Buenos días, buenas tardes, buenas noches, un saludo cordial antes de entrar en materia, y si me permites el abuso, hoy quiero mandar un saludo póstumo a mi padre quien nos ha dejado una lección más de vida, gracias por todo Ing. Saulo Ochoa, te vamos a extrañar.

Entrando en materia, hemos tenido una montaña rusa en estos mercados agrícolas, un ciclo inédito por todo lo que interactúa en la construcción de precios, empezando por la acción de la madre naturaleza, continuando con las turbulencias geopolíticas, las pugnas comerciales y la narrativa que le ha puesto el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por su sigla en inglés) en sus últimos informes y estimaciones.

Todo junto nos deja en tierra de nadie, y si queremos hacer un pronóstico de precios hacia adelante, estaremos entrando en la danza del clima veraniego que está caliente y seco.

Toda esa agua que cayó en la primavera que impidió la siembra temprana se empieza a extrañar y estamos justo en los tiempos en los que el maíz empieza su trámite reproductivo y ese trámite se atrofia cuando el calor se hace agudo.

Este mercado agrícola está dirimiendo dos posturas, una es la que atiende temas de oferta y otros temas de demanda. El tema es que a estos factores hay que agregarle distintas dimensiones, la primera habla de lo que sucede en EU y eso hace que la oferta no esté en capacidad aún de ser apropiadamente calculada, la siembra tardía se hace evidente en el retraso que muestra el desarrollo de los cultivos de surco, que muestran condiciones de cultivo bastante mediocres.

En teoría, hay una correlación entre las condiciones de cultivo y el rendimiento final, y si eso lo ponemos en prospectiva, más vale que el verano rompa los domos de alta presión que de momento estacionan el calor y omiten las lluvias, en lo visual la soya luce con estrés y el maíz empieza a enrollar follaje a falta de agua, y eso contrae la acción de ventas en el campo, los agricultores norteamericanos no están comercializando nada, pues no saben qué tipo de cultivo van a lograr y las señales son muy contradictorias, mientras eso sucede, la demanda necesita levantar la puja de precio para poder originar producto y procesar consecuentemente.

Esa labor no se hace fácil, si el agricultor no vende, la demanda necesita comprar inventario de alguien que tiene y se están dejando querer, la consecuencia es que las primas internas en EU están crecidas para maíz y para soya, y lo peor no está tratado aún. Si hacemos un análisis puntual de las zonas más lastimadas al momento, podemos semideclarar Illinois, Indiana y Ohio como zonas de desastre agrícola, el tema es que si bien esta zona está lastimada, aún no la podemos descartar del todo y en el camino, los polos de demanda que dependen íntimamente de esta zona como punto de abasto se tienen que aventurar más adentro en el midwest.

Lo anterior se resume en el efecto de que el sureste y la parte atlántica de EU estarán necesitando abastecerse de lugares más distantes que incluyen en las posibilidades abasto sudamericano si Brasil y Argentina entran en la dinámica, si esto se sigue complicando.

Las cosas están tan complicadas que hay empresas usuarias de maíz blanco en Norteamérica que están comprando maíz blanco mexicano una vez que la zona del delta ha sido golpeada, recordemos que el maíz blanco en EU es verdaderamente una especialidad que se siembra bajo contrato y la falta de producto está empujando a la demanda fuera de las fronteras tradicionales.

Eso nos lleva a la siguiente dimensión, si te das cuenta, el análisis de la situación norteamericana pinta a muy alcista, y lo es de corto plazo; sin embargo, al abrir el campo de visión, Ucrania, Rusia, Argentina y Brasil tienen mucho grano, las cosas no vienen mal en términos de abasto y toda esa demanda que los norteamericanos están tratando de evadir fácilmente se abastece desde los antes mencionados.

En conclusión, un mercado alcista por desconocimiento del potencial productivo norteamericano se contrasta con una fuerza bajista del exterior y ese juego nos lleva a maniobrar en un péndulo de amplia volatilidad. ¿Los norteamericanos están bloqueando a la demanda con primas altas, será que en un futuro no lejano se arrepienten y pierden demanda que no regresará?

Es un hecho que Colombia, Perú y anexas han hecho de lado a los norteamericanos y han originado en Argentina y Brasil, así como ellos muchos otros que dejaran demanda sin condiciones de retorno para los norteamericanos.

Éste es el verano del hemisferio norte y eso implica que un cultivo en progreso derive en precios tan erráticos como una manguera sin bombero. Y tú, ¿para administrar riesgos estás en buenas manos? Nos despedimos con un saludo y una mano extendida al cielo en honor a la memoria de mi padre.

Ánimo

[email protected]