El viernes se inauguró en el Instituto Nacional de Cancerología (Incan), encabezado por Alejandro Mohar, el primer Laboratorio de Medicina Traslacional en México. Consiste en un centro de investigación sobre tumores cancerígenos, que permitirá averiguar más sobre esta enfermedad que ataca a más de 120,000 personas anualmente en México –de las cuales 75% muere- y que para toda la humanidad es una de las primeras causas de muerte.

Dados los avances científicos, está por cambiar la forma en que los próximos años se tratará el cáncer en el mundo. Ya lo decía hace unos días el doctor Chandra P. Belani, director del Instituto Oncológico Hershey de la Universidad Estatal de Pensilvania, en el Lung Cancer Roll Out, que reunió a los 50 médicos encargados de desarrollar los esquemas de tratamiento para el cáncer de pulmón en México. La información que se está teniendo en torno del cáncer de pulmón -dijo el Dr. Belani- permitirá que dentro de unos años se clasifique en cuatro o cinco tipos distintos de cáncer, y dependiendo de éstos habrá un tratamiento. La idea es que exista una mayor eficacia en el tratamiento y más pacientes logren sobrevivir por más años. Ése es el rumbo de la medicina personalizada.

Pero en el inter de este proceso está el desarrollo de las tecnologías que permiten dilucidar precisamente los distintos tipos de cáncer; es decir, los biomarcadores. En cáncer de mama, por ejemplo, es para el que más biomarcadores se están desarrollando y ello se hace mediante pruebas moleculares o genómicas. En México, una prueba de cáncer de mama que están aplicando en cancerología es Oncotype DX, una prueba genómica que ayuda a determinar el beneficio real que tiene en las pacientes el tratamiento con quimioterapia.

En el evento en el Incan, donde se inauguró el Laboratorio de Medicina Traslacional -coordinado por Erika Ruiz García-, el profesor de medicina Ricardo H. Alvarez, del MD Anderson Cancer Center de Houston, dijo que Oncotype DX ha destacado por ser uno de los biomarcadores más precisos en cáncer de seno.

Ello implicará que el tratamiento contra el cáncer sea más eficaz, predecible y, por tanto, menos costoso, algo que es muy importante hoy en día, cuando ningún presupuesto es suficiente y los medicamentos que están surgiendo han llegado a tal grado de sofisticación científica que no hay otra alternativa más que darles un giro hacia la personalización, asegurando así su eficacia.

Apertura de fronteras a moléculas nuevas

Entre los directivos de laboratorios farmacéuticos se da por hecho que en este primer trimestre del año se concretará la apertura de fronteras para los medicamentos que son moléculas nuevas provenientes de Estados Unidos y Canadá. De ser así, prácticamente todas las farmacéuticas productoras de innovadores resultarán beneficiadas, pues tienen plantas en esos países.

La Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica, dirigida por Rafael Gual, llegó a un acuerdo en torno de ello y así lo hizo saber al titular de la Cofepris, Mikel Arriola, quien les había dejado claro que la homologación de reglas -una vez transcurrida exitosamente la de dispositivos- sólo se continuaría si había arreglo al interior de la industria. Otro pendiente es la homologación de reglas para medicamentos de libre venta sin receta, conocidos como OTC.

Arranca nueva era de publicidad

Será este viernes 2 de marzo cuando arranque una nueva era de publicidad en la que ya no caben anuncios engañosos sobre productos medicinales, cosméticos y suplementos alimenticios. Al entrar en vigor el nuevo reglamento de publicidad de la Ley General de Salud, ninguna empresa que no haya obtenido la venia de la Cofepris para su producto podrá contratar pauta publicitaria con algún medio de comunicación.

Y la primera que se cura en salud al respecto es Genomma Lab, pues informó que ya entregó a los medios de comunicación en los que transmiten los spots de sus productos, 1,546 permisos de publicidad, 480 altas de cosméticos, 86 avisos de publicidad y 83 registros sanitarios registrados ante la Cofepris.

La farmacéutica que dirige Rodrigo Herrera también incluirá en todos sus anuncios un cintillo con el registro sanitario y/o alta de producto que se está anunciando. Hace bien, porque con ello da muestra de que está dispuesta a limpiar su imagen que en el pasado no ha sido muy positiva.