Más de 3,000 líderes globales asisten a Davos en el 2020, pero los reflectores serán para dos de ellos: Donald Trump y Greta Thunberg. La razón es que el cambio climático se ha convertido en el gran tema de la cumbre, por encima de otros asuntos, como el capitalismo de stakeholders, que es el subtítulo propuesto por los organizadores del WEF y el debate sobre la Cuarta Revolución Industrial, que Davos puso en la mesa hace un lustro.

Donald Trump y Greta Thunberg representan los dos polos en el debate del cambio climático: la negación y el llamado a la acción inaplazable. Es un asunto ideológico, pero también generacional. Donald Trump tiene 73 años y Greta Thunberg, 16. El presidente y la activista no compartirán escenario en las montañas suizas, pero sus presentaciones darán la nota en la cumbre. ¿Habrá un guiño de Donald Trump a los medioambientalistas? ¿Podrá Greta Thunberg lograr en Davos lo que no consiguió en la ONU?

El WEF no es neutral en este debate. El 15 de enero dio a conocer su lista de los principales riesgos globales y coloca en los cinco primeros lugares asuntos medioambientales. “El escenario político está polarizado, los niveles del agua suben y hay incendios como no habíamos visto”, advirtió Borge Brende, presidente del foro económico: “Tenemos una pequeña ventana de oportunidad y si no actuamos en los próximos 10 años, nos estaremos moviendo en la cubierta del Titanic”.

Greta Thunberg llegará a Davos caminando a través de los Alpes Suizos y en calidad de rockstar. El WEF le abre las puertas como una manera simbólica de pintarse de verde, pero también para acercarse a los jóvenes. “Estamos muy cerca de vivir una crisis intergeneracional”, reconoce el profesor Klaus Schwab, fundador del foro. Lo expresa con claridad: “Los jóvenes tienen derecho de estar muy preocupados y enojados. Hemos creado un sistema que pone en riesgo el futuro del planeta. Un sistema que no garantiza los recursos para el funcionamiento de la seguridad social y la infraestructura”.

El foro económico de Davos ha abierto las puertas a los menores de 20 años. Habrá 12 de ellos en las sesiones de Global Shapers, donde participan otros 38 menores de 30 años. “Debemos actuar para reparar la inequidad intergeneracional, porque el ciclo de injusticia entre generaciones no se corregirá por sí mismo”, afirma el profesor Schwab.

¿Podrá Davos abrirse a los jóvenes e ir más allá del maquillaje verde? Ésa es una de las grandes cuestiones en su 50 aniversario.

Luis Miguel González

Director General Editorial de El Economista

Caja Fuerte

Licenciado en Economía por la Universidad de Guadalajara. Estudió el Master de Periodismo en El País, en la Universidad Autónoma de Madrid en 1994, y una especialización en periodismo económico en la Universidad de Columbia en Nueva York. Ha sido reportero, editor de negocios y director editorial del diario PÚBLICO de Guadalajara, y ha trabajado en los periódicos Siglo 21 y Milenio.

Se ha especializado en periodismo económico y en periodismo de investigación, y ha realizado estancias profesionales en Cinco Días de Madrid y San Antonio Express News, de San Antonio, Texas.