Cada semana el Instituto para la Métrica y Evaluación para la Salud (IHME por sus siglas en inglés) publica una actualización de las proyecciones de la pandemia en el mundo y en más de 200 países y territorios, de los cuales algunos como México también incluye proyecciones a nivel estatal. Esta semana, el ejercicio se realizó el 14 de septiembre de 2021 y por primera vez se hacen proyecciones hasta el 31 de diciembre de 2021. Lo anterior permite comparar lo que sucedió en 2020 y lo que se acumule hasta el 31 de diciembre de 2021.

De acuerdo con las estimaciones de IHME, se registran al 31 de diciembre de 2020 1.9 millones de muertes por Covid-19 y se estima que durante 2021 se registrarán 3.6 millones de muertes más, lo que arroja un total de 5.5 millones de muertes por la pandemia en 2 años. Aunque esta cifra no incluye las muertes por Covid-19 que derivan de los cálculos del exceso de mortalidad, queda claro que los daños letales de la pandemia en el mundo fueron casi el doble en 2021 en comparación con 2020. En sus proyecciones mundiales, IHME espera que la disminución global de casos continúe hasta finales de septiembre y de muertes hasta mediados de octubre. En ese momento, algunos aumentos en la transmisión en el hemisferio norte debido a la estacionalidad deberían ser suficientes para revertir la disminución y conducir a un aumento lento, con muertes diarias que alcanzan las 10,000 al final del año. Los casos diarios pueden ver un aumento mucho mayor, llegando a cerca de 1 millón por día para fin de año, porque se esperan aumentos en la transmisión en lugares con tasas más altas de detección de infecciones y también tasas más altas de vacunación, lo que reducirá la tasa promedio de mortalidad por infección. 

Para México, se estima que a final de 2021 se habrán acumulado 301,191 muertes por Covid-19, de ellas 149,057 fueron reportadas en 2020 y se espera que en 2021 se reportarán 152,134. Es decir, un poco más de 2 mil defunciones en 12 meses de 2021 en comparación con los 9 meses de epidemia en 2020.  IHME estima 32,000 muertes adicionales del 13 de septiembre al 1 de enero. Las muertes reportadas diariamente disminuirán alrededor de 200 el 1 de enero de 2022. Si se alcanzara la cobertura universal de mascarillas (95%) en la próxima semana, el modelo proyecta 5,100 muertes menos en comparación con el escenario de referencia el 1 de enero. Los casos diarios en el escenario de referencia se reducirán a 4,620 el 1 de enero de 2022 y en el peor escenario aumentarán a 24,360 para el 8 de noviembre de 2021.

Los incrementos más grandes ocasionados por la variable Delta tienden a reducir la altura de la ola invernal esperada porque más personas son inmunes a través de la infección natural junto con la vacunación. Las diferentes trayectorias están en función de las tasas de infección anteriores, las tasas de vacunación y el potencial de transmisión demostrado en el invierno según los datos de los últimos 18 meses.

Conviene mencionar que estos pronósticos pueden ser optimistas por dos razones: a) IHME aún no está tomando en cuenta la disminución de la inmunidad post-vacuna. Cada vez surgen más estudios posteriores a la vacunación en Inglaterra, EEUU e Israel que al darle seguimiento a largo plazo de los ensayos de Pfizer y Moderna, se observa que la inmunidad derivada de la vacuna disminuye para prevenir la infección. Más aún, esta semana un estudio desarrollado en Israel y publicado en el New England Journal of Medicine, así como un informe de Public Health England muestran que la inmunidad derivada de la vacuna también disminuye su efecto para evitar la hospitalización y la muerte, aunque a un ritmo más lento. Es importante recordar que los países deben tratar de informar sobre casos, hospitalizaciones y muertes por estado de vacunación para que pueda surgir más evidencia sobre la disminución de la inmunidad. En México el sistema de vigilancia epidemiológica no ha logrado incorporar la vigilancia genómica y la vigilancia de la vacunación generando serias “cajas negras” en el manejo de la epidemia.  

En segundo lugar, IHME no está tomando en cuenta la posible aparición de una nueva variante con mayor transmisibilidad o escape inmunológico. Algunos analistas han expresado su preocupación por la variante Mu, pero aún no hay datos a nivel de población que sugieran que esto conducirá a nuevos aumentos repentinos. Dentro de los planes de actualización IHME establece que en el corto plazo incorporará estos dos aspectos con lo cual puede volver a cambiar la tendencia y los niveles de las proyecciones.

IHME propone que las estrategias para manejar la pandemia en el cuarto trimestre de 2021 a nivel mundial incluyan: 

1) expandir la cobertura de vacunación donde haya disponibilidad; incluir mandatos a empleadores y la exigencia de haber recibido la vacunación para el uso de algunos negocios como bares, restaurantes y gimnasios; 

2) promover el uso de mascarillas en las poblaciones en riesgo para reducir la carga a fines del otoño y en invierno; 

3) cuando haya suministro disponible, considerar los refuerzos de vacunación dada la creciente evidencia sobre la disminución de la inmunidad, particularmente en las poblaciones en riesgo;

4) ante el regreso a clases, uso de medidas de mitigación para evitar aumentos de transmisión en las escuelas, incluido el uso de mascarillas, el distanciamiento y, cuando haya suministros disponibles, vacunación para niños de 12 a 17 años y cuando haya suficiente evidencia en la seguridad de las vacunas, pasar a poblaciones menores de 12;

5) planificación de recursos hospitalarios para una posible alta demanda de hospitalización cuando coinciden Covid-19 y la influenza en el invierno.

El autor expresa su agradecimiento a todas las personas que incansablemente trabajan en las estimaciones y proyecciones de Covid-19 en IHME.

*El autor es profesor del departamento de Ciencias para la Medición de Salud de la Universidad de Washington y miembro del grupo de trabajo que realiza las estimaciones de Covid-19 en el Instituto para la Métrica y Evaluación de la Salud.