¿Recuerda el adeudo que tiene Invex, que dirige Juan Guichard, con Taylor Marketing, capitaneada por Ernesto Ruiz, y que por mandato de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), que preside el ministro Juan Silva Meza, tiene que pagar lo antes posible?

Pues con la novedad de que el pasado 22 de mayo la parte afectada notificó al Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal la designación de Alejandro Quiroz como interventor del litigio.

Esta persona, Quiroz, tiene las facultades para asumir el control del banco y liquidar los más de 20 millones de pesos que debe el banco a Taylor Marketing, además de que el expediente será girado a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), que preside Guillermo Babatz, para informarle sobre el estado de ejecución que guarda el presente juicio y las funciones del interventor.

La CNBV supervisa a las entidades financieras para evaluar los riesgos a los que están sujetas, sus sistemas de control y la calidad de su administración, con el fin de procurar que las mismas mantengan una adecuada liquidez y que sean solventes y estables, asuntos de lo que hoy en día no puede presumir Invex. Hay que recordar que Taylor Marketing fue contratada por el banco para promocionar la tarjeta Spira, misma que fue un fracaso total debido a lo alto de la tasa de interés, por lo que tuvieron que sacarla del mercado, afectando a clientes de cadenas como Liverpool, entre otras.

Temen efecto Yarrington en Altamira

Alejandro Chacón, coordinador de Puertos y Marina Mercante, tiene más de un problemón en el sector. Además de que se detuvieron los proyectos más importantes de este sexenio, ahora tendrá que explicarle a Dionisio Pérez Jácome, titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), las anomalías que han denunciado en el puerto de Altamira.

El todavía Coordinador no se percató de que el puerto de Altamira, del 2005 al 2010, entregó contratos millonarios a las empresas GMC y Materiales Construcciones Villa.

Más allá de los nombres de estas empresas, se comenta en círculos de constructores que Materiales Construcciones Villa es propiedad de Fernando Cano, acusado de ser uno de los prestanombres del exgobernador Tomás Yarrington, mientras que GMC podría tener entre sus accionistas al exsecretario de Obras del exgobernador de Tamaulipas, Eugenio Hernández. Eso es lo que dicen no pocos constructores.

La Coordinación de Puertos y Marina Mercante jamás se habría percatado de que la API de Altamira enajenó y dio por debajo del valor comercial más de 10 hectáreas del terreno portuario en favor de estas empresas.

Estos asuntos, que deberían ser atendidos por Alejandro Chacón, podrían ocasionarle un problema a toda la SCT.

A esto súmele que la Coordinación de Puertos y Marina Mercante naufragó en los principales proyectos que le encomendó el gobierno federal.

Hablamos de Punta Colonet, proyecto portuario que detonaría inversiones del orden de los 10,000 millones de dólares, así como el puerto de contenedores de Tuxpan.

Así, no son pocos los protagonistas del sector en acusar que Alejandro Chacón dejará un tiradero a seis meses de concluir su gestión.

Alertan contras los GPS patito

La coyuntura de elevada criminalidad que vive el país está generando negocios que no sólo dejan en una lamentable indefensión jurídica al público consumidor del país, sino que ponen en un alto riesgo su integridad física, advierten profesionales del mercado en contra del robo de autos.

Ése es el caso de las empresas que ofrecen la tecnología GPS (Global Positioning System) como herramienta de localización y recuperación de autos robados. Se han presentado compañías que no son reguladas o vigiladas por ninguna autoridad y, además, no cuentan con estándares mínimos que garanticen el manejo de los datos de sus clientes, los cuales a diario son susceptibles de ser vigiladoz en cuanto a sus trayectos, hábitos y rutinas.

Se trata de empresas que ofrecen una excelente tecnología desarrollada para la administración y monitoreo de flotillas, como una herramienta de localización y recuperación de vehículos robados. Esto lo están empezando a hacer en conjunto con armadoras automotrices, las que incorporan a empresas que ofrecen servicios GPS como herramienta de recuperación de unidades en caso de robo.

Asimismo, estas empresas GPS no cuentan con políticas de seguridad de información, lo cual deja en manos de los colaboradores de la compañía toda la información relacionada con los patrones de conducta de los clientes, definiendo claramente sus rutas cotidianas o rutinas familiares, información muy valiosa para bandas de secuestradores o de robacoches. Guidepoint, empresa que había desparecido del mercado mexicano, reaparece ofreciendo GPS para localizar y recuperar autos robados, avalada por Chrysler, mientras que Satfinder es la empresa GPS que tiene contrato con Nissan.

En México, son al menos 200 empresas, como Encontrack, GBR, Global Track, Consultores de Seguridad Industrial, Ubiko, Satfinder y Guidepoint, las que hacen ofertas que algunos participantes del mercado han señalado como engañosas.