Los candidatos a la Presidencia de la República hacen promesas sin definir la manera en que las van a cumplir. Vicente Fox prometió bocho y changarro para los más humildes y no hubo ni lo uno ni lo otro. (Si yo fuera Fox —sólo es una suposición— y me recriminaran que no cumplí con la promesa de bocho y changarro, me justificaría diciendo que los bochos los descontinuaron exactamente el año en que pensaba repartirlos y la ausencia de los changarros la explicaría con el argumento de que las tiendas Oxxo me robaron la idea). Enrique Peña Nieto firmó ante Notario Público, durante su campaña electoral, 266 compromisos, de los cuales, según datos del portal digital de noticias Sin Embargo, hasta finales del 2017, sólo había cumplido el 38.35% de ellos. El mexiquense sustentó su campaña electoral en la frase “Te lo firmo y te lo cumplo”. (En el transcurso de su sexenio los ciudadanos nos hemos percatado de que la frase debió de haber sido formulada así: “Te lo firmo y luego vemos” —no es un chiste bueno pero hay que considerar que él tampoco ha sido un gran presidente—).

El hecho de que los candidatos prometan en campaña cosas y acciones inalcanzables no es privativo de alguno de ellos, los tres principales han hecho promesas que parecen irrealizables. Veamos.

Andrés Manuel López Obrador aseguró: “No hago milagros , pero sólo yo acabaré con la corrupción”. ¿Tiene algún plan para erradicar la corrupción? Únicamente porque él se jacta de ser honesto basta y sobra para lograr algo que ningún país del mundo ha conseguido. Según Transparencia Internacional, México ocupa, entre 180 países,  el lugar 135 con una calificación de 29 puntos sobre 100, que es la máxima calificación para los países con ausencia de corrupción, calificación que no alcanzó ningún país. Nueva Zelanda con 89 puntos; Dinamarca con 88 y Finlandia, Noruega y Suiza con 85, son las cinco naciones con las mejores calificaciones y los más bajos índices de corrupción. Sin medir lo excesivo de su propuesta, López Obrador ha declarado que “lo único que no está a negociación es el combate a la corrupción”. Por buenas intenciones no para, pero... ¿cómo será ese combate?

La principal propuesta de Ricardo Anaya es el Ingreso Básico Universal: una cantidad de dinero pagada mensualmente, garantizada por el Estado, para que las mexicanas y los mexicanos tengan acceso a una vida digna. La propuesta de Anaya fue calificada de populista y absurda por nuestro compañero de páginas en El Economista, Armando Regil Velasco, quien, el 29 de noviembre del año pasado, escribió: “Para defender su propuesta dijo que tres premios Nobel avalaban esta idea, entre ellos Milton Friedman. Esto es falso. Si bien es cierto que Friedman propuso un sistema para atacar de manera directa la pobreza, eso nunca implicó quitar los incentivos de trabajo. Lo que hace Anaya es acomodar las palabras de Friedman como más le conviene”.

Por su parte, José Antonio Meade ofreció crear el “Registro Nacional de Necesidades de Cada Persona”, que consistirá en un organismo encargado de recoger las necesidades particulares de cada uno de los cerca de 127 millones de mexicanos. “Porque cada persona en México tiene necesidades muy particulares, éstas serán atendidas de manera individual mediante el Registro Nacional de Necesidades de Cada Persona”, escribió en un tuit el candidato que representa al PRI sin ser del PRI. Al parecer se trata de una multitudinaria carta a Santa Claus o a los Reyes Magos. Habrá quien pida que ganen las Chivas el próximo clásico. También algunos pedirán que la Selección Mexicana de Futbol llegue a su quinto partido en una Copa del Mundo. Otros solicitarán una novia de 90-60-90 ahí donde si pellizcan duele... Ah, y además que nunca le duela la cabeza. También las mujeres pedirán su George Clooney de petatiux. Otros querrán sacarse el Premio Mayor de la Lotería, en fin...

Luego se aclaró que las necesidades a las que se refería el candidato son las que cada persona tiene en los aspectos de educación, movilidad, empleo y seguridad. Aun así, el Registro Nacional se presta para pedir que los hijos asistan a los mejores colegios del país y concluida la prepa ser admitidos en la UNAM. En cuanto a movilidad habrá quien se conforme con que cada semana le llenen el tanque de gasolina de su automóvil o quien, de plano, pida un auto deportivo. En lo concerniente al empleo yo pediría uno donde independientemente de lo que tenga que hacer gane lo que un Ministro de la Corte. En cuanto a seguridad, tener la seguridad de que me van a cumplir lo prometido.

Desayuno de campeones

  • En Estados Unidos, un gringo abre el refrigerador, saca dos huevos, pan y mantequilla, se prepara el desayuno, se va a trabajar.
  • En Inglaterra, un inglés abre su refrigerador, saca dos huevos, los hierve tres minutos, hace té, desayuna y se va al trabajo.
  • En Francia, un francés abre el refrigerador, saca dos huevos, prepara un omelette, se lo come con un croissant y va a trabajar.
  • En México, un mexicano abre el refrigerador, saca un vaso de leche, se lo toma y regresa a la cama porque no tiene trabajo ni huevos.

ManuelAjenjo

Escritor y guionista de televisión

El Privilegio de Opinar

Guionista de televisión mexicano. Conocido por haber hecho los libretos de programas como Ensalada de Locos, La carabina de Ambrosio, La Güereja y algo más, El privilegio de mandar, entre otros.