El mundo se ha visto sorprendido ante una epidemia mundial si bien estrictamente parecería no representar un riesgo significativo para la salud ha generado reacciones drásticas de distintos gobiernos y efectos negativos sobre el nivel de actividad económica mundial.

A la fecha, la OMS reporta 93,090 casos confirmados de los cuales 80,422 se encuentran en China. Del total de muertos 2,984 se han producido en China y sólo 214 fuera de China; sin embargo, en las últimas 24 horas, sólo 38 nuevos fallecimientos son de China mientras que 48 son fuera de ese país.

Después de los 80,000 casos de China, los países con más número de personas infectadas son Corea con 5,300 e Italia con 2,500 casos.

La tasa de crecimiento de nuevos casos en China se ha estabilizado y tiende a reducirse, como resultado de las medidas de aislamiento social decretadas. El crecimiento en Europa fue sumamente acelerado (particularmente en Italia), pero también está empezando a frenarse, por las medidas de decretadas (como Italia con la suspensión de clases en universidades y escuelas).

La tasa de letalidad en China es superior a 3% mientras que fuera de China es apenas superior a 1 por ciento. Siendo la mayoría de los fallecimientos en personas de más de 60 años. Para poner en perspectiva la letalidad de esta enfermedad, la epidemia actual ha provocado un poco más de 3,000 muertes, mientras que la influenza H1N1 generó un total de 18,500.

Lo que ha generado una reacción tan adversa es la incertidumbre. El hecho de que la enfermedad haya presentado episodios de contagio en etapa asintomática, que tengas periodos de incubación tan largos y que aún no existen tratamientos plenamente probados para su atención (ni una vacuna probada), genera incertidumbre, particularmente por el hecho de posibles mutaciones del virus.

Se estima que el efecto en reducción de la actividad económica de China (por una menor presencia de personas en las fábricas, como por un freno a las exportaciones de ese país) podría representar una caída de cerca de 2 puntos de crecimiento del PIB en el 2020; si recordamos que China representa casi un tercio del crecimiento mundial, ello genera un efecto de desaceleración que afectará a la economía mundial.

Se ha generado un efecto de contagio en mercados financieros cuyo principal enemigo es la incertidumbre. Al desconocer la gravedad, profundidad y duración de este efecto la reacción es sumamente negativa. Adicionalmente, medidas como el recorte de tasas de la Reserva Federal son señal de preocupación mayor.

Más que pensar en teorías conspirativas hay que recordar que, en escenarios de desaceleración y particularmente de incertidumbre, invariablemente pierde la mayoría. Pierden los mercados financieros, pierden los fondos de inversión privados, soberanos y aquellos que manejan grandes fondos pensionarios. Pierde la industria y los empresarios ante una reducción de su nivel de actividad y con incertidumbre sobre sus ganancias futuras. Pierden los trabajadores que ven reducidas sus jornadas laborales y sus ingresos.

La visión de que los grandes capitales ganan en momentos de especulación es incorrecta. Coyunturalmente pueden ganar algunos jugadores específicos ante condiciones de compras de pánico, que representan una muy pequeña fracción de la actividad económica. Es poco probable que los vendedores de geles antibacteriales tengan un mayor es interés económico que los grandes fondos de inversión global. Lo importante es mantener un adecuado nivel de información para evitar que el temor y la incertidumbre genera afectaciones económicas adicionales y se alimenten de teorías conspirativas y versiones sin fundamento científico que poco o nada tienen que ver con la realidad.

Raúl Martínez Solares

CEO de Fibra Educa y Presidente del Consejo para el Fomento del Ahorro Educativo

Economía Conductual

El autor es politólogo, mercadólogo, financiero, especialista en economía conductual y profesor de la Facultad de Economía de la UNAM. CEO de Fibra Educa y Presidente del Consejo para el Fomento del Ahorro Educativo.

Síguelo en Twitter: @martinezsolares