De un momento a otro, habrá reunión entre el Servicio de Administración Tributaria de Osvaldo Santín, la Secretaría de Hacienda que encabeza José Antonio González Anaya y la Secretaría de Economía que tiene como titular a Ildefonso Guajardo, cuyo fin es la reedición del acuerdo que se estableció desde el 2014 para la protección de la industria del calzado del país. Se trata de establecer nuevos esquemas para combatir la entrada del producto a precios subvaluados que siguen llegando a México y que le han hecho mucho daño a la industria.

El programa que se tiene hasta el momento no ha sido efectivo y no ha dado los resultados que se plantearon. Hasta el 2016, 20% de las importaciones de calzado a México estaba subvaluado y, entre enero y febrero de este año, se calcula que la subvaluación ascendió nada menos que a 45 por ciento. El programa anterior, como decíamos, no está siendo efectivo. Casos delicados como éste de pocos resultados también se están dando en la industria textil y del vestido, del que también le tendremos noticias en el muy corto plazo.

Respuesta a INBAL

Como el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) aclaró, no contrató a la firma Gerlim para el suministro de pisos laminados en sus instalaciones, pero sí se aprovechó de la figura de adjudicación directa para entregarle el servicio de limpieza. La citada empresa no tiene experiencia alguna en el rubro, tan no cuenta con ella que para presentar propuestas en CNDH e ISSSTE recurrió a participación conjunta con Comercializadora de Servicios Reyson, a quien, por cierto, hace unos días Fonatur también le adjudicó de manera directa un contrato.

Correspondería a la Secretaría de la Función Pública de Arely Gómez revisar las asignaciones hechas a diestra, a menos que se olviden de que ellos mismos recomiendan “enfáticamente” no utilizar las adjudicaciones directas, pues aun cuando se trate de contrataciones que pudieran poner en riesgo la seguridad nacional, se pide invitar a cuando menos tres prestadores del servicio.

Sospechosismo con interventor

Acuso recibo de las palabras de Francisco Javier Hernández Valdivia, interventor del concurso mercantil de las empresas Automatización de Servicios Productivos y Genera Destino de Salvador Abascal Álvarez y Luis López Panadero. En el punto en que usted se refiere a mis fuentes afectadas por señores que abusaron de su confianza, de los cuales usted sabe sus nombres, les resulta sumamente sospechoso que, cuando usted era directivo de dichas empresas antes del concurso y a la fecha en que se presentó la demanda y contaba con información contable y financiera, no la presentaran y en lugar de esto tuvieran que comprar una deuda para demandar (como en su momento lo comenté en otra publicación), con lo que se hubiera acelerado sustancialmente el trámite. De ahí el escepticismo que me han transmitido y el sentido de mi nota.

Voz en off

A Carlos Ramírez, presidente de Consar, le hubiera convenido mejor quedarse calladito en el caso en el que el fondo de pensiones de los trabajadores del Estado inyectó más de 20 millones de dólares en la constructora ICA, cuando la empresa se dirigía a la insolvencia. El funcionario de las afores hasta presumió que esta operación fue aprobada por el Comité de Inversión en el que participan consejeros independientes. Estrategia mal pensada, mal planeada, ya que lo único que ha provocado es una avalancha de críticas hacia él, hacia el instituto que encabeza y hacia sus consejeros; para la próxima le recomendamos contratar a una empresa en manejo de crisis y así evitar quedar mal posicionado.

Julio Pilotzi

Columnista de Negocios

Split Financiero

Periodista con 20 años de experiencia en los medios de comunicación. Colabora actualmente en el Noticiero En los Tiempos de la Radio de Óscar Mario Beteta.