Las prácticas de compra de medicamentos genéricos del gobierno actual se han caracterizado por ser irregulares, sin estrategia clara, poco transparentes, dando prioridad a la importación por encima de la producción nacional y en muchos casos bajo procesos fuera de la Ley de Adquisiciones.

La idea con la nueva Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, era que la Oficialía Mayor de Hacienda sería la responsable de consolidar las compras del sector salud. Los objetivos marcados fueron: lograr compras consolidadas, estandarizar procesos, garantizar el abasto oportuno y obtener menores precios evitando actos de corrupción.

La realidad es que en medicamentos nada de ello se ha logrado: Ni se han consolidado las compras, ni se han estandarizado procesos, no hay abasto oportuno y está por verse si de verdad se ha evitado la corrupción.

Lo que sí ha aumentado es la discrecionalidad. Una gran proporción de compras de fármacos se están dando por adjudicación directa, es decir sin competencia de por medio.

El desorden ya va para dos años. Tal parece que Hacienda se ha desentendido y las instituciones de salud -IMSS, ISSSTE, Pemex, Sedena, Semar- están haciendo sus propias compras como Dios les da a entender: fuera del sistema compranet, fuera de procesos, exentas de licitación, sin prebases ni bases, sin ofertas técnicas, sin fallos, y han generado  total incertidumbre entre quienes pueden generar oferta en el país.

Lo más extraño es que las importaciones fuera de ley ya son recurso de todas las instituciones. Y es extraño porque lo hacen justo cuando hay gran escasez mundial derivada de la propia pandemia y de problemas locales en India y China, los proveedores mundiales de fármacos genéricos.

Por ese camino no se ve para cuándo acabará el desabasto de medicamentos en el sector público mexicano.

Es algo terrible porque hablamos de medicamentos. Algo muy delicado porque está derivando en tragedias para muchas familias; las que han hecho ruido son las de pacientes con cáncer, pero está pasando lo mismo en muchas enfermedades.

¿A qué precio importamos los oncológicos?

Ya se cumplió un año de abasto irregular o intermitente de terapias oncológicas. Desde un inicio se veía muy arriesgada la opción de importar como estrategia para encontrar mejores precios, presionar a farmacéuticas y evitar el dominio de proveedores nacionales. Pero el escenario, de por sí difícil por el desconocimiento que los funcionarios mexicanos tienen del mercado, se agravó aún más al detonarse la pandemia.

El Instituto Farmacéutico (Inefam) que llevan Enrique Martínez y Juan Carlos Ferreyra, hizo un análisis de las compras de oncológicos respecto de otros años y detectaron que en el primer trimestre no se adquirieron ni 5% de los requerimientos estimados conforme la investigación de mercado emitida por la Secretaría de Hacienda en marzo.

Considerando solamente las claves de los 9 oncológicos de la compra hecha a Argentina en mayo pasado (fluorouracilo, etopósido, bleomicina, ciclofosfamida, dacarbazina, oxaliplatino, mitomicina, idarubicina y daunorubicina), en el primer trimestre se debieron adquirir unas 40,000 piezas de estos oncológicos. La realidad es que se compraron apenas 15 mil piezas, es decir se cubrió menos de la mitad sólo de esas terapias.

Y este dato se estima en base a las claves informadas en el comunicado 49 del 25 de mayo. No se sabe de las otras 20 terapias comúnmente usadas en cáncer.

En general, se estima que de las compras de terapias genéricas para cáncer, la mitad se están abasteciendo en el extranjero. ¿Cuánto se ha adquirido, a qué empresas, en qué países, a qué precio? Ya es hora de saberlo.

Esa modalidad de adquirir en el extranjero lleva más de un año y ya es hora de conocer sus resultados.

Twitter.com/MaribelRCoronel

[email protected]

Maribel Ramírez Coronel

Periodista en temas de economía y salud

Salud y Negocios

Comunicadora especializada en salud pública y en industria de la salud. Cursando la maestria en Administración en Sistemas de Salud en FCA de la UNAM.

Fundadora en 2004 de www.Plenilunia.com, concepto sobre salud femenina. Me apasiona investigar y reportar sobre salud, innovación, la industria relacionada a la ciencia, y encontrarle el enfoque de negocios con objetividad a cada tema.