Parecería kafkiano. ¿Qué? ¿En México no lo es? Pero lo cierto es que hay miles de ciudadanos que carecen de identificación, no cuentan con acta de nacimiento y si se trata de mexicanos que tienen años de vivir en Estados Unidos en calidad de indocumentados la cosa se pone peor.

Recientemente el gobierno federal anunció un muy plausible programa para tramitar las actas de nacimiento por Internet. Nadie puede dudar que debió representar un verdadero desafío coordinar los archivos de más de 2,000 municipios con las actas de los ciudadanos nacidos de 1930 a la fecha; ir más atrás sería imposible, durante las luchas armadas del siglo pasado se destruyeron muchas oficinas y archivos.

Hace pocos días el periodista mexicano Edgar Muñoz Serrano, reportero de la cadena Telemundo y con amplia trayectoria en medios mexicanos, publicó el libro Los Nadie(n). Siete relatos de indocumentados radicados en los Estados Unidos que no tienen acta de nacimiento, ni de un lado ni del otro. Sus padres por omisión, falta de dinero o ignorancia no los registraron al nacer, se los llevaron a Estados Unidos donde han tenido todas las complicaciones para solicitar una identificación, pasaporte o residencia legal porque carecen de acta de nacimiento. Los casos son estremecedores, pero sólo representan una muestra.

Detalla Edgar Muñoz que unos 14 millones de mexicanos no tienen acta de nacimiento, la mayoría niños y es Oaxaca, como cabría suponer, el estado con el mayor número de casos. Sólo en la comunidad triqui se estima que 40% de los habitantes no ha sido registrado, el dato cobró relevancia gracias a la aparición y difusión que alcanzaron los niños triquis que juegan basquetbol y se presentaron en el Staples Center de Los Ángeles, donde juegan los Lakers y los Clippers de la NBA.

Ya en Estados Unidos muchos mexicanos han comprado actas de nacimiento falsas, otros prefieren ir por la vida sin documentos, saben de los riesgos por la falsificación de documentos.

Merced a los casos revelados por Be Foundation y Juntos Podemos, de Josefina Vázquez Mota, algunos consulados hicieron también su tarea para hacer posible el registro extemporáneo.

Habrá quien diga que en muchos países el registro es automático, va con el nacimiento, sólo que en México abundan los alumbramientos dirigidos por parteras o por las propias madres, sin asistencia de por medio. El niño nunca llega a ser registrado.

Al margen

Qué envidia. La canciller de Canadá declara que su país está preparado para la terminación del TLC. Ante las amenazas de Trump, Canadá responde que llegará a la sexta ronda sin complejos ni temores. No es nuestro caso, el gobierno de México sigue apanicado, lo estuvo ante la amenaza por la llegada de Trump al poder y sigue en las mismas. No se puede desestimar un pequeño avance por el cabildeo con empresarios, gobernadores y legisladores que ahora tienen más claro que salirse del TLC golpeará a varios sectores, pero la tarea para México es mucho más amplia: el fortalecimiento del mercado interno, la apertura de nuevos mercados, falta de crecimiento, alta inflación, pensiones, deuda externa, corrupción, inseguridad, narcotráfico y algunos más.

Juan María Naveja

Comunicador

Al Margen

Es analista, consultor y conferencista. Autor del libro Periodismo Radiofónico una Revisión Inconclusa, Editorial Porrúa y Coautor de Comunicación Política 2.1 modelo para armar, Editorial Etcétera.