4,872 días. Esa es la cantidad de tiempo que los fanáticos de Tool habrán tenido que esperar para escuchar su quinto álbum de estudio, Fear Inoculum, que llegará al mundo el 30 de agosto del 2019.

Desde el 10,000 Days –editado en abril del 2006–, la banda no había producido nada nuevo y sólo había hecho escasas presentaciones con su repertorio de cajón alrededor del mundo. Hasta ahora toda noticia de su nuevo álbum se encontraba llena de rumores, especulaciones y teorías de sus fanáticos que trataban de descifrar cada mensaje que la banda había hecho desde el 2008. Proyectos musicales alternos, problemas legales, un accidente y las complejas relaciones entre sus integrantes han sido los factores que han retrasado por más de 12 años el nuevo álbum.

Eso no es todo, la banda integrada por Maynard James Keenan, Adam Jones, Justin Chancellor y Danny Carey llevará finalmente su catálogo completo a las plataformas digitales de streaming. Tool era uno de los pocos artistas contemporáneos cuyo catálogo no se encontraba en las plataformas digitales, el principal medio de consumo de música en el 2019.

En este 2019, Tool y King Crimson han sido dos artistas que han decidido dar finalmente el salto al mundo de las plataformas digitales y enfrentarse al cambio tecnológico. Parece que sólo era una cuestión de diferencias creativas y la toma de decisiones de un comité muy reacio a ceder sobre las imposiciones del otro lo que impedían para que la banda dejará la cueva desde donde aparentemente operan.

“Somos una banda difícil, muy obstinados y un poco ignorantes sobre lo que pasa en el resto del mundo… la onda del Betamex no nos funcionó y tampoco el LaserDisc, pero ahora hay una nueva cosa llamada streaming. La vamos a probar”, dijo Keenan en el podcast de The Joe Rogan Experience al oficializar el anuncio. Esa espera terminará este 2 de agosto cuando Opiate (EP), Undertow, Aenima, Lateralus y 10,000 Days estarán disponibles de manera digital por primera vez en su historia.

A lo largo de su carrera Tool se ha caracterizado por ser un ente misterioso, su mística ha sido construida por sus fanáticos y el hermetismo de sus integrantes. Keenan tiene sus otros proyectos itinerantes (A Perfect Circle y Puscifer) que ahora se tienen que adaptar a las cosechas de sus viñedos. Hace unos años, la mente maestra de la banda decidió alejarse de la escena musical alternativa de Los Ángeles, se mudó al desierto de Arizona y estableció el viñedo Caduceus Cellar, donde ahora produce vinos la mitad del año.

En su compleja dinámica de grupo Jones, Chancellor y Carey son los encargados de hacer las melodías en su totalidad antes de entregarlas a Keenan quien agrega las letras a sus arreglos. Sumen el perfeccionismo que siempre los ha caracterizado con los complejos egos y la combinación resulta una inestable receta para el éxito. My Bloody Valentine (22 años) y Guns n’ Roses (15 años) siguen manteniendo los récords de bandas que han tardado décadas en lanzar un nuevo disco.

Para la llegada de Fear Inoculum los devotos de Tool tuvieron que contar más de 4,000 días, esperando un destello de nuevas melodías arropadas en figuras musicales poco convencionales y alejadas de las convenciones del formato tradicional de tres minutos y medio. A partir del próximo 30 de agosto, los devotos de Tool podrán volver a empezar a contar los días, tratando de descifrar las nuevas claves que Maynard James Keenan y compañía dejen como un camino de migajas por el bosque. Su música no es para todos, pero sus devotos seguidores son una especie particular que se mueve por el mundo como una cofradía secreta que se habla en códigos y reconoce en las obsesiones musicales del otro sus propias obsesiones con esa música hecha por Maynard James Keenan y compañía.

[email protected]

Antonio Becerril

Coordinador de operaciones de El Economista en línea