El 9 de marzo se realizará en México el paro Un Día sin Nosotras.

Será un acto ciudadano singular e inédito. Hartas de la violencia contra el género femenino, ese día, las mujeres no sólo dejarán de trabajar sino que se ausentarán.

Desaparecerán de la vista en los centros laborales, comerciales y públicos, en un acto de protesta de dimensiones nunca antes vista.

La frase de quienes convocan al paro de mujeres es contundente: Si no valemos nada para México, que México se quede sin lo que producimos ni lo que consumimos.

Es una protesta que rechaza cualquier organización o fin político. Es un grito desesperado que busca llamar la atención no sólo del gobierno, sino de la sociedad entera.

Es una manifestación pública que ha sido desacreditada y minimizada por el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, al considerarla como conservadora y contraria a su gobierno.

Al mismo tiempo es reconocida y respaldada por una buena parte del sector privado, aún y cuando va en contra de sus propios intereses. Es una demostración que exige la atención del gobierno en todos sus niveles: federal, estatal, municipal y alcaldías. Pero no para ahí. Exige la atención de toda la sociedad mexicana.

Y va directo al corazón de cualquier país: el aparato productivo.

Con todo y el potencial impacto económico negativo, empresas, organizaciones empresariales, comerciales, bancos y medios de comunicación, han expresado su solidaridad con el movimiento de protesta.

Desde la cúpula de cúpulas, el Consejo Coordinador Empresarial que preside Carlos Salazar, la Concanaco, de José Manuel López Campos, y la Coparmex de Gustavo de Hoyos, hasta algunos de los bancos más importantes como HSBC y Santander.

El CCE confió en que las empresas serán empáticas con las mujeres que decidan participar en el movimiento del próximo 9 de marzo, facilitando que el personal femenino pueda ausentarse sin ningún problema.

La economía resentirá, de acuerdo con cálculos preliminares de la Concanaco, un impacto de 27,000 millones de pesos.

Se calcula que dejarían de aportar al proceso productivo alrededor de 40% del personal ocupado en empresas.

En paralelo al cálculo del impacto económico que difundió la Concanaco, hizo público su respeto al derecho de manifestación y expresión de las ideas.

La Coparmex con Gustavo de Hoyos hizo un llamado para que, a través del silencio e inacción de este paro nacional, se escuche la voz y la exigencia femenina más fuerte que nunca. Para que de la parálisis y los discursos, pasemos de una vez por todas a la acción, promoviendo un México seguro e igualitario para todos, destacó.

También hubo quienes rechazaron el paro. La Canaco Servytur de Monterrey descartó unirse al movimiento Un Día Sin Mujeres

El organismo empresarial aseguró que en los sectores de comercio, servicios y turismo de la entidad trabajan alrededor de 791,071 mujeres y su ausencia por un día representa pérdidas por alrededor de 1,100 millones de pesos.

De los bancos, HSBC se pronunció en contra de la violencia de género en cualquiera de sus manifestaciones y se solidarizó con las colaboradoras que decidan faltar ese día podrán hacerlo sin repercusiones laborales o salariales.

Y Santander manifestó compartir el legítimo reclamo de las mujeres sobre su derecho a la seguridad y a la vida.

Más allá de los intereses económicos, la iniciativa privada en su mayoría está mostrando sensibilidad ante el grave problema de los feminicidios y la violencia en contra de las mujeres en México, lo cual, sin duda habla de la dimensión e importancia del movimiento, pero también de la lectura que tienen sobre el mismo el gobierno y el sector privado.

Atisbos

MUJERES PODEROSAS. La revista Expansión difundió la lista de las 100 mujeres más poderosas en México. Además de las reconocidas y encumbradas CEO, que están en el top ten, destacan brillantes profesionistas como Mónica Aspe, Cristina Ruiz de Velasco, Lyssette Bravo y Marcela Barreiro, recién designada vicepresidenta del sector automotriz de Canacintra.

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.