Para completar lo más memorable de la cultura del 2014, va esta selección de la mejor música que escuché. Una lista muy personal que no pretende haber considerado las todavía miles de grabaciones y lanzamientos que genera la decadente industria musical.

Álbums

1. Songs of Innocence / U2

Habrá sido gratis, parte de una campaña de marketing de Apple, y polémico entre sus detractores en redes sociales; y aún así, uno de los mayores regalos del año. No hay nada prefabricado en lo que hacen Bono y compañía: once tracks para recorrer sus orígenes como músicos y como banda. Su mejor disco en dos décadas, tomó más de un lustro de grabaciones. Era tiempo para que U2, que en los años noventa proponía el sonido de la vanguardia, hiciera un descanso para mirar hacia atrás y reconciliarse con sus inicios e influencias.

2. G I R L / Pharrell Williams

En los últimos dos años, Pharrell y su sombrero han sido omnipresentes en el mundo de la música POP: un puñado de Grammys, éxitos como intérprete y productor y recurrente aparición en la lista de más vendidos del Billboard; vamos, hasta en los Oscars 2014 tuvo el número de la noche. Su estilo de soul alegre y desenfadado suena absolutamente actual, a pesar de estar construido con elementos clásicos (de R&B, Funk y Disco). Pharrell apuesta por el carisma casi tanto como en su habilidad vocal y desenvuelta mezcla de humor y coloquialismo frívolo. Su reputación de generosidad en la colaboración, encuentra reciprocidad en G I R L, que incluye participaciones de Alicia Keys, Justin Timberlake y Miley Cyrus, entre otros.

3. Way Out Weather / Steve Gunn

Compuesto en un año que el guitarrista dedicó a viajar por el mundo, es al mismo tiempo su disco más ambicioso. Su voz armoniza con arreglos complejos acústicos equilibrándose con una instrumentación tan compleja como depurada. Su guitarra y nueva banda (piano, percusiones, bajo y arpa) abrazan un sonido que partió de raíces bluseras y folk, y ha evolucionado en una propuesta personal. Gunn ha ido puliendo su visión y su técnica a lo largo de los años con paciencia y amor por el oficio. Su álbum es un ejemplo de un artista en la cima de la madurez creativa.

4. Pink Floyd / The Endless River

Hay algo particularmente conmovedor en el álbum de despedida de una banda legendaria. Su origen está en material dejado de lado en The division bell (1994), y es un viaje por la música instrumental de la banda (sans Waters) que parte en los experimentos de los setenta y ochenta (revisitando entre otras Atom Heart Mother y Shine on your crazy diamonds ). Ensamblado por Gilmour, Youth, Andy Jackson, las percusiones de Nick Mason, y grabaciones dejadas por Rick Wright antes de fallecer, es predominantemente instrumental hasta el último track, donde a manera de despedida canta Gilmour: Suena más fuerte que las palabras, esto que hacemos. Más fuerte, la suma de nuestras partes, más fuerte, el latido de nuestro corazón.

5. This is all yours / Alt J

La vanguardia del rock progresivo inglés amplía su espectro sin perder excentricidad: coros de monjes, rechinidos, moscas zumbantes, fogatas nocturnas en el bosque acompañan por momentos la voz inconfundible de Joe Newman. Desde su introducción, una suerte de resumen melódico, el álbum recorre por todos los estilos que han ido configurando la apuesta de la banda. Como bien dice Christopher Monger en All Music: un sonido que transita de lo otoñal a lo apocalíptico .

6. Indian Ocean / Frazey Ford

Apenas la segunda entrega de la talentosa canadiense. Un respiro de folk-pop cálido y emotivo que trasciende la música efímera de moda y alcanza la cualidad atemporal que se alimenta de la nostalgia de los clásicos y la frescura original de su interpretación. Ford se acompaña por músicos de primera línea, entre los que sobresale la legendaria Hi Rhytm Section, la banda de la casa de los hermanos Hodges que fue el secreto mejor guardado del sonido soul de Memphis desde los años sesenta.

7. Art Official Age / Prince

Sólo un genio del calibre de Prince es capaz de resucitar el funk con su nuevo grupo 3rdEyeGirl y grabar más de un álbum para lanzarlos casi en forma simultánea. Su esfuerzo solista es una explosión de colorido, música brillante, psicodélica, alegre y desfachatadamente rítmica. En una época en que la apuesta de muchos es colocar un single en la lista de descargas, da gusto encontrarse un disco que funciona mejor al escucharse completo.

8. Morning Phase / Beck

Beck se ha propuesto descubrir el hilo negro tantas veces, abrazando la experimentación como un medio para evitar la repetición y la autoparodia. Nunca ha tenido prisa, parece cómodo navegando la línea de flotación comercial que implica ser fiel a un público sensible a sus propuestas sofisticadas (o viceversa). Su doceavo álbum es un ejemplo de gentileza y calidez, un disco sin aspavientos, más dispuesto a fluir que irrumpir en nuestro espíritu.

9. World Peace Is None of your Business / Morrisey

A estas alturas ya no es posible determinar si Morrissey pretende la protesta o la provocación, si detrás de sus letras hay humor o amargura, una pose que le ha rendido frutos o un estilo coherente con sus posiciones extravagantes y misantrópicas. Si esta última entrega prueba algo, es que el músico, el intérprete y el escritor han encontrado la confluencia justa de contradicciones y solvencia para su mejor álbum desde la disolución de The Smiths.

Destacados

Lazaretto/ Jack White, Inside Llewyn Davis / OSR, Kings of Suburbia / Tokio Hotel, Hong Hong Kong Kong / Hong Hong Kong Kong, The Breeze: an apreciation of J.J. Cale/ Eric Clapton and friends, Alias / The Magic Numbers, My favourite Faded Fantasy / Damien Rice

Singles destacados

Hero / Loma Vista, Indian Ocean / Frazey Ford, Every Breaking Wave, California / U2, Marilyn Monroe, Hunt, Happy / Pharrell Williams, Everest / Public Service Broadcasting, Invaded / Tokio Hotel, How we are / Lia Ices, Neal Cassidy Drops Dead, Staircase at the university / Morrisey, We will go / Hong Hong Kong Kong, Blue Moon / Beck, Alone in my home, I think I found the culprit / Jack White, The Perfect Life / Moby, Outside / Lowline, Blackbird Song / Lee DeWyze

Decepciones

Ghost Stories (Coldplay) - Después de Viva la vida, el grupo más popular del pop rock británico se ha limitado a echarle más agua a los frijoles. Chris Martin trata de atrapar el dolor de su separación matrimonial en canciones derivativas y ultimadamente blandas.

A letter home / Neil Young - Un álbum indudablemente muy personal, alternado con fragmentos leídos de su correspondencia juvenil a sus padres. Melancólico, y podría ser hasta bello, si no fuera tan repetitivo y monótono. Sólo para fans completistas.

Cheek to Cheek / Tony Bennett y Lady Gaga - Como agua y aceite, el veterano intérprete neoyorkino y la reina del pop graban duetos del cancionero estadounidense que en el papel podrían haber sonado interesantes. Pero en este choque de personajes disímbolas, uno apenas cumple, trabajando por inercia, mientras la otra parece resuelta a inyectar su personalidad a música que sólo necesita un buen intérprete. El resultado es uno más de esos ensambles que no satisfacen ni a propios ni a extraños.

Twitter @rgarciamainou