Como era previsible, el presidente Andrés Manuel López Obrador, dobló su apuesta por lo que considera el “rescate de Pemex”.

Su gobierno decidió cerrar la puerta a la participación de inversionistas privados y cargar con el pago de la deuda de Pemex.

Durante la celebración del 83 aniversario de la expropiación de la industria petrolera, ratificó su principal objetivo: frenar la privatización del sector energético.

Dijo que se respetarán los contratos concedidos con la Reforma Energética pero advirtió que no se entregarán nuevas concesiones para su explotación porque el único dueño del petróleo es el pueblo.

Por otra parte, el director Octavio Romero anunció que a partir de este año el gobierno mexicano amortizará la deuda de Pemex. En el 2021, en una cantidad de 6,000 millones de dólares.

El Presidente de México declaró que la petrolera “es una empresa de la nación y siempre contará con el apoyo del gobierno de la República”.

La deuda total de Pemex es una de las más elevadas entre las empresas petroleras internacionales.

Decálogo: petróleo solo para mexicanos

El Jefe del Ejecutivo hizo público un decálogo para el rescate de Pemex, en el que entre otras cosas prometió producir en México las gasolinas que el país consume; extraer petróleo para refinar y no para exportar; no extraer más de 2 millones de barriles diarios de petróleo y sólo lo indispensable para satisfacer el mercado local; reponer al 100% las reservas y evitar el uso excesivo de combustibles fósiles; invertir más en la exploración y explotación de gas y evitar su quema irracional; continuar reduciendo la carga fiscal de Pemex; no aumentar en términos reales el precio de la gasolina, el diésel y otros combustibles; terminar de limpiar de corrupción a Pemex; y no despedir trabajadores y respetar sus condiciones contractuales.

Socializan deuda petrolera

El apuntalamiento del gobierno mexicano a Pemex implica que todos los contribuyentes terminaremos por pagar los platos rotos de esa empresa.Pemex es una de las empresas petroleras más endeudadas.

Al cierre del año 2020, la deuda financiera de la empresa se elevó en 14% y cerró en 113,000 millones de dólares.

Pemex no sólo es una empresa con una elevada deuda. También es una empresa que tiene un capital negativo de 2.4 billones de pesos.

Para el cierre del 2020 sumó pérdidas por 480,966 millones de pesos.De acuerdo con el reporte de la propia paraestatal se trata de un monto 38% superior que en el año previo, 2019.

El propio Romero reconoció en la presentación de su último informe financiero que durante el año del gran confinamiento, la compañía afrontó “la peor crisis de su historia”.

El “rescate” de Pemex se ha concretado hasta ahora con alivios fiscales e inyecciones de capital para mantener sus finanzas a flote y revertir los casi 15 años de tendencia a la baja en su producción.

A mediados de 2019, Pemex presentó su Plan de Negocios para el sexenio (2019-2024), en el que se contempla que la mayor parte de su financiamiento provenga de sus propios ingresos, con un apoyo cada vez menor por parte del gobierno federal.

El plan originalmente contemplaba que, en 2021, una tercera parte de los ingresos de la petrolera provinieran de apoyos del gobierno.

Para 2022, se dejarían los apoyos fiscales, pero aún recibiría inyecciones directas de capital. Para 2024, la empresa debería ser financieramente independiente de la federación. Este es el tercer año consecutivo en el que el gobierno de AMLO otorga ayudas a la petrolera.

A mediados de febrero anunció un salvavidas de 5,000 mdd. Romero Oropeza mencionó el jueves que los beneficios para la empresa serán de 73,000 millones de pesos (mdp) en 2021.

El nuevo estímulo fiscal es adicional a una reducción paulatina que se ha hecho a la tasa del Derecho de Utilidad Compartida (DUC) para que Pemex, cuente con recursos para reponer reservas e impulsar su producción.

Pemex está en el tablero no solo como pieza central en la política energética del país sino en su política económica.

marcomaresg@gmail.com

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.

Lee más de este autor