Lo malo de elegir diputados, a través de una tómbola, para que representen a un partido es que se corre el peligro de que los elegidos tengan buena suerte pero cero sentido común. Ignoro cómo fue elegida para ser candidata de Morena por el Distrito XI de la Ciudad de México la diputada María de Lourdes Paz Reyes. Lo que sí sé es que fue electa de forma directa a través de las urnas y que su Distrito electoral comprende parte de las demarcaciones Iztacalco y Venustiano Carranza.

Traté de saber el currículum de la congresista, su trayectoria en la política y no encontré nada. En la página de internet del Primer Congreso de nuestra ciudad, existe una sección titulada “Conoce a tu Diputado”, en este caso diputada, al contactarla sólo aparece la fotografía de la representante popular, el Distrito electoral que representa y el partido político al que pertenece. De ahí en fuera ni un solo dato. ¿Dónde nació? ¿Qué estudios realizó? ¿Es soltera o casada? ¿A qué dedica el tiempo libre? Nada.

Es insuficiente, por no decir pésima, la información proporcionada por el área de comunicación de la Legislatura capitalina. Pero sería injusto cargarles la mano a los gestores de dicha página informativa: apenas llevan un poco más de siete meses organizándose, hay que darles su tiempo.

Pero vamos al punto, la diputada Paz Reyes propuso ante el pleno del Congreso de la Ciudad de México que se prohibiera la venta de cerveza fría en tiendas de abarrotes, misceláneas y —me imagino— que también en tiendas de conveniencia, con el objetivo de desalentar el consumo de este vital líquido —que diría mi compadre “El Ronco”— en los lugares de venta y en la calle.

Al parecer la legisladora, algunas correligionarias y algunos correligionarios —jamás usaré la espantosa fórmula de expresar, por ejemplo, las y los pendejos— de Morena piensan que los tomadores de cervezas, si éstas se encuentran calientes, van a abstenerse de gozar la mexicana alegría. Nanay. Son capaces de ponerles hielo, aunque se rebaje el sabor y se atenúe el contenido alcohólico; o esperarse sentados en la banqueta a que se enfríen en una cubeta dispuesta para ese propósito. De plano estos legisladores —así en genérico— no tienen sentido común, ni conocen al pueblo al que dicen representar. Además son clasistas porque los que toman cerbatanas en las banquetas son los pobres. Los fifís las degustan en su casa o en restaurantes y antros de categoría.

Invito al lector a imaginar lo siguiente. Se disputa un encuentro de futbol, en uno de esos campos en los que lo más conveniente es ganar el volado de saque o cancha para elegir que en el primer tiempo te toque la portería contraria que está de bajada; porque muchas canchas —de alguna forma hay que llamarlas—, en las que sábados y domingos juegan futbol los equipos de barrio, son disparejos terrenos con subida y bajada debido a que están en la falda de algún cerro, no tan pronunciado como el cerro de Paula, pero chútate el segundo tiempo, más cansado, y con la meta rival de subida, a ver si puedes correr tras el balón, hacerte de él, realizar una jugada y llegar con fuerza a soltar un trallazo que perfore la meta contraria.

Después del reñido partido uno de los equipos en el que juegan Cuauhtémoc, el Sol, el Indio, el Tecatote, el portero Corona, el calmadito al que apodan el Pacífico, el temido defensa central el Caguamón, los hermanos Montejo, uno de ellos se siente la Estrella del equipo porque su juego es muy Superior al de los demás, el otro se siente Modelo, pero por las llantas en la cintura —la nalga del juicio— parece barril. En fin, después de que dejaron en el terreno de juego todas sus energías, los muchachos del equipo Moctezuma Segunda Sección llegan hasta la tiendita de doña Chela Victoria, con sed: Doña Chela denos unas cheves bien elodias. La señora finge no escuchar la petición. Chelita, saque del refri las kawasakis. Apúrese que me vengo desbielando, me urge una serpiente bien frígida. Después de un juegazo como el de hoy se me antoja una serpentina bien elástica. Órale saque las muertas que este velorio está muy triste. Muchachos —dice la señora Victoria con aflicción pues ella perderá la venta—, no les puedo vender cervezas frías. ¿Qué? ¿Por qué? ¿Psss qué onda, doña? Es que los diputados de Morena prohibieron su venta. ¡Ya, qué gachos! Luego, luego se ve que les hace falta más bax.

Ha de ser cosa de López Obrador, pero me cae que en las próximas elecciones voy a ponerle Dos Equis a la boleta en favor del PRI.

Lo anterior viene al caso porque el pasado domingo estuve con unas personas de clase media-media, de las que no leen periódicos, por eso son felices —diría el clásico—, ignoran que el gobierno está compuesto de tres poderes y tres niveles, creen que la medida ya es un hecho, que va a imperar hasta en los hogares y que es una orden de AMLO. Total que entre la ignorancia de la sociedad y la falta de sentido común de los congresistas de Morena, nuestro pitcher presidencial ya tiene la casa llena con cero outs. Urge que haga algo más que lanzar su mañanera pelota ensalivada.

[email protected]

ManuelAjenjo

Escritor y guionista de televisión

El Privilegio de Opinar

Guionista de televisión mexicano. Conocido por haber hecho los libretos de programas como Ensalada de Locos, La carabina de Ambrosio, La Güereja y algo más, El privilegio de mandar, entre otros.