Como mexicano, es especialmente emotivo cuando un extranjero se expresa con tanto respeto y admiración de nuestro país. El general Óscar Naranjo, quien ejerció con enorme liderazgo la responsabilidad de dirigir a la Policía Nacional de Colombia entre el 2007 y el 2012, tiene una visión integral que, con base en su experiencia y resultados, nos muestra una forma distinta de construir la paz que anhela México.

Es evidente que el nuevo gobierno ha cambiado el tono al hablar de seguridad, incluso ha ido más allá al construir un nuevo discurso, en donde lo económico es la máxima prioridad. El cambio de discurso no significa ignorar el problema. En la experiencia del general Naranjo, México tiene un ejemplo por demás alentador.

El gobierno ha decidido apostar por un cambio paradigmático en la política de seguridad, que, como describe el propio general Naranjo, está inspirado en la sensibilidad por las víctimas y centrado en la protección de la vida, los derechos y las libertades.

La prioridad es reconstruir la confianza. México vive una crisis profunda por la desconfianza entre ciudadanos y hacia las instituciones. Es por ello que el general Naranjo reconoce la necesidad de instalar la política de seguridad como una política de Estado, con enfoque nacional y alcance regional, en lugar de limitarse a una política de partido o de gobierno.

A la luz de este nuevo enfoque, la seguridad se entiende como un valor democrático sin el cual la libertad, los derechos y la convivencia pacífica se quedan en aspiraciones y buenos deseos.

Los ciudadanos jugamos un papel fundamental en la lucha en contra de la corrupción y el escepticismo. Al entenderlo, la seguridad se convierte en multiplicador de confianza y garantía de victoria frente a la violencia. En esta nueva dinámica, la lógica de guerra que pone al delincuente como enemigo a vencer se sustituye por una lógica política. El propósito es hacer de la ley el instrumento que garantice la convivencia pacífica.

Por su capacidad y mérito, el general Naranjo tiene la autoridad moral para inspirar a un gobierno que ha decidido enfocar 80% de su esfuerzo en inteligencia y 20% en despliegue de las Fuerzas Armadas.

[email protected]?

Twitter: @armando_regil