En materia de energía limpia, México podría estar torciendo la ruta con severas consecuencias para las inversiones privadas nacionales e internacionales y en contra de los compromisos que contrajo a nivel internacional a través del Acuerdo de París para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, causantes del cambio climático.

La advertencia sobre el cambio de reglas y el impacto al sector privado la realizan no sólo las organizaciones gremiales del sector, sino incluso el órgano regulador: la Comisión Reguladora de Energía (CRE).

La decisión

El pasado 28 de octubre la Secretaría de Energía (Sener) publicó los nuevos lineamientos de Certificados de Energías Limpias (CEL).

En síntesis lo que permitirán las nuevas reglas será la entrega de CEL a las centrales de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) construidas antes del 2014. Ha sido un proceso en el que se venían escuchando las advertencias de quienes se oponen al cambio de reglas. Desde la presentación del anteproyecto a la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria, hasta su publicación.

La declaración

La secretaria de Energía, Rocío Nahle, aseguró —durante una entrevista radiofónica al programa Fórmula Financiera— que “los CEL no existen en ninguna otra parte del mundo; se crearon en México con la reforma energética y son un subsidio para las energías limpias”.

Luego afirmó que con base en una proyección que realizó la dependencia, el gobierno mexicano “pagará (por la compra de energía y bonos) una cantidad de 80,000 millones de pesos en los próximos 20 años”.

“Con el cambio de la normativa, el gobierno mexicano pagará 60% menos con la posibilidad de que la CFE tenga acceso a los CEL”, aseveró.

Para Nahle, se trata de un ejercicio de equidad porque con la reforma energética se dejaron fuera las 60 hidroeléctricas de la CFE.

La historia

En diciembre del 2015, más de 180 países acordaron medidas para disminuir sus emisiones de gases de efecto invernadero, causantes del cambio climático, a través del Acuerdo de París.

El objetivo es que la temperatura no se eleve más allá de 1.5 grados desde el inicio del compromiso hacia el año 2050, por causas atribuibles al humano y su actividad. Cada país hizo compromisos en distintos sectores.

En el tema energético, el compromiso implica dejar de usar combustibles fósiles para generar electricidad mediante fuentes limpias, como energía solar, eólica, hidroeléctrica.

En ese propósito, México optó por el mecanismo de CEL, que se adjudican a quien genera un MWh de energía con capacidad de generación instalada después de una fecha establecida.

Desde el inicio, el gobierno mexicano —durante la administración peñista— decidió que los CEL se entregaran sólo a generadores nuevos y la energía que produjeran.

Las pérdidas

El Consejo Coordinador Empresarial, que preside Carlos Salazar, es el que señala que el cambio de lineamientos de los CEL pone en riesgo inversiones, nacionales e internacionales, por más de 9,000 millones de dólares que se anclaron en las reglas originales de los CEL.

Y advierte que el cambio de reglas altera de manera sustantiva el marco regulatorio del sector energético, altera el trato equitativo entre los participantes del sector eléctrico, genera incertidumbre y vulnera la ejecución de inversiones.

Esta decisión —sostiene— desvirtúa el único mecanismo contemplado por la ley para conducir la transición energética de México y cumplir las metas nacionales obligatorias de adopción de energía limpia de 35% para el 2024, y los compromisos internacionales de mitigación de emisiones, adquiridos en la COP 21 y objeto de la próxima reunión de la COP 25, en Santiago de Chile.

El organismo empresarial anunció que se defenderá legalmente.

Las asociaciones Mexicana de Energía Solar (Asolmex) y Mexicana de Energía Eólica (AMDEE) recuerdan que el atractivo para destinar recursos a proyectos renovables está en la posibilidad de comercializar CEL. Incluso la Comisión Reguladora de Energía, el órgano regulador sectorial, advierte que las nuevas reglas desincentivan la construcción de nuevas centrales de energía renovable.

La Asolmex que dirige Israel Hurtado afirmó que los cambios provocarán un daño directo económico en los proyectos de inversión privada y anunció que acudirán a las instancias nacionales e internacionales para defender sus derechos.

Víctor Florencio Ramírez Cabrera, vocero de la Plataforma México Clima y Energía, en un texto publicado recientemente dice que con esta maniobra el gobierno mexicano podrá no instalar nuevas centrales, no generar energía limpia con instalaciones nuevas, no comprar CEL ni adquirirlos en subastas, pero sí fingir el cumplimiento de sus obligaciones de CEL,aprovechando su capacidad de generación limpia vieja.

El Estado mexicano mediante estas modificaciones permitiría que CFE simule cumplir, a sabiendas de que todo el mundo, literalmente, vea esa simulación.

Conclusión

Es una nueva confrontación del gobierno con la iniciativa privada. A pesar de la mesa de negociación energética y de los discursos y fotografías que buscan retratar una buena relación, se trata de una nueva confrontación. Dados los antecedentes, en los que los organismos cúpula han perdido frente al gobierno, se ve muy cuesta arriba que puedan ganar este pleito. Al tiempo.

ATISBOS

SANTA LUCÍA.- La Asociación Internacional de Transporte Aéreo advierte que no se puede iniciar la construcción del aeropuerto de Santa Lucía sin considerar la retroalimentación de las aerolíneas.

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.