La presencia de Nicolás Maduro en México sería aborrecible, pero, ¿la de un príncipe árabe?

La CIA concluyó que el príncipe heredero de Arabia Saudita Mohamed Bin Salman ordenó el secuestro y asesinato del periodista Jamal Khasshogi el 2 de octubre de 2018 en el consulado saudí en Estambul.

Khasshogi acudió al consulado de su país en Estambul para tramitar unos documentos con vistas a lo que iba a ser su matrimonio con una chica de origen turco. El periodista, crítico del régimen saudita, ingresó al consulado y en el interior fue desmembrado.

Para manejar la crisis de imagen internacional, Bin Salman nombró al también príncipe Faisal bin Farhan Al Saud como ministro de Exteriores.

Bin Farhan ha sostenido una intensa actividad en el exterior y no es nuevo en el manejo de crisis provocadas por crímenes cometidos en el seno de la monarquía. En 2016, en Riad, fue decapitado con una espada el príncipe Turki bin Saud al-Kabi.

En esa ocasión Bin Farhan Al Saud declaró a The New York Times: "El rey siempre ha dicho que no hay diferencia ante la ley entre los príncipes y los demás. Esta es una manifestación de ese hecho".

El cinismo de Bin Farhan lo estrenó el año pasado en un evento con The Washington Institute. Ante la pregunta que le hiciera el moderador del foro sobre el asesinato de Khashoggi, Bin Farhan dijo: “El asesinato de Jamal Khashoggi fue un acto abominable, y lo hemos dicho con firmeza”.

Sobre el respeto a los derechos humanos de periodistas y activistas mujeres que han sido encarceladas en Arabia Saudita, Bin Farhan indicó: “Los derechos humanos son algo que creo que todos vemos como algo muy importante (...) La personas que mencionó (el moderador) no están detenidas por el tema de derechos humanos o por actividades de emancipación de la mujer. Están acusadas por delitos graves de acuerdo a nuestras leyes”.

El príncipe Faisal bin Farhan al Saud visitó México la semana pasada. Se reunió con la subsecretaria de Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos Martha Delgado, la subsecretaria de Relaciones Exteriores Carmen Moreno Toscano, Marcelo Ebrard, Rocío Nahle. En el comunicado no se habla de derechos humanos solo de turismo e inversión.

A una periodista de la televisión mexicana que había acordado una entrevista con Bin Farhan, la embajada de Arabia Saudita le canceló a última hora. No se sabe si ocurrió por ser mujer o por el cuestionario que le envió con anticipación la periodista a la embajada.

Tal pareciera que los derechos humanos y el tema de las mujeres no son importantes para Arabia Saudita.

¿Y para México?

@faustopretelin

Fausto Pretelin Muñoz de Cote

Consultor, académico, editor

Globali... ¿qué?

Fue profesor investigador en el departamento de Estudios Internacionales del ITAM, publicó el libro Referéndum Twitter y fue editor y colaborador en diversos periódicos como 24 Horas, El Universal, Milenio. Ha publicado en revistas como Foreign Affairs, Le Monde Diplomatique, Life&Style, Chilango y Revuelta. Actualmente es editor y columnista en El Economista.

Lee más de este autor