El 7 de marzo del 2019, el eCommerce Institute dio a conocer los nombres de las empresas ganadoras de los eCommerce Awards México 2019, “las más destacadas en el desarrollo y aporte al comercio electrónico y negocios por Internet en México”. Entre ellas figuraron Interjet y Best Buy México.

Han transcurrido 20 meses desde que se otorgaron los mencionados reconocimientos y las circunstancias de ambas empresas han cambiado radicalmente.

Interjet está virtualmente quebrada, sumida en un mar de problemas y le debe dinero al Sistema de Administración Tributaria.

Por su lado, Best Buy anunció que a partir del 31 de diciembre venidero cerrará sus 41 tiendas en México y que se va del país.

La historia de ambas empresas es muy diferente

Interjet fue fundada en el 2005 por Miguel Alemán Magnani, nieto de un expresidente de México e hijo de un empresario-político que fue gobernador de Veracruz. Concebida como una aerolínea de bajo costo, empezó a funcionar en el aeropuerto de Toluca, pero después de la quiebra de Mexicana de Aviación se estableció en el aeropuerto de la CDMX.

Diversas malas decisiones, entre ellas la de basar su flota en el SuperJet 100 fabricado por la rusa Sukhoi, le empezaron a generar diversos problemas financieros.

Así, entre diciembre del 2012 y diciembre del 2018 pasó de tener una posición de caja de 200 millones de dólares a 21 millones y en marzo de este año sólo le quedaban 11 aviones de los 66 que llegó a tener su flota, siete de ellos SuperJet 100. En abril, la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) anunció la suspensión de su cámara de compensación de reservaciones, por impago de deuda. Y hace unos días se reportó que le debe 6,200 millones de pesos al SAT.

Los días de Interjet parecen estar contados

Best Buy, fundada en Minnesota en 1966, opera 1,231 tiendas, la mayoría de ellas en Estados Unidos, algunas en Canadá y las 41 que cerrarán en México. Llegó a tener casi 1,800, pero, a la par con el aumento de las ventas online y la desaparición general de todo tipo de tiendas en EU, cerró más de 500. Sus ingresos en línea en EU ya representan 25% de sus ingresos totales.

¿Por qué se va de México la mayor minorista especializada en electrónica de consumo de los EU y la número 72 en la lista Fortune 500 del 2018 de las mayores corporaciones de los EU por ingresos totales?

Según Fernando Silva, presidente de Best Buy México, “los efectos de la pandemia han sido muy profundos y no nos es viable mantener nuestro negocio en México”.

¿Es creíble que con una utilidad neta de 1,541 millones de dólares en su año fiscal 2020, Best Buy no pudiera mantener su negocio en nuestro país?

Es cierto que la pandemia y el comercio online le ha pegado fuerte en EU, Canadá y México, pero las calificadoras S&P y Moody’s recientemente otorgaron una calificación de BBB y Baa1, respectivamente, a sus emisiones de deuda, ambas con perspectiva estable, lo que significa que son seguras, de grado de inversión. O sea, es financieramente una empresa sólida.

Se dice, se comenta y se rumora que en Richfield (Minnesota), en donde está la sede de Best Buy, las acciones del gobierno de la 4T asustaron a sus altos ejecutivos, quienes decidieron abandonar México antes de enfrentar mayores pérdidas y problemas.

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Eduardo Ruiz-Healy

Periodista y productor

Columna invitada

Opinador, columnista, conferencista, media trainer, 35 años de experiencia en medios de comunicación, microempresario.

Lee más de este autor