El dinero tiene una función esencial: el poder adquisitivo, es decir, lo que se puede comprar con él. El poder adquisitivo se ejerce al consumir productos y servicios como pagar la gasolina, ir al súper o acudir al médico. Al paso del tiempo, los productos y servicios que se consumen generalmente incrementan su costo, lo que provoca que el dinero pierda valor al momento de adquirirlos, fenómeno económico conocido como inflación. Lo que se puede comprar hoy con cierta cantidad de dinero muy probablemente será menor a lo que se pueda comprar en un futuro.

Para proteger el poder adquisitivo del dinero e inclusive incrementarlo, se puede invertir en instituciones financieras con solidez en el mercado; pero, ¿qué ofrecen los diferentes productos financieros? ¿Qué producto seleccionar?

Existe gran variedad de productos financieros en los cuales se puede invertir; sin embargo, para seleccionar el más conveniente al perfil se deben considerar al menos los siguientes elementos: capital, plazo y disponibilidad. No es lo mismo invertir 100 que 1 millón de pesos así como tampoco es equivalente dejar el dinero en el banco 28 días, 365 días o cinco años. ¿Es lo mismo poder retirar parcial o totalmente la inversión en cualquier momento que al vencimiento? Estas características, en conjunto, definen el riesgo de la inversión y, por lo tanto, la tasa de rendimiento, modificar cualquiera de estas características influirá en la misma.

Enfocándose en inversiones por periodos determinados, se ofrecen normalmente dos tipos de tasas: tasa fija y tasa variable. Cuando al inicio de la inversión se pacta una tasa la cual no se va a modificar durante el plazo de la inversión se habla de una tasa fija. Por el contrario, cuando la tasa pactada se puede mover durante el plazo de la inversión, se habla de una tasa variable. En estos productos, normalmente, las tasas variables están “ancladas” a algún indicador macroeconómico. El indicador más común es la Tasa de Interés Interbancaria (TIIE) o tasa de referencia, la cual es determinada por el Banco de México (Banxico), según su política monetaria.

Si Banxico decide subir la tasa de referencia durante el periodo de la inversión, las inversiones a tasa fija serán menos productivas y las de tasa variable se verán beneficiadas, ¿por qué? Porque la tasa que ahora paga el mercado es mayor que a la pactada en el pasado. Si, por el contrario, el banco central decide bajar la tasa de referencia, la inversión a tasa fija será más productiva que la inversión a tasa variable, ya que ahora el mercado paga menos.

Nadie sabe con exactitud si la TIIE subirá, bajará o se mantendrá en el periodo de inversión ni tampoco sabe con qué magnitud se moverá. Por lo tanto, decidir entre una estrategia a tasa fija o una a tasa variable depende del análisis y expectativas que se tienen del mercado.

Para lograr mantener el poder adquisitivo del dinero en el tiempo, es decir, poder comprar los mismos bienes o servicios hoy y en un futuro, el rendimiento debe igualar al menos la inflación. Si el objetivo es generar flujos o crecer el capital es necesario que ese rendimiento supere la tasa de la inflación, lo que permite no sólo mantener, sino incrementar el poder adquisitivo.

Los productos a plazos definidos son una opción de inversión que ofrecen instituciones financieras para proteger e incluso incrementar el poder adquisitivo del dinero.

La autora es sr analyst de Inteligencia Comercial Asset Management de BBVA Bancomer.

barbara.grande@bbva.com