El gobierno corporativo tiene una historia curiosa. Durante décadas, los economistas crearon modelos para explicar el comportamiento de la empresa. De la llamada teoría neoclásica, la ciencia económica supuso la existencia de agentes económicos racionales, maximizadores de beneficio. La empresa era una caja negra, a la que ingresaban insumos y de la que salían productos. Las decisiones de adquisición de insumos y selección de productos eran determinadas por los precios relativos y las productividades marginales de los factores. El análisis obviaba el análisis de lo que ocurría al interior de la caja negra: problemas de contratación, de asimetría de información y de comportamiento oportunista.

Hasta antes de los años 90, los escándalos corporativos eran tratados de manera anecdótica. Cuando uno revisa la literatura económica de aquella época, pocas eran las menciones al problema del comportamiento humano, que se manifestaba en desviaciones respecto del objetivo final de las empresas.

A finales de los años 90 ocurrieron diversos escándalos corporativos. Por ejemplo, situaciones relacionadas con contabilidad falsa o fraudulenta (se acuñó el eufemismo “contabilidad creativa”); uso indebido de información privilegiada; fraude con valores; mecanismos Ponzi; y malversación de fondos, entre otras conductas.

El caso Enron fue el detonante de una crisis que conllevó a la creación de un nuevo marco regulatorio, la llamada Ley SOX. Enron era una empresa de energía, la séptima corporación más importante de los Estados Unidos. En el 2001, fue encontrada culpable de incurrir en fraude por alterar su contabilidad. El valor de la acción se desplomó de 90 dólares a prácticamente cero, en unos pocos meses. Sus trabajadores perdieron una parte importante de sus fondos de pensiones, que habían sido invertidos en valores de la empresa. El auditor, Arthur Andersen, fue encontrado culpable de obstruir la justica, destruir y alterar documentos. Fue severamente sancionado y terminó siendo absorbido por otros grupos.

Este caso demostró la existencia de comportamientos oportunistas, no previstos en el pensamiento económico tradicional, que no solo atentan contra el objetivo de maximización de beneficios de la organización, sino que pueden incluso amenazar su existencia. Hoy en día el gobierno corporativo es una herramienta que se ha depurado y que no solo sirve para establecer controles en la operación de las empresas, sino que además es fundamental en la definición de las compensaciones, en los procesos de planeación estratégica y facilita el acceso de las empresas al financiamiento.

* * *

Hace unos días falleció el Comisionado de la Cofece, Gustavo Pérez Valdespín, a una edad temprana, como resultado de la pandemia de Covid-19.

Tuve el privilegio de tenerlo como alumno en El Colegio de México y como compañero en la vieja Comisión Federal de Competencia, a la que se incorporó hace ya muchos años en el área de investigación de prácticas monopólicas relativas. Después de transitar por la Secretaría de Economía, Gustavo fue designado, merecidamente, como Comisionado de Cofece hace un par de años.

Gustavo tenía una experiencia única en el uso de las herramientas para aplicar la política de competencia, pues en sus muchos años como servidor público le tocó participar en varios casos importantes. En las discusiones se podía o no estar de acuerdo con él, pero era innegable su honestidad intelectual y su madurez para aceptar los argumentos de su interlocutor.

La trayectoria profesional de Gustavo fue posible gracias al sistema de educación pública. Egresado de la Facultad de Economía de nuestra Universidad Nacional y El Colegio de México, demostró que era posible escalar posiciones con base en el mérito, el trabajo y la honradez. Su partida es una situación triste y dolorosa para su familia y amigos. El país pierde un funcionario público capaz de contribuir a la solución de los problemas sociales.

@javiernunezmel

Javier Núñez Melgoza

Consultor

Competencia y Mercados

Consultor en Competencia Económica y Regulación, además es profesor universitario.

Lee más de este autor