La incesante innovación tecnológica que caracteriza a la era digital en la que vivimos supone cambios significativos en la manera en que producimos bienes y servicios. La gestión e interpretación de grandes cantidades de datos constituye el principal enfoque de las tecnologías implementadas por los distintos actores productivos. En el caso particular de la industria de la manufactura, ya se habla de un nuevo paradigma: Industria 4.0 (i4.0). Avances como el Internet de las Cosas, automatización de procesos con robots colaborativos, realidad virtual para simulación, impresión 3D, software colaborativo y para el análisis de big data, permiten formas de fabricación nunca antes vistas, de un carácter hiperadaptable a los cambios en el mercado y a las necesidades de cada proceso de la cadena productiva. Así, nace una nueva generación de fábricas inteligentes.

En México, las inversiones extranjeras de las últimas décadas han contribuido significativamente a la formación de sectores maduros con vocación manufacturera y de exportación, como automotriz, aeronáutico y eléctrico-electrónico, donde algunas de las tecnologías y procesos son propios de i4.0. Para sustentar la continuidad de atracción de inversiones y detonar oportunidades de negocio en estos y otros sectores relacionados con la innovación, ProMéxico realiza documentos de inteligencia con el objetivo de identificar capacidades, actores clave, proyectos estratégicos, áreas de oportunidad y nuevas tendencias en las industrias mexicanas.

Algunos estudios concluidos recientemente son: “Ecosistema de drones en México”, “México como aliado de los líderes en innovación industrial”, “La inserción de México en la industria automotriz del futuro”, “Cybersecurity: Market analysis” y “Polos de competitividad en innovación industrial de México”, todos descargables a través del portal Mapa de Inversión en México (http://mim.promexico.gob.mx/) de ProMéxico. Además, en colaboración con diversos actores de la triple hélice (gobierno, industria y academia), se han desarrollado mapas de ruta, los cuales son documentos estratégicos cuyo propósito es servir como punto de referencia para el desarrollo y crecimiento a largo plazo de ciertas industrias. Ejemplos de mapas de ruta ya elaborados son: “Plan de órbita 2.0”, uno sobre la “Industria 4.0 en México”, “Internet de las Cosas”, entre otros. A través de cada uno de estos documentos ProMéxico busca retratar un aspecto del emergente ecosistema productivo para señalar en dónde se encuentra el país y hacia dónde se puede dirigir.

Si bien es cierto que la i4.0 trae consigo oportunidades a través de la implementación de tecnologías innovadoras, cada vez más accesibles, que permiten reducir costos de producción e incrementar la productividad, también hay que reconocer los retos que derivan para las empresas, sus trabajadores y la economía en su conjunto. Uno de ellos, tal vez el principal, será una mayor competencia que presione a los distintos actores a adaptarse o bien, a no quedar rezagados ante los rápidos avances. Por tanto, resulta indispensable seguir realizando documentos de inteligencia como las ya mencionados y sumar esfuerzos que fortalezcan las competencias de tanto las industrias como de la fuerza laboral para que, entonces, México pueda participar de una manera más redituable en este nuevo ecosistema productivo.

*Unidad de Inteligencia de Negocios de ProMéxico.