Enrique Krauze fue uno de los intelectuales más lúcidos e influyentes cuando era evidente que el régimen priista vivía una crisis terminal. La idea era que la democracia no debía tener adjetivos, sino materializarse en un sistema multipartidista, con efectiva división de poderes. Era necesario revertir esa idea priista de que la democracia en realidad se alcanzaba con los satisfactores sociales, que supuestamente se ofrecieron a la población mexicana después de la revolución.

Resulta por eso extraño que ahora Krauze considere que impedir que un ciudadano, López Obrador, sea presidente, que es necesario para salvar a la democracia mexicana. Un liberal que no quiere que el pueblo decida, porque se puede equivocar, un liberal que no es demócrata.

Su advertencia la realiza a pesar de que reconoce que el personaje en cuestión fue un razonable jefe de Gobierno de la Ciudad de México, que señala que el candidato de la derecha, Ricardo Anaya, tiene una propuesta que no es conocida por la población y que sabe que José Antonio Meade no tiene posibilidades de triunfo, debido al desprestigio de su partido. Krauze, como el liberalismo conservador del siglo XIX, quiere limitar la decisión popular cuando su elección puede afectar a los intereses establecidos.

Krauze, con pleno derecho, por supuesto, de llamar a votar por quien le plazca, desaprovecha la oportunidad de desmenuzar y analizar las propuestas de López Obrador, el único candidato que ha profundizado en las mismas. En cambio, desarrolla la idea de que, a lo mejor, por medio de manifestaciones y plebiscitos, va a llevar al país a la monarquía.

Sí, Krauze dice que López Obrador va a realizar una consulta para convertirse en rey. Eso, además de absurdo, es imposible. Ni López Obrador lo pretende ni es posible, porque tenemos instituciones como el Congreso, la Corte, el Banco de México y otros órganos autónomos, además de una vigorizante opinión pública que lo impediría.

Krauze obvia señalar, que quienes están haciendo un uso patrimonial y faccioso de los recursos públicos para comprar medios o de las instituciones de justicia para perseguir enemigos y que no deja de meter mano en los asuntos electorales, es justo el régimen que defiende.

Krauze también evita el debate con respecto a la inconformidad de la sociedad mexicana y sus orígenes en nuestras disfuncionales instituciones públicas, construidas en las últimas décadas. Se requiere de gobiernos, formas de participación y políticas que incluyan a la mayoría de la población, que reduzcan la desigualdad y que amplíen el espectro de quienes toman decisiones.

Movimientos como el de Sanders en Estados Unidos, Corbyn en el Reino Unido, Podemos en España o Mélenchon en Francia, que justo buscan encontrar políticas y formas de hacer política que blinden a la democracia de las amenazas de la ultraderecha.

La democracia mexicana no solamente requiere mejores reglas del juego, sino también de gobierno y reglas que favorezcan a la mayoría. El teórico político de la Universidad de Harvard Yascha Mounk, en el recién publicado trabajo The People vs. Democracy, advierte que, con frecuencia, la élites provistas de poder suficiente tienen poco interés en reflejar las preferencias del conjunto de la población, lo que genera una autocracia liberal, una democracia insuficiente.

Pero, como a Krauze no le interesan mucho las discusiones, prefiere asumir el papel de Vicente Fox, el nuevo vocero del PRI, que recibe ahora una enorme cobertura mediática para advertirnos del apocalipsis que nos espera si López Obrador, como muy probablemente sucederá, gana las elecciones.

Vidal Llerenas Morales

Político

Columna invitada

Licenciado en Economía por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), cuenta con una Maestría en Política y Gestión Pública por la Universidad de Essex, Reino Unido y un Doctorado en Administración y Gerencia Pública por la Universidad de York.