Coloquialmente se podría decir que el presupuesto aprobado por los jubilosos diputados de Ignacio Mier quiso darle al violón -perjudicar al Poder Judicial- y le dieron al violín -fastidiaron a la Secretaría del Trabajo y Previsión Social—.

Ya advirtió el presidente de la Suprema Corte de Justicia Arturo Zaldívar que el duro recorte presupuestal dificultará que el Poder Judicial cumpla con los compromisos de la reforma laboral.

La vindicativa miopía del Ejecutivo olvidó que incumplir con la reforma laboral es violar el T-MEC, se los pudo haber explicado Luisa María Alcalde, titular del Trabajo, pero, cosas del Poder, nadie se lo preguntó.

Palacio, ¿quieren fraileso servidores públicos?

Cada vez parece más lejana la aspiración de que México, como otras democracias, cuente con servicio público profesional, ajeno a los vaivenes políticos, propios de las democracias, y que asegure el eficiente funcionamiento del Estado.

Como siempre, el actual gobierno reemplazó a muchos servidores públicos con sus simpatizantes y, también como siempre, crearon incertidumbre y, otra vez, nadie piensa hacer carrera en el servicio público, menos verlo como un plan de vida.

Hoy están peor, exigen tal “medianía” que difícilmente hasta los más entusiastas verán estar al servicio del Estado como un plan de vida. ¿Cómo hacerlo, si exigen austeridad casi equiparable al voto de pobreza de los frailes de las católicas ordenes mendicantes?

Salud: el patético síndromede las placas

Ante el ya crónico enredo en el sector salud, a veces, como ha dicho un clásico reciente, se hace necesario repetir historias ya publicadas, como cuando se recordó el deseo expresado al inicio del sexenio: “ojalá y no repitan el síndrome de las placas”.

Se hizo referencia como al llegar al lopezobradorismo al gobierno de la hoy CDMX, hicieron limpia en la Setravi, la oficina de las tarjetas de circulación, las licencias de manejo y la entrega de placas para autos nuevos o con nuevos propietarios.

Del 2000 al 2005, las placas que antes se entregaban inmediatamente, a los nuevos empleados les llevaba hasta seis meses. Así de larga la curva de aprendizaje. ¡Vive Dios! Los actuales funcionarios de salud ya casi cumplen tres años y no aprenden. La diferencia es que hace 16 años sólo eran placas vehiculares y hoy son vidas humanas..

Notas en remolino

Una pena, ahora es el CIDE, valioso y prestigiado centro de estudios, el que sufre las lanzadas vindicativas del radicalismo que ha organizado la versión de petate de la “revolución cultural de Mao” ... Caray, se enojó el coordinador de los senadores morenistas Ricardo Monreal porque la ministra Norma Piña les reconvino por aprobar algo inconstitucional, como el transitorio llamado “ley Zaldívar” ... El segundo de la mayoría demócrata del Senado de Estados Unidos, Dick Durbin recibió a una delegación plural de senadores mexicanos... A los que usan el pasado como hamaca, una frase de Harold Pinter, Premio Nobel de Literatura del 2005: “El pasado es lo que recuerdas, lo que imaginas recordar, lo que te convences de recordar, o lo que pretendes recordar” ...

José Fonseca

Periodista Político

Café Político

Lee más de este autor