1 - Parasite de Bong Joon Ho

La ganadora en Cannes retoma temas que fascinan a Joon: la lucha de clases, los privilegios y la dignidad humana. Inicialmente comedia, cuando una familia de vividores se cuela en las vidas de una familia de clase alta en Seúl; vira a medio camino hacia registros oscuros y perturbadores. Ejercicio de empatía en reversa, no sólo cuestiona quién es el verdadero parásito, sino que lo hace colándose en nuestras ideas y preconcepciones, mientras nos reímos, para dejarnos dentro, cual criatura insidiosa, preguntas siempre difíciles de responder.

2 - Once upon a time in Hollywood de Quentin Tarantino

La película más madura de Tarantino está llena de detalles y homenajes sutiles. Cuento de hadas nostálgico o carta de amor al cine y a una época de transición en su industria. Hay en su reconstrucción meticulosa (sin efectos digitales) del Hollywood de finales de los 60, una devoción a la memoria y a la exploración dolorosa que de ésta, puede hacer el cine. Más que una fantasía revisionista, lo que hace Tarantino es jugar con el poder narrativo del medio para contar una versión, tristísima frente a los hechos reales, del happy ending.

3 - The ballad of Buster Scruggs de Joel y Ethan Coen

Antología de historias inspiradas en leyendas del Oeste con formato libresco. Empieza con un hilarante (y desconcertante) musical en que Scruggs (Tim Blake Nelson) descubre que el título de pistolero más rápido del oeste siempre estará en “veremos”. Asaltantes, números itinerantes siniestros, un obsesivo buscador de oro, una caravana de carretas y dos cazadores de recompensas completan la colección de estereotipos del viejo Oeste; subvertidos por el humor retorcido y la fascinación con la muerte y el lenguaje, característicos de los Coen.

4 - Period. End of sentence de Rayka Zehtabchi

El cortometraje documental ganador del Oscar cuenta la historia de un grupo de mujeres que luchan por superar el estigma de la menstruación en su cultura, fabricando en la India rural, toallas sanitarias con una máquina enviada por un grupo de niñas desde California. Un recordatorio de que nuestro círculo de influencia y la manera en que podemos cambiar el mundo es mucho mayor de lo que solemos pensar.

5 - El hombre de las mil caras de Alberto Rodríguez

Francisco Paesa pudo pasar a la historia como uno de los mayores espías españoles, a cargo de uno de los más importantes operativos contra el grupo terrorista ETA. Sin embargo, engañado y estafado por su propio país, decidió cobrarse la factura encabezando una de las mayores estafas y escándalos de corrupción del país. La película de Rodríguez, basada en el libro de Manuel Cerdán, se sumerge de lleno en la personalidad de Paesa (Eduard Fernández) y en el intrincado enredo internacional en que envolvió al entonces jefe de la guardia civil.

6 - Cold War de Pawel Pawlinowski

Aunque merecería destacarse sólo por la excepcional cinematografía de Lukasz Zal, la película de Pawlinowski tiene más méritos. Wiktor, un director de orquesta (Tomasz Kot) recorre con su equipo la provincia polaca buscando cantantes para un grupo de música tradicional. Ahí descubre a Zula (Joanna Kulig), futura estrella del proyecto y con la que iniciará un tórrido romance. El grupo se vuelve estandarte del socialismo y el romance se complica cuando Wiktor decide escapar al oeste. Pawlinowski se vale de la Guerra Fría como metáfora sobre la imposibilidad de reconciliar amor,  deseo y libertad.

7 - Rolling thunder review de Martin Scorsese

¿Qué tanto es verdad y qué tanto fantasía en esta saga/documental/concierto con que Scorsese recupera la legendaria gira de Bob Dylan de 1975? La gira itinerante por pequeñas ciudades y teatros, se volvió una insólita y por momentos alucinante feria de personalidades, incluyendo a Allen Ginsberg, Joan Baez, Joni Mitchell, Bob Neuwirth y Roberta Flack.

8 - Climax de Gaspar Noé

Entendiendo que el cine de Noé no es para todos, esta historia sobre 24 bailarines encerrados por una tormenta de nieve, celebrando un reventón, es una de sus películas más feroces y vertiginosas. Valiéndose de improvisación, planos secuencia larguísimos, movimientos de cámara delirantes y edición creativa, Noé convierte esta “fiesta interminable” en una de las cintas de horror más perturbadoras y misantrópicas de los últimos años.

9 - All the money in the world de Ridley Scott

En 1973, el nieto del hombre más rico del mundo, Paul Getty (Christopher Plummer), fue secuestrado en Italia. La cinta de Scott sigue los esfuerzos de su nuera (Michelle Williams) y un agente de seguridad de Getty (Mark Wahlberg) para tratar de liberarlo sin que el tacaño Getty pierda un solo centavo. Basada en hechos reales, y a pesar de los parches visuales que implicó sustituir al caído en desgracia Kevin Spacey con Plummer; la cinta es una clase maestra de actuación (Plummer y Williams son magníficos) y del talento narrativo del veterano director.

10 - Avengers: Endgame de Joe y Anthony Russo

En un milenio invadido por películas de superhéroes, hay que reconocer la ambición narrativa para capturar en pantalla (y hacer de paso miles de millones de dólares) una de las más complejas sagas épicas de multihéroes/realidades/dimensiones. Esas que los cómics acostumbraban construir como “eventos” con docenas de crossovers para una rabiosa minoría de geeks.

Películas destacadas

BlacKkKlansman (Lee), Birdbox (Bier), Captain Marvel (Boden y Fleck), Jackie (Larraín), Destroyer (Kusama), Call me by your name (Guadagnino), The great hack (Amer y Noujaim,) Crazy rich asians (Chu), El garrote (García Berlanga), Odd man out (Reed), El bar (de la Yglesia), Knives Out (Johnson), Shazam! (Sandberg) y First man (Chazelle).

Ricardo García Mainou

Escritor

Las horas perdidas

Estudió Ciencias de la Comunicación con especialidad en Radio y Televisión Educativa en la Universidad de las Américas Puebla.

Ha escrito, editado, traducido y diseñado para diversas publicaciones literarias, periodísticas y especializadas: locales y nacionales (Libros de México, Revuelta, De viaje, Cinéfila, La masacre de Cholula, etc.).