispositivos médicos y material de curación que UNOPS está desarrollando en México.

Nos precisan que toda la información de cómo trabajar con UNOPS es de dominio público, pero por la desinformación que abunda no faltan las empresas que están vendiendo cursos con la misma información que UNOPS da gratuitamente a todos los interesados.

#Quédateencasa ayuda a fintech Iban Wallet

Iban Wallet fue una de las primeras empresas en iniciar operaciones financieras digitales (fintech) en México a mediados de 2019 y la pandemia le ha ayudado en su crecimiento, pues su servicio lo dan sin que sus clientes salgan del hogar, es decir respetando el confinamiento.

Estas opciones también conocidas como marketplace han encontrado un nicho de mercado muy interesante, pues han abaratado costos respecto de la banca tradicional. Iban Wallet nos informa que ha sido respetuosa de la legalidad mexicana desde el inicio de sus operaciones, y en respuesta a las especulaciones en su contra, no tiene procedimiento penal alguno en su contra.

En un mercado tan amplío y generoso como parece ser el de fintech, es importante que estos innovadores esquemas de negocio sean bien regulados y generen certidumbre para el mercado mexicano de operaciones digitales, muy adecuado para la actual etapa de #quédateencasa.

maribel.coronel@eleconomista.mx

Maribel Ramírez Coronel

Periodista en temas de economía y salud

Salud y Negocios

Comunicadora especializada en salud pública y en industria de la salud. Cursando la maestria en Administración en Sistemas de Salud en FCA de la UNAM.

Fundadora en 2004 de www.Plenilunia.com, concepto sobre salud femenina. Me apasiona investigar y reportar sobre salud, innovación, la industria relacionada a la ciencia, y encontrarle el enfoque de negocios con objetividad a cada tema.

Lee más de este autor