Las reparadoras de crédito tienen un modelo de negocio cuestionable por varias razones. Para que el programa “funcione” sus clientes tienen que suspender todos los pagos a sus acreedores y caer en cartera vencida, afectando su historial crediticio. No se comprometen a nada pero el cliente sí se obliga a pagar cuantiosos honorarios. Finalmente, las personas podrían aplicar este modelo con éxito similar, sin necesidad de contratarlas.

¿Cuánto cobran las reparadoras de crédito?

Hay distintas y cada una tiene sus cuotas establecidas, pero podemos hablar de los honorarios de una de las más populares. Se divide en dos partes:

1. Una cuota fija de 55 pesos por cada 10,000 que deba el cliente. Esto equivale a 6.6% anual sobre lo que debes y te la cobran automáticamente de la cantidad que depositas en la cuenta individualizada que te abren.

Por ejemplo, si debes 200,000 pesos en varias tarjetas de crédito, te van a cobrar un honorario de 1,100 pesos al mes (13,200 al año) sólo por el “privilegio” de manejar tu cuenta.

Pero también lo podrías ver de otra forma. Pensemos que entras al programa y puedes comprometerte a ahorrar 8,000 pesos al mes para poder, algún día, salir de deudas. De esos 8,000 te van a quitar 1,100 pesos cada mes (13.75%) dejándote sólo con 6,900 de ahorro real para abonar a tus deudas. 

2. Una comisión por “éxito” del 15% sobre el descuento “que te consiguieron”.

Pensemos que en 12 meses los cobradores aceptan un pago total de 50,000 sobre tu deuda que originalmente era de 200,000. Esto significa un descuento del 75% (es decir, 150,000 pesos).

Entonces, la reparadora te va a cobrar una comisión de 15% sobre esos 150,000 que te “ahorraste”, es decir: 22,500 pesos. Si a eso le sumas la cuota fija que pagaste durante 12 meses (13,200) la reparadora se embolsó 35,700 en total.

Como explicamos en la primera parte, por la forma como se maneja la cartera vencida en México, lo más probable es que los cobradores te hubieran ofrecido ese mismo descuento de manera directa, sin pagar tantísimo dinero a la reparadora, simplemente ahorrando por tu cuenta.

Es importante recalcar que hacer esto implica una suspensión de pagos y eso nunca es una buena opción a menos que uno esté tan endeudado que simplemente le sea imposible mantenerse al corriente. Afecta nuestro historial crediticio al menos durante los siguientes seis años (72 meses). No sólo aparecen los meses que dejaste de pagar sino también, liquidar con descuento implica que se causó quebranto, lo cual también queda registrado en tu historial. Cada institución financiera tiene sus políticas de otorgamiento de crédito pero la gran mayoría automáticamente rechaza a estos clientes.

Ahora bien, algunas reparadoras ofrecen también “sanear tu buró” una vez concluido el programa. Esta es otra verdad a medias, ya que el historial permanece y no se puede cambiar / borrar (eso incluye las quitas).

La manera como lo hacen es ofreciéndote un crédito, que quizá no necesites, a una tasa de interés muy elevada. Este préstamo usualmente es otorgado por una Sofom asociada con la reparadora de crédito (lo cual le implica un ingreso adicional a la reparadora). La idea es que vayas pagando este préstamo y eso vaya generando un historial “positivo” que pueda recuperar tu score de manera más rápida.

contacto@planeatusfinanzas.com

Joan Lanzagorta

Coach en Finanzas Personales

Patrimonio

Ejecutivo de alto nivel en seguros y reaseguro con visión estratégica de negocio, alta capacidad de liderazgo, negociación y gerencia.

Además es columnista de Finanzas Personales en El Economista, Coach en Finanzas Personales y creador de la página planeatusfinanzas.com

Lee más de este autor