Cuatro 1,200 millones de dólares es la cantidad de dinero que diversas empresas estadounidenses pagaron en 2020 a delincuentes cibernéticos después de que sus sistemas de cómputo fueran el blanco de diversos ataques criminales, entre ellos, el ransomware o secuestro de datos, phishing (obtención de datos privados para acceder a cuentas o datos bancarios), extorsión, venta de mercancía que nunca es entregada al comprador o cualquiera de los otros 29 crímenes que se incluyen en el Informe de Delitos en Internet 2020 del FBI.

El informe señala que: 1) en 2020 se presentaron 791 790 denuncias de presuntos delitos en Internet, 69.4% más que los que se denunciaron en 2019; 2) de 2016 a 2020 el número de denuncias aumentó 165.1%; 3) en el mismo periodo las pérdidas totales para las empresas que fueron atacadas exitosamente aumentó 180.0%, y; 4) en dicho periodo, el FBI recibió 2’211,396 denuncias y las pérdidas totales para las empresas llegaron a los 13,000 millones de dólares.

Los números arriba anotados no incluyen los miles de delitos que no se denuncian jamás porque las víctimas prefieren negociar con los delincuentes.

En 2017 un reporte de Cybersecurity Ventures predijo que en ese año los daños causados por el ransomware llegarían a los 5,000 millones de dólares. La misma empresa estima que el monto llegue a los 20,000 millones en 2021, que es 57 veces más de lo que fue en 2015.

Estos datos son solo de Estados Unidos, pero los ciberdelincuentes atacan a personas y organizaciones públicas y privadas alrededor del mundo.

El informe del FBI anota los 20 países después de Estados Unidos en donde en 2020 hubo más víctimas. Estos son los primeros 10 (número de víctimas entre paréntesis): 1. Reino Unido (216 633); 2. Canadá (5399); 3. India (2930); Grecia (2314); 5 Australia (1807); 6. Sudáfrica (1754); 7. Francia (1640); 8. Alemania (1164); 9. México (1164); 10. Bélgica (1023).

Todo indica que la situación empeorará y que los ciberdelincuentes probablemente se convertirán en los criminales más poderosos del mundo, desplazando a los narco y humanotraficantes.

Primero, porque cada día hay más gente conectada al internet. Se estima que cada día un millón de personas se integran a la red. El año entrante seremos 6,000 millones los que estemos manejando y compartiendo datos. En 2030 el número será de 7,500 millones.

En segundo lugar, porque cada día hay más datos en la nube, proceso que se aceleró por la pandemia. En 2025 se estima que el mundo almacenará 200 zetabytes de datos (un zetabyte equivale a 1021 o 1 000 000 000 000 000 000 000 de bytes). Esto incluye datos almacenados en infraestructuras de IT públicas y privadas, en infraestructuras de servicios públicos, en centros de datos en la nube públicos y privados, en dispositivos informáticos personales (PC, portátiles, tabletas y teléfonos inteligentes) y en dispositivos IoT (Internet de las cosas). Solo en la nube estarán 100 zetabytes o la mitad de los datos.

En tercer lugar, porque hasta la fecha las agencias policiacas han tenido muy poco éxito combatiendo a los cibercriminales. En Estados Unidos solo el 0.5% de los casos se resuelven favorablemente.

Existen formas para protegerte de un ataque. Consulta a un experto.

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

ruizhealytimes.com

Eduardo Ruiz-Healy

Periodista y productor

Columna invitada

Opinador, columnista, conferencista, media trainer, 35 años de experiencia en medios de comunicación, microempresario.

Lee más de este autor