De acuerdo con estimaciones del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por su sigla en inglés), la producción mundial de algodón para el ciclo 2012/13 presentará una reducción de 8.2% en comparación con el ciclo 2011/12, para ubicar el volumen de producción de la fibra en 24.8 millones de toneladas.

La evolución negativa en la producción del algodón se puede explicar por el cambio hacia cultivos con mayor rentabilidad, así como por una desaceleración en la demanda de la fibra, por factores económicos.

Durante el ciclo 2009/2010, el mercado del algodón atravesó por un importante periodo de inestabilidad, consecuencia de la baja disponibilidad de la fibra, así como una alta demanda de la misma. Esta situación impulsó los precios de referencia internacional a niveles históricos; el índice Cotlook-A, publicado por el Cotton Outlook, alcanzó un pico de 5,372 dólares por tonelada en marzo del 2011. Esta coyuntura de precios reactivó el interés por la fibra, que se tradujo en un incremento de 13.5% en el volumen de producción obtenido en el siguiente ciclo.

Actualmente, la basta disponibilidad del algodón, observable en los niveles de inventarios mundiales, que se ubican en los más altos de la década, así como la disminución en la demanda del mismo por el cambio hacia fibras sintéticas han deprimido el precio de referencia.

En las últimas sesiones, la tonelada ha cotizado en 1,794 dólares, es decir, 67% menos en relación con el máximo alcanzado en el 2011. Dicha situación ha desincentivado al productor de algodón.

El consumo mundial de algodón para el ciclo 2012/2013 se estima con un crecimiento de 3.5%, impulsado principalmente por India y Pakistán. Sin embargo, este incremento es comparable con la disminución de 9.0% observada en el ciclo 2011/2012. Así, a pesar de que el consumo crecerá, todavía se ubicará como uno de los volúmenes de consumo más bajos de la década.

Es importante destacar que el consumo del algodón está altamente relacionado con la evolución de la situación económica mundial, pues ante periodos de crecimiento económico, la industria manufacturera, incluyendo la textil, principales consumidores, demandan más fibra.

Así, la realidad económica mundial (en donde la eurozona atraviesa por un periodo crítico de consolidación financiera y China, el principal consumidor de algodón en el mundo, atraviesa un periodo de desaceleración económica) provocará que el mercado del algodón continué deprimido. ?

*José Renato Navarrete Pérez es especialista de la Subdirección de Investigación Económica. La opinión es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

jrnavarrete@fira.gob.mx