Bimbo es líder en la industria de panificación con 4.3% de participación de mercado global, lo cual demuestra espacio para crecer aún y es líder en varios segmentos y países con seis marcas que reportan ingresos superiores a US1,000 millones anuales

De las ventas, 50% proviene de Norteamérica, 31% de México, 10% se origina en Latam y 9% en la región de Europa, Asia y África (con operación marginal en Marruecos).

Con ello, 57% de la venta ahora se genera en países desarrollados, y 93% en países con grado de inversión, lo que implica una operación en países con relativa estabilidad macroeconómica.

No obstante, la acción de Bimbo se ubica en mínimos históricos, por debajo de 34 pesos que, quitando una sobrerreacción del mercado por los débiles resultados reportados al 2019-II (las ventas retrocedieron -0.6% a/a), la acción se encuentra a niveles no observados desde marzo del 2014.

Hay preocupación por parte de los inversionistas en que el portafolio de Bimbo experimente un retroceso constante en los volúmenes de venta, particularmente de los segmentos de pan dulce y snacks, que representan alrededor de 30% de sus ventas.

Asimismo, la nueva ley de etiquetado en México, si bien la administración no espera un impacto negativo en ventas, implicará mayores costos en el arranque al adaptar el empaque a la nueva regulación, lo que Bimbo estima tomará entre tres y cuatro meses.

Hay que considerar que dicha industria es la que presentaría menores crecimientos en ingresos y EBITDA para los próximos 12 meses del conglomerado de alimentos y bebidas, quedando por debajo de bebidas, proteínas y alimentos enlatados.

Dado el crecimiento estimado en EBITDA de digito medio-alto hacia el 2020, presentado en su día del inversionista, consideramos una atractiva valuación a futuro de la empresa. El múltiplo esperado de la industria Valor Empresa/EBITDA para el 2020 es de 8.33 veces.

La reciente colocación de 600 millones de dólares mejoró el perfil de financiamiento de la empresa (tasa de 4% vs costo de fondeo ponderado de 6%); por otro lado, la administración se encuentra en línea de reducir el apalancamiento neto a EBITDA hacia 2.5 veces.

Considerando el múltiplo 2020 de la industria, la guía de crecimiento en EBITDA, las condiciones actuales de mercado y un castigo de 10% al valor de capitalización esperado de Bimbo por menor crecimiento en la industria de alimentos y un riesgo cambiario ante un posible deterioro de las condiciones políticas y económicas de México, estimamos un precio objetivo al cierre del 2020 de 43.0 pesos por acción, lo que implica un potencial con dividendos de +28% para el 2020.

Por otro lado, Alsea llevó a cabo su Día del Inversionista en Nueva York, en donde pudimos ver la estrategia de la empresa hacia el mediano plazo, a 30 años de haber iniciado operaciones.

El enfoque principal de la empresa es maximizar el valor, buscando desarrollar la lealtad del cliente al generar una experiencia completa de compra ofreciendo sus productos tanto en los restaurantes como con entregas a domicilio. Las entregas se hacen a través del sistema de Alsea o con la diversa gama de plataformas que ofrecen servicios de entregas.

La empresa está enfocada en la retención del personal en un sector de alta rotación de empleados. Se está empoderando a los gerentes operativos como si fueran dueños de las marcas, lo que genera incentivos para incrementar la rentabilidad.

Hacia el siguiente año, se buscará seguir manteniendo la atención en aquellas marcas que son más rentables y principalmente se buscará lograr mayores eficiencias en las operaciones de Europa, que iniciarán su segundo año bajo el sistema de Alsea.

En este mercado se ve una importante oportunidad de mejora, así como de un mayor posicionamiento de las marcas. Se han detectado las locaciones menos rentables y se han ubicado nuevas plazas en donde rápidamente se ha incrementado la afluencia de clientes, principalmente en las cafeterías de Starbucks.

Con estos cambios, se tiene la expectativa de crecer año con año en un medio dígito logrando un avance a través de ventas mismas tiendas y ventas totales. Se seguirá implementando el modelo operacional de Alsea en la nueva región y se buscará concluir la primera fase de las sinergias en la nueva operación.

La administración de la empresa ha demostrado su capacidad para adaptarse a nuevas condiciones tanto económicas como de competencia, así como nuevas dinámicas por parte de los clientes. Las marcas que opera siguen teniendo una mayor rentabilidad y esto es lo que premia el mercado. El precio de la acción ha venido subiendo, y consideramos se mantiene un potencial de apreciación hacia el 2020.

*Cristina Morales y Alberto Carrillo, analistas senior de Signum Research.