La relación entre EU y México presenta elevada radiación como una nube procedente de Chernobyl.

Entre los meses de abril y mayo tuvo que haber aterrizado en el aeropuerto de la ciudad de México un avión originario de la capital de Rusia, Moscú. No lo hizo. No lo dejaron.

El primer vicepresidente de la Duma Estatal (Congreso), Ivan Melnikov, tenía programado un viaje oficial a México para visitar el recinto de San Lázaro y a funcionarios del gobierno del presidente López Obrador, pero horas antes de que abordara un avión oficial, le informaron que no podría aterrizar en la ciudad de México.

Lo hizo en La Habana,Cuba, el 30 de abril y permaneció en la isla durante cinco días.

De acuerdo con dos congresistas mexicanos que me compartieron la información, y que me pidieron que no revelara sus nombres, el primer vicepresidente de la Duma “pudo viajar a Cuba, pero ya no lo dejaron volar sobre el golfo de México”, me comenta uno de ellos.

El avión que trasladaría a Melnikov a la ciudad de México tiene una autonomía de 14,000 kilómetros; la distancia entre Moscú y la ciudad de México es de 10,713 km. No necesitaba hacer ninguna escala para repostar gasolina.

Las sanciones que ha impuesto el gobierno del presidente Trump a la dictadura de Nicolás Maduro prácticamente han cercado por mar, tierra y aire a Venezuela. Desde que el régimen de Maduro anunciara que Rusia les enviaría ayuda humanitaria y refuerzos militares, Estados Unidos ha reforzado el cerco. Sin embargo, resulta polémico que a la nave rusa le impidieran viajar hacia México a través del golfo de México.

Entre La Habana y Miami hay 367 kilómetros de por medio; entre La Habana y la Ciudad de México, 1,783 km.

¿Quién ordenó que el avión ruso no aterrizara en la ciudad de México? Es evidente que la orden salió de Estados Unidos y México no le ofreció al primer vicepresidente de la Duma alguna opción alternativa. El problema, me dicen los congresistas mexicanos, no era el viaje de Melnikov, sino el avión.

Así surgió la reacción del funcionario Melnikov: no viajaría en avión comercial de La Habana a la Ciudad de México por cuestiones de protocolo de seguridad.

Fue Barack Obama el que abrió el tema de las fronteras marítimas del golfo de México en el 2014, justo cuando anunció su giro geopolítico con Cuba.

Sergio Alcocer, entonces subsecretario de Relaciones Exteriores para América del Norte, opinó al respecto: “Los tres países somos los dueños del golfo de México, y lo importante es ponernos de acuerdo y establecer las reglas bajo las cuales podemos explotar este tipo de recursos de una manera sustentable” (Expansión, 18 de diciembre del 2014).

Desde que el senador Marco Rubio le dijera al presidente Trump que incrementara su hostilidad hacia México por la cercanía que existe entre el partido del presidente López Obrador con la dictadura de Nicolás Maduro, la construcción del ambiente diplomático de la Casa Blanca hacia el gobierno mexicano ha sido más hostil y contaminante. Ya lo vimos con el tema del jitomate. Idea 100% de marco Rubio.

Ahora, la contaminación del ambiente, como una nube de Chernobyl, ya alcanzó a la migración y a las matrículas de los aviones.

Fausto Pretelin Muñoz de Cote

Consultor, académico, editor

Globali... ¿qué?

Fue profesor investigador en el departamento de Estudios Internacionales del ITAM, publicó el libro Referéndum Twitter y fue editor y colaborador en diversos periódicos como 24 Horas, El Universal, Milenio. Ha publicado en revistas como Foreign Affairs, Le Monde Diplomatique, Life&Style, Chilango y Revuelta. Actualmente es editor y columnista en El Economista.