El evento para la evaluación de los primeros 100 días de gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador permitió observar cómo se ve él mismo frente al espejo.

Por lo que dijo, el rostro que mira es el rostro de un gran transformador que convertirá a México en una potencia económica con perfil social.

Todavía más. Considera su llegada a la Presidencia como “una bendición”. En su discurso dijo: “Cuando parecía que todo estaba perdido, como una bendición, la gente decidió a favor de un cambio de régimen y por otra política económica”.

TODO BIEN

No hubo lugar a la autocrítica o la más mínima atención de las innumerables señales de desaceleración económica o la potencial degradación crediticia de Pemex y/o del gobierno.

No mencionó los datos negativos que registra la economía, entre ellos la caída en las ventas, a pesar del elevado nivel del índice de confianza, la inversión fija bruta que descendió 6.4% al final del año; la caída de la Inversión Extranjera Directa de casi 15% en el último trimestre del 2018 y la caída en enero de la recaudación del IVA en 12 por ciento.

Tampoco mencionó el “apagón” que se registró en días pasados, ni la solicitud de Pemex a los industriales para que consuman menos gas.

No merecieron ni una línea, la cascada de revisiones a la baja de los pronósticos de crecimiento de las principales firmas financieras, entre ellas Bank of America Merrill Lynch, Banco Base, Citibanamex, Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, entre otras.

ALZAS, TEMPORALES

Y en el reconocimiento del alza en los precios de las gasolinas, el diesel y la luz aceptó que han subido por la tardanza en la aplicación del mecanismo de regulación que utilizará su gobierno y prometió que pronto se resolverá.

CRÍTICA, MALA FE

El presidente de México está convencido de que la ruta económica que seleccionó no sólo es la correcta, sino que es la mejor.

Demeritó y criticó a sus críticos. Fustigó a los gobiernos neoliberales y enarboló las banderas contra la corrupción y la austeridad como los pilares de su modelo económico. Los ahorros que permitirán el abatimiento de las prácticas corruptas y la austeridad republicana serán suficientes para evitar que se alteren los equilibrios macroeconómicos, dijo.

Sin mayores datos —salvo el supuesto hundimiento del terreno— reiteró que la cancelación de la construcción del aeropuerto en Texcoco fue la mejor decisión y anticipó que la construcción de dos pistas en Santa Lucía y el sistema aeroportuario que propone permitirán superar el congestionamiento del actual aeropuerto.

RECESIÓN, NI POR ASOMO

El presidente López Obrador aseguró que “no hay ni asomo de recesión” económica en el país, y se comprometió a mantener la estabilidad de las finanzas públicas. “La economía afortunadamente está en marcha; aún crece poco, pero no hay ni asomo de recesión como quisieran nuestros adversarios conservadores o como pronostican con mala fe sus analistas. Se van a quedar con las ganas”, aseveró el primer mandatario.

“No tendremos necesidad de alterar, ni lo haríamos bajo ninguna circunstancia, los equilibrios macroeconómicos. Nunca gastaríamos más de lo que ingresa a la hacienda pública ni tampoco nos endeudaríamos para financiar el presupuesto”.

ORTODOXIA MACRO

Prometió “un manejo responsable de las finanzas públicas. No habrá aumento de impuestos ni nuevos impuestos”.

Insistió en que no habrá gasolinazos en su sexenio, y destacó que el precio de los combustibles, de las gasolinas, el diesel, el gas y la luz será el mismo en términos reales en todo el año.

Citó datos positivos. Aseguró que en este periodo de 100 días, el peso ha ganado 4% de valor con relación al dólar, mientras que la inflación ha bajado de 5.9 a 4.4% en promedio.

Argumentó que la confianza del consumidor ha alcanzado máximos históricos de 120 puntos. En el primer bimestre del 2019 la recaudación del gobierno federal sumó 703,900 millones de pesos, cifra 8,000 millones de pesos por encima de lo programado en la Ley de Ingresos de este año y 2.6 por ciento mayor en términos reales a lo observado en el mismo periodo del 2018.

700 MMDP, BOLSA ADICIONAL

Llamó la atención un dato. Aseguró que desterrar la corrupción generará una bolsa adicional 700,000 millones de pesos.

En consecuencia, repitió, no habrá necesidad de alterar los equilibrios macroeconómicos.

Señaló que en materia económica aplicará la fórmula de acabar con la corrupción y con la impunidad para liberar fondos que puedan ser destinados al desarrollo y al bienestar del pueblo. “En eso consiste nuestro plan económico, en esencia, en acabar con la corrupción, con los privilegios y liberar fondos de esta forma para el desarrollo”, aseguró. En adquisiciones se tiene calculado ahorrar alrededor de 200,000 millones de pesos.

Y al desterrar la corrupción se evitarán fugas por alrededor de 300,000 millones de pesos y el plan de austeridad permitirá liberar fondos para el desarrollo por 200,000 millones de pesos.

En la perspectiva del jefe del Ejecutivo, la economía mexicana podrá crecer en promedio al 4% durante su administración.

Ése es el pronóstico presidencial, justo cuando la mayoría de los análisis económicos proyecta crecimiento inferior a 2% para los dos primeros años de la nueva administración, con lo que el reto de 4% se ve difícil.

Al tiempo.

ATISBOS

SEGURIDAD.- ¡Bien por Aeroméxico! Antes que nada, la seguridad de los pasajeros. Aunque tiene plena confianza en sus equipos, la aerolínea decidió suspender la operación de seis aviones similares al accidentado en Etiopía.

Marco A.Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.