Andrés Manuel López Obrador llevó los Programas Integrales para el Bienestar a Ciudad Nezahualcóyotl, acompañado por el gobernador priista del Estado de México, Alfredo del Mazo, y del alcalde perredista Juan Hugo de la Rosa García.

AMLO regresó a Neza ayer. La primera vez que visitó esta joven demarcación —fundada en 1963— fue hace 28 años, cuando emprendió el Éxodo por la Democracia para protestar por el fraude electoral en Tabasco. Entre 1994 y 1999, el líder político regresó muchas veces a esta demarcación mexiquense, que junto con Texcoco tuvo alcalde perredista por primera vez hace 25 años.

AMLO pasará el fin de semana en Oaxaca, cuna de muchos pobladores de Nezayork. En la víspera del primer aniversario de su triunfo en las urnas, el ejecutivo federal pugna ahora por la unidad para transformar al país. “Le tengo respeto y reconocimiento al gobernador Alfredo del Mazo (...) Lo digo porque lo siento y además porque lo creo necesario, el que se respete a la autoridad y que haya unidad de todo el pueblo para lograr la transformación de México, ése es mi planteamiento”.

“Y también mi reconocimiento al presidente municipal de Neza”, apeló.

Este bastión sigue siendo de izquierda, pero su alcalde ya no milita en las filas del PRD, al igual que la mayoría de los líderes de la corriente Alternativa Democrática Nacional. Tampoco el senador Juan Zepeda —quien también gobernó Ciudad Nezahualcóyotl y compitió por la gubernatura contra Alfredo del Mazo hace dos años— ni el exalcalde potosino, José Ricardo Gallardo Cardona, uno de los primeros en iniciar la emigración en el sol azteca, junto con otros nueve integrantes del Grupo Parlamentario en la Cámara de Diputados.

Ambas entidades —junto con Michoacán y CDMX— concentraban los bastiones más sólidos del PRD. Pero luego de tres años de continuos descalabros electorales, el eclipse de esta formación partidista sería total.

Y es que la iniciativa impulsada por la cúpula partidista, para ceder el registro nacional ante el INE a una nueva formación, que postularía a académicos, empresarios y líderes sociales como candidatos al Congreso de la Unión en los comicios intermedios, ha concitado el repudio de la mayoría de las corrientes internas más representativas... y también de ONGs que se habían volcado a la construcción de una nueva organización partidista, concebida como “un nuevo espacio político para renovar el quehacer político desde la ciudadanía”.

Apenas el pasado jueves 26, un bloque de líderes que participaban en el colectivo Vamos se deslindó del PRD y de su nueva faceta —provisionalmente denominada Futuro 21—, a quienes definieron como “una reacción oportunista, que sólo propone reciclar personajes de cuestionable calidad moral en su quehacer político.

Vamos se fragmentó, después de una consulta interna promovida por Mucio Israel Hernández Guerrero, excomisionado presidente del InfoDF. “La ruta de Vamos buscaba boicotear intereses personales, políticos y económicos”, definió el dirigente capitalino. “Quienes se van a Futuro 21 buscaban coptar y comprar un membrete para boicotear a la Cuarta Transformación y al gobierno de Andrés Manuel López Obrador”.

Y la mayoría decidió sumarse a las Redes Sociales Progresistas, en lo que podría interpretarse como el primer acercamiento formal entre grupos identificados con René Bejarano —líder de Izquierda Democrática Nacional— y las bases elbistas.

Al anunciar su cambio de ruta, Hernández  Guerrero aludió directamente a esa peculiaridad. “La descalificación e injurias de aquellos que hacen de las RSP y de la maestra Elba Esther Gordillo —quien ha mostrado una amplia simpatía a este nuevo espacio— es señal del importante activo que orienta lo que con seguridad será nuestro partido”.

EFECTOS SECUNDARIOS

REFUGIADOS. Diego Gutiérrez Morales y Enrique Ochoa Reza se conocieron hace una década, cuando ambos trabajaban en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. El primero era yerno del presidente de la SCJN, Juan Silva Meza, y el segundo —exsecretario particular de la presidenta del TEPJF— era el director del Centro de Capacitación Judicial. Hace cinco años volvieron a coincidir, cuando Ochoa Reza llegó a la dirección general de la CFE y nombró a su amigo coordinador de administración, inicialmente bajo las órdenes de Héctor de la Cruz Ostos, aunque luego se incorporó al staff del funcionario peñista a quien ya no pudieron acompañar en su travesía en el CEN del PRI. Ahora, en la 4T, ese grupo está reagrupándose en la SCJN, a la que Gutiérrez Morales regresó como oficial mayor y designó a su exjefe como director general de Planeación, Seguimiento e Innovación. Por sus manos pasaron los contratos que ahora están en el arbitraje internacional... y también algunas contrataciones polémicas, como las del ingeniero Sergio Bazán Pérez, quien supervisó el proyecto Pidiregas Polígono Roma III, no obstante estar inhabilitado para prestar servicios en el sector público por la Secretaría de la Función Pública.

IMPUGNACIÓN. Hace dos meses, el pleno de la Cámara de Diputados elegiría a los contralores de los órganos autónomos y la nueva Fiscalía General de la República. Las ternas seleccionadas por las comisiones unidas de Anticorrupción y Transparencia y de Vigilancia llegaron a la Junta de Coordinación Política, donde tomaron acuerdos. El candidato mejor evaluado para el OIC del Inegi era el exalcalde priista de La Paz, Ricardo Garza Espíritu. El legislador petista Óscar González Yáñez, se comunicó con él para felicitarlo y convocarlo a rendir protesta, pero finalmente fue designado Manuel Rodríguez Murillo, quien ni siquiera figuraba en la triada finalista. Luego de tres semanas de evasivas y desaguisados, Garza Espíritu acudió a un juzgado federal para solicitar que el proceso para designar al contralor del Inegi sea anulado. Su petición fue admitida. Para el OIC de la Cofece había sido seleccionada otra exalcaldesa priista, Elizabeth Morales García, de Xalapa, pero su nominación se estancó, luego de que se le vinculara con el exgobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa. Hoy, en el último día de sesiones del periodo extraordinario en San Lázaro, finalmente quedará cubierta esa vacante.

Alberto Aguirre

Periodista

Signos vitales

Periodista y columnista de El Economista, autor de Doña Perpetua: el poder y la opulencia de Elba Esther Gordillo. Elba Esther Gordillo contra la SEP.