Buscar ingresos pasivos se ha convertido en un tema de moda y por ello mucha gente está interesada en generarlos. Sin embargo, es importante ponerlos en contexto porque se vende como si fuera la receta para volverse rico en poco tiempo. Es una idea seductora, pero no es tan fácil de lograr.

Empecemos por definir los ingresos pasivos. Se trata simplemente de hacer que nuestro dinero genere más dinero, que trabaje por nosotros, mientras dormimos. Hasta aquí todo bien: esto es algo que podemos lograr de muchas maneras y una de ellas es invertir nuestro dinero en una afore o en los mercados financieros. Nuestro dinero puede crecer de manera real si lo hacemos de manera correcta.

No obstante, para muchos el concepto de ingresos pasivos se entiende como algo que nos puede generar un ingreso constante, mes a mes. Un ejemplo podría ser tener un departamento para rentar: eso se puede convertir en un ingreso regular siempre que el inquilino nos pague correctamente. De lo contrario, es posible que tengamos que iniciar procedimientos para desalojarlo e incurrir en ciertos gastos. Es una prueba más de que no existe una inversión sin riesgo y que un ingreso “pasivo” puede terminar de manera temporal.

Algunos “gurús financieros” sostienen que la libertad financiera consiste en poder vivir sin tener que trabajar; es decir, de nuestros ingresos pasivos. ¿Eso es realista? Desde luego que sí, pero lleva muchísimos años construirlo, incluso quizá toda nuestra vida laboral.

El problema es que mucha gente piensa que es muy fácil, que podrá hacerlo en pocos años, lo cual difícilmente se logra. Requiere una enorme disciplina y llevar una vida sumamente frugal, con el fin de invertir más de la mitad del dinero que ganamos. ¿Se puede? Desde luego, hay muchos ejemplos en el mundo de personas que se retiraron antes de cumplir 40 años. Pero son las excepciones.

Sigamos con el ejemplo de la persona que compra un departamento para rentar. hoy en día, en muchas zonas de la Ciudad de México, el valor de la renta mensual equivale a entre 0.4% y 0.6% del valor de un departamento. Por simplicidad pensemos que es 0.5 por ciento. Eso significa que para poder obtener una renta mensual de 20,000 pesos necesitamos tener un departamento que valga alrededor de 4 millones de pesos (suponiendo además que ya está libre de hipoteca).

Un rendimiento de 0.5% mensual equivale a 6% anual. Pero además no podemos contar con la totalidad de ese dinero: habrá que pagar el predial y surgirán problemas que atender, como humedades. A veces se va el inquilino y tenemos que invertir en una manita de gato para poderlo volver a ofrecer, tiempo durante el cual no recibiremos ingresos. Entonces, en realidad el rendimiento será todavía menor.

Otra manera de generar ingresos pasivos es poner un negocio o comprar una franquicia. Sin embargo, manejar un negocio requiere toda nuestra atención; es decir, deja de ser ingreso pasivo, particularmente al principio. El riesgo aquí se incrementa muchísimo: infinidad de personas lo hacen sin un plan y sin capital inicial (he visto quienes sacan de su tarjeta de crédito para emprender).

Hay otras fuentes de ingresos pasivos, por ejemplo, comprar acciones de una empresa que paga dividendos. Sin embargo, éstos nunca son garantizados y dependen de las utilidades que hayan podido generar las compañías en las cuales hemos decidido invertir. Aun así, es una posibilidad.

Pero debemos entender una cosa: lograr vivir de nuestros ingresos pasivos es algo que requiere mucho tiempo, esfuerzo y disciplina férrea. Como en cualquier otro aspecto de la vida. No es tan fácil como muchas personas quieren pensar.

Sin duda, el camino para la construcción de nuestro patrimonio pasa por ahorrar e invertir parte del dinero que ganamos, para que ese dinero produzca más dinero. Todos deberíamos tener esa visión (en lugar de andarnos endeudando a meses sin intereses). Es también importante diversificar nuestras inversiones en distintas alternativas: algunas de ellas pueden generar ingresos constantes (pasivos), los cuales idealmente deberíamos reinvertir para potenciar ese crecimiento patrimonial.

Te invito a visitar mi página: http://www.PlaneaTusFinanzas.com, el lugar para hablar y reflexionar sobre finanzas personales.

Twitter: @planea_finanzas

[email protected]

Joan Lanzagorta

Coach en Finanzas Personales

Patrimonio

Ejecutivo de alto nivel en seguros y reaseguro con visión estratégica de negocio, alta capacidad de liderazgo, negociación y gerencia.

Además es columnista de Finanzas Personales en El Economista, Coach en Finanzas Personales y creador de la página planeatusfinanzas.com