La salud animal es un patrimonio nacional. El comercio mundial de alimentos está restringido, entre otras normas, por la presencia de algunas enfermedades presentes en algunos países y que otros quieren evitar. La influenza aviar es una de ellas, particularmente, cuando se trata de una variedad notificable (IAN).

El brote actual de IAN en Jalisco es de un virus que no existía en México. Pudo provenir de aves silvestres, que son un reservorio natural del virus o pudo venir de zonas avícolas infectadas en otras partes del mundo, lo cual se podrá indagar haciendo un rastreo con técnicas de genética molecular.

Éste constituye un problema serio para la avicultura nacional, no sólo por el daño que causa a las aves infectadas, sino también por el efecto de las decisiones que se toman con el fin de controlar la enfermedad y evitar su propagación.

Un brote como éste se puede erradicar, sobre todo, cuando está en una fase temprana y abarca poco territorio, como ahora. La importancia nacional de la avicultura aconseja que así se haga. Hay distintas maneras de hacerlo, que tienen diferentes costos y eficacia.

Se puede eliminar el virus en poco tiempo con una estrategia de tipo rifle sanitario , en el que los animales susceptibles que están en el área infectada y en otras con alto riesgo se sacrifican y eliminan adecuadamente, se vacían las granjas y se desinfectan, quedando desocupadas por un tiempo suficiente para que el virus pierda viabilidad.

En estos casos, los dueños de las aves sacrificadas deben recibir una indemnización suficiente para evitar que traten de ocultar o demorar información que es mucho más valiosa cuanto antes se comunique.

Otra vía es la vacunación, combinada con la aplicación de otras medidas como una bioseguridad muy estricta, vigilancia epidemiológica y despoblamiento cuando se detecte que hay infección.

En México ocurrió otro brote en 1994, con otro tipo del virus IAN que se detectó también en Jalisco y, luego de extenderse, mutó en otros estados a una forma altamente patógena, la cual se eliminó por rifle sanitario . Pero, al adoptar luego el método de vacunación para eliminar la cepa menos patógena, ésta se volvió endémica y aún la tenemos con nosotros.

A medida que tengamos conocimiento más completo sobre las características y extensión del nuevo brote, las autoridades y los avicultores deberán decidir el camino a seguir, incluyendo la asignación de los recursos necesarios.

*Luis Fernando Iruegas Evaristo es especialista de la Subdirección de Evaluación Sectorial en FIRA. La opinión es responsabilidad del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

?lfiruegas@fira.gob.mx