La discusión alrededor del negocio y regulación de las telecomunicaciones y la competencia en ese mercado está al rojo vivo en todos los ámbitos.

En la esfera regulatoria, la Comisión Federal de Competencia (CFC) y la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) registran una evidente descomposición por las diferencias entre los integrantes de sus respectivos comisionados.

Adicionalmente los presidentes de ambos órganos reguladores están bajo fuego intenso por distintas razones.

El presidente de la comisión antimonopolios, Eduardo Pérez Motta, está excluido de la resolución final en torno de la multa histórica que resolvió la CFC en contra de Telcel por casi 1,000 millones de dólares.

Por otra parte, el presidente de la Cofetel, Mony de Swaan, está en la hoguera mediática por presuntas asignaciones directas que habría realizado en favor de algunos de sus amigos y enfrenta la andanada de la Comisión de Comunicaciones del Senado, que encabeza Fernando Castro Trenti.

En ese contexto, se difunde el informe sobre telecomunicaciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE)­ que fustiga tanto a la comisión antimonopolios como a la Cofetel por la falta de competencia en el sector.

La OCDE dedica la mayor parte de su análisis a indicar la marcada concentración de Telmex y Telcel en los mercados de telefonía fija y móvil. El organismo internacional asegura que la falta de competencia redunda en pérdidas para los competidores por 25,000 millones de dólares.

Batalla mediatica reloaded

Y en tal escenario se observa la reedición de la batalla mediática entre Iusacell, de Ricardo Salinas Pliego, y el grupo empresarial de Carlos Slim.

Además se han registrado abiertas presiones del propietario de TV Azteca en contra de Eduardo Pérez Motta, al calor de la inminente resolución de la comisión antimonopolios para autorizar o no la operación de compra-venta de 50% de Iusacell por parte de Televisa, de Emilio Azcárraga Jean, en 1,600 millones de dólares.

En la esquina de la cabeza del sector, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, que encabeza Dionisio Pérez Jácome, se observan ciertas parálisis y respuestas discursivas.

Dos resoluciones históricas

En el centro del remolino de pasiones desatadas en torno del negocio de las telecomunicaciones están pendientes resoluciones históricas.

La que tiene que ver con la megamulta que tendrá que resolverse de manera definitiva para sancionar a Telcel.

La que tiene que ver con la competencia en el mercado de la televisión y la transición de la televisión analógica a la digital.

Y la operación de compra-venta de Iusacell-Televisa.

Todas forman parte de la partida del ajedrez de las telecomunicaciones y el juego de la competencia en México.

Refrito impreciso y tonto

En su defensa, Carlos Slim -el hombre más rico del mundo- desacreditó el informe de la OCDE­ sobre las telecomunicaciones en México con una expresión popular: está muy jalado de los pelos.

Y no sólo eso, Slim Helú calificó las conclusiones de la organización que agremia a las naciones más ricas del mundo, de tontas y absurdas. El propietario de Telmex y Telcel asevera que el informe de la OCDE es un refrito impreciso.

Y sin mencionarlo por su nombre aludió al secretario de la OCDE, el también mexicano José Ángel Gurría, quien fuera Secretario de Hacienda y Crédito Público, al expresar: Vienen, pontifican y se van , pero nada hicieron cuando tuvieron la oportunidad de resolver problemas.

Carlos Slim fue inusualmente rudo y sarcástico en contra de la OCDE y su principal representante. Más allá de los señalamientos de la alta concentración del mercado, de las caras tarifas de telefonía y la baja penetración de la banda ancha -que por cierto también fueron desmentidas por Slim-, lo que parece aguijoneó al magnate mexicano de las telecomunicaciones es la recomendación de la OCDE a las autoridades mexicanas de no permitirle que participe en el negocio de la televisión.

Porque todo lo demás ya estaba dicho y recontradicho, salvo la cifra de 25,800 millones de dólares que presuntamente afecta a los consumidores por la falta de competencia y que Slim calificó jaladas de los pelos porque entre Telmex y Telcel venden 17,000 millones de dólares. Éste, la verdad, es un dato contundente.

CUENTOS VERAS

¡Ya salió el peine! La posición de intensa crítica por parte de Miguel Torruco hacia las acciones del gobierno federal en materia turística, que comanda Gloria Guevara, parecían obedecer a un protagonismo interesado. Y ahora se confirma en los hechos. Torruco renuncia a la Presidencia de la Confederación Nacional Turística porque si gana la Presidencia de la República Andrés Manuel López Obrador lo designará Secretario de Turismo. Dicen quienes conocen al empresario que ése ha sido su sueño desde hace mucho tiempo. ¡De ese tamaño!

Twitter: @marco_mares