En el diario El País, en un reportaje firmado por David Marcial Pérez, vi una fotografía que me motivó a escribir esta columna. En ella aparecen Samuel García, el nuevo gobernador de Nuevo León y su esposa Mariana Rodríguez. Lo que llamó mi atención de la imagen fue que Samuel —de 33 años— aparece apoltronado en la silla de su escritorio y, a su lado, de pie, Mariana —de 26—. Tal vez a ellos o al fotógrafo les pareció que la composición fotográfica era adecuada. A mí me pareció un mensaje machista. Existe un antecedente que en el mismo reportaje se menciona: En agosto del año pasado, durante una transmisión en vivo, Samuel le exigió a Mariana que bajara la rodilla porque estaba “enseñando mucha pierna”. La anécdota hizo eco en las redes sociales al grado que Samuel reconoció que “las bromas machistas son una mala costumbre que tenemos muchos hombres y que nos tenemos que quitar”.

Mariana Rodríguez Cantú, es una modelo influencer de Internet, con casi dos millones de seguidores en Instagram que colaboró exhaustivamente en la campaña electoral de su marido. El apoyo de Mariana a su esposo a través de las redes ocasionó que el Tribunal Electoral la investigara por presunta financiación irregular. Finalmente la institución concluyó que el apoyo fue “espontáneo y propio de un matrimonio”. En opinión del periodista David Marcial, “entre Rodríguez y García muchas veces es difícil saber quién es político y quién influencer”.

Encontré en las redes un mensaje publicado por Mariana, días antes de que Samuel se pusiera al frente del gobierno de Nuevo León, gobierno del que ella será colaboradora honoraria a través de una oficina llamada “Amar a Nuevo León”. Considero interesante la transcripción del mismo:  “Ya estamos por empezar —expresa la guapa mujer—. Vamos a empezar con la mejor actitud y la mejor energía. Acuérdense que si nos va bien a nosotros, le va bien a Nuevo León. Entonces, aunque no sean fans de Samuel ni mío (sic que exige un plural), creo que ahorita es momento de unirnos todos. Va a ser tu gobernador seis años te guste o no te guste. Entonces no hay más que desearle buenas vibras; yo también como ciudadana le deseo todas las mejores vibras, que le vaya súper bien. Creo que tiene todo para, literalmente, brillar porque tiene un equipo increíble, un gabinete increíble, una preparación increíble (increíble que no encuentre otros adjetivos). Bueno, confío en Dios, en sus planes, que nos puso aquí en este momento por algo, tan jóvenes. Y este reto pues es enorme, pero es de todos”. (Comentarios a cargo de los lectores).

Vuelvo a la nota de El País, donde se resalta que en tan sólo dos semanas el joven gobernante ha anunciado la llegada de un millón y medio de vacunas contra el Covid 19; ha cambiado el escudo de la bandera del Estado; ha acusado a un familiar del exgobernador de extorsionar a los empresarios de los casinos; y ha hecho responsable al exgobernador de querer espiarle mediante micrófonos encontrados en las oficinas de su gabinete.

Todo lo anterior se sabe porque el mismo Samuel lo ha publicado en redes sociales, donde se exhibe levantando pesas en la mañana y estudiando un doctorado de Derecho Constitucional por la tarde; pintando las paredes de su casa; abrazando perritos y presentando la marca de ropa de su esposa.

Memo Martínez, consultor de Marketing, opina: “En tiempos de fake news y acelere digital, convertir los actos de gobierno en una reality oxigena el medio ambiente, pero tiene sus peligros (…) Los riesgos son que el impulso es más rápido que el pensamiento. Si todo el rato estás actuando, ¿cuándo piensas?”

Con Mariana y Samuel, tengo la impresión de que, toda proporción guardada, con estilo moderno, juvenil y mejor perfil, estamos ante una pareja gubernamental al estilo Marta y Chente.

Manuel Ajenjo

Escritor y guionista de televisión

El Privilegio de Opinar

Guionista de televisión mexicano. Conocido por haber hecho los libretos de programas como Ensalada de Locos, La carabina de Ambrosio, La Güereja y algo más, El privilegio de mandar, entre otros.

Lee más de este autor