Los mexicanos sin documentos en Estados Unidos van a su suerte, la única protección que tienen es la de sus conocidos, amigos y familiares que los reciben y apoyan con los escasos recursos que disponen.

Lo que menos necesitan los paisanos que radican y trabajan en Estados Unidos es que les cuiden su dinero, tienen un sinnúmero de predicamentos y necesidades de los que jamás se ocupa el gobierno de México, en especial el de López Obrador que solo tiene ojos para las remesas pero que en lo que va de la administración no ha tenido el menor acercamiento con las comunidades.

En las últimas semanas a un par de senadores les entró una urgencia por modificar la Ley del Banco de México, con los dólares de los paisanos como pretexto, a pesar de que más del 99% de sus operaciones son electrónicas.

Si en verdad quieren hacer algo por ellos van 10 temas que realmente les preocupan y que los resuelven como Dios les da a entender.

1.- La discriminación.

2.- La amenaza constante de los agentes de ICE que igual los persiguen en sus comunidades que en sus áreas de trabajo.

3.- Los traficantes que deben enfrentar para internarse en los Estados Unidos que les cobran entre 5,000 y 8,000 dólares, a veces mas, para cruzar la frontera.

4.- La falta de documentos para emplearse, lo que los lleva a comprarlos falsos, un delito que a la larga les complica regularizar su estatus migratorio.

5.- La falta de crédito para rentar vivienda o comprar vehículo, son víctimas de agiotistas que les venden autos con tasas interés del 20 ó 30 por ciento.

6.- Obstáculos y riesgos para comprar una propiedad.

7.- La falta de servicios médicos, aunque, muchas veces, les descuentan la cuota del seguro social no tienen acceso a los servicios asistenciales.

8.- Los salarios por abajo del mínimo.

9.- No hay quien vele por sus derechos laborales.

10.- La falta de documentos de identificación válidos, en especial la licencia de conducir, en casi todo el país se necesitan documentos de residencia legal para tramitarla.

No hay secreto, Estados Unidos es un país soberano con sus propias leyes migratorias, laborales, asistenciales y de seguridad nacional.

Pero desde la famosa “enchilada completa” de Jorge Castañeda, no ha habido intentos de los gobiernos de México por mejorar las condiciones de los paisanos.

Los mexicanos sin documentos en Estados Unidos van a su suerte, la única protección que tienen es la de sus conocidos, amigos y familiares que los reciben y apoyan con los escasos recursos que disponen.

Ahora van algunas aportaciones de los mexicanos que trabajan en Estados Unidos: las remesas, el año pasado mandaron a México más de 40,000 millones de dólares.

Invierten en la construcción de casas y ranchos en sus comunidades de origen.

Son donadores frecuentes para las iglesias y fiestas patronales.

Establecen pequeños y medianos negocios en sus pueblos.

Contribuyen con sus nuevas habilidades en el campo y los servicios.

Participan en programas municipales y estatales como el 2 por 1 para desarrollar proyectos de sus localidades.

Dejen de entrometerse con el dinero de los paisanos, ellos lo saben cuidar. En todo caso hagan lo que les corresponde, darle seguridad, servicios asistenciales a las familias que dejan cuando se van y no saben si van a regresar.

jnaveja@eleconomista.com.mx

Juan María Naveja

Comunicador

Al Margen

Es analista, consultor y conferencista. Autor del libro Periodismo Radiofónico una Revisión Inconclusa, Editorial Porrúa y Coautor de Comunicación Política 2.1 modelo para armar, Editorial Etcétera.

Lee más de este autor