Soriana, la segunda cadena de retail más grande de México, podría estar interesada en adquirir a Comercial Mexicana por cerca de 4,000 millones de dólares, por lo que disputaría esta operación con Chedraui.

La adquisición podría generarle a Soriana un incremento en sus márgenes, así como mayor presencia en la zona centro del país y la consolidación como la segunda cadena de autoservicio más grande de México en términos de ventas, estiman analistas.

Sin embargo, advierten sobre un incremento en el nivel de endeudamiento del grupo, además de que persiste la duda sobre su capacidad para integrar ambos negocios, considerando que no ha logrado hacerlo con Gigante, compañía que adquirió en el 2008.

Este lunes, el precio de las acciones de Soriana cayó 6.25%, a 38.27 pesos, en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

La principales preocupaciones son el nivel de apalancamiento, el hecho de que no ha logrado integrar las operaciones de Gigante y el bajo desempeño que ha tenido durante el año , dijo Verónica Uribe, analista de Monex.

Por su parte, Juan Elizalde, analista de Ve por Más, explicó que la compra podría llevar la razón de deuda neta a flujo operativo (EBITDA) de Soriana a 1.3 veces desde el nivel actual de 0.3 veces. Al cierre del tercer trimestre, Soriana contaba en caja con 1,179 millones de pesos, equivalentes a 84.6 millones de dólares, lo que representa apenas 1.7% del monto estimado por la compra de Comercial Mexicana de entre 4,000 y 5,000 millones de dólares.

La empresa no ha tenido un buen año, pues ha sido golpeada por el bajo consumo y el IVA fronterizo, por lo que podría concentrarse en recuperar dinamismo al interior antes de buscar otras alternativas de crecimiento.

De acuerdo con información divulgada en medios, la adquisición podría darse en dos escenarios: que incluya la compra de las 200 tiendas o únicamente de 160, excluyendo las unidades bajo los formatos City Market, Fresko y Sumesa.

Con la compra de las 200 unidades, Soriana aumentaría en 33% su número de tiendas, mientras que al comprar sólo 160, el incremento sería de 24 por ciento.

Actualmente opera 664 unidades, muy por debajo de las 2,234 que opera Walmart, pero por arriba de las 261 que tiene Chedraui y las 200 de Comercial Mexicana.

De acuerdo con datos de las empresas, las VMT de Soriana en el tercer trimestre del 2014 registraron una caída de 5.4% en este indicador, frente al incremento de 2.2% de Chedraui y 0.5% de Walmart. Comercial Mexicana, por su parte, mostró una ligera disminución de 0.3 por ciento.

Esta operación encierra fuertes sospechas para el derecho de la competencia: en otras jurisdicciones la compra del tercero más fuerte por el segundo suele ser vetada; en México las autoridades han mostrado una laxitud considerable. Para muestra un botón: la compra de Cinemark por Cinemex fue autorizada sin condiciones. El aumento de tamaño del segundo operador no se va a traducir en mejores eficiencias u opciones para el consumidor final; más bien al contrario, por esta razón la operación debería ser objetada por la Cofece.

Walmart posee más de dos terceras partes del mercado a pesar de que en los últimos años ha dejado de crecer tan vigorosamente como antes. Un mercado de dos y de tan difícil entrada -no hay duda- debería ser prohibido. No nos extrañe que salga luz blanca, como salió en la fusión de Televisa-Telcel, en las compras que hace Televisa y en la fusión de las dos grandes cerveceras.

*Máster y doctor en Derecho de la competencia, profesor investigador de la UAEM (Morelos) y socio del área de competencia, consumidores y protección de datos del despacho Jalife & Caballero.