¿Qué es más importante? ¿La presunción de inocencia? ó ¿la inhibición de la delincuencia?

¿Qué debe prevalecer? ¿El derecho a defenderse en libertad de los ciudadanos? o ¿la obligación  de la autoridad de prevenir e inhibir los delitos que merman los recursos públicos?

Eso es justamente lo que debatió y resolvió el máximo tribunal de justicia de la Nación.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) resolvió por mayoría de votos que la Prisión Preventiva de Oficio por defraudación fiscal, contrabando y facturación falsa, es inconstitucional.

Con ello asestó un severo golpe al gobierno lopezobradorista, que impulsó los cambios legales.

Y, quienes se opusieron desde el principio a ellos, lo celebraron.

El argumento central de la Corte es que la Prisión Preventiva de Oficio, para los casos citados, es contraria a la presunción de inocencia y los delitos previstos en el cambio a la ley, no son de seguridad nacional.

Para dos de los más importantes promotores de los cambios legales, la jefa del Servicio de Administración Tributaria (SAT), Raquel Buenrostro y el Procurador Fiscal de la Federación, Carlos Romero, la resolución de la SCJN “atenta contra la recaudación” y contra la “percepción de riesgo” de los contribuyentes y en consecuencia elimina el efecto preventivo e inhibitorio en quienes buscan evadir o eludir al fisco.

Hay que recordar que en el año 2019 se aprobaron las reformas al Código Fiscal de la Federación, que consideran a los delitos fiscales como: el contrabando, la defraudación fiscal y la facturación falsa, como asuntos de seguridad nacional y consecuentemente ameritan Prisión Preventiva de Oficio.

Es decir, se aprobó la Prisión Preventiva Oficiosa, para todos aquellos que están siendo investigados por cualquiera de los delitos anotados, aunque todavía no hayan sido acusados.

Esa ha sido la principal arma con la que las autoridades fiscales, pudieron recaudar 500 mil millones de pesos en el año 2020, afirman los funcionarios gubernamentales.

Ciertamente, en el año pandémico, a pesar de la profunda recesión económica que causó, la recaudación fiscal fue histórica y atípica. Fue tan elevada la recaudación fiscal que Buenrostro ha dicho que, por eso no ha sido necesario proponer una reforma fiscal que incluya aumento y/o nuevos impuestos.

En ese punto el SAT y la PFF tienen toda la razón. Las modificaciones legales se convirtieron en una poderosa arma que obligó a muchos evasores fiscales a ponerse al corriente. Y muy seguramente a muchos otros a evitar caer en esos delitos.

La Prisión Preventiva de Oficio y la consideración de los delitos fiscales mentados como un asunto de seguridad nacional, fueron impugnados desde un principio por defensores de los derechos humanos y por las organizaciones empresariales.

El caso llegó a la Corte y ahí 8 de sus integrantes votaron en contra. Sólo las dos ministras, Yazmin Esquivel y Margarita Ríos Farjat  -nombradas por el presidente Andrés Manuel López Obrador- y el ministro José Fernando Franco González, votaron a favor.

Los argumentos de los que votaron a favor se centraron en, el escandaloso número de personas y el superlativo monto (que ronda los 3 billones de pesos) birlado en años recientes, por los tramposos factureros, defraudadores y contrabandistas, para quienes votaron a favor.

Mientras que los que votaron en contra advirtieron la inconstitucionalidad de la Prisión Preventiva de Oficio y la descalificación de seguridad nacional, de los delitos fiscales.

Romero ha repetido hasta el cansancio que la evasión fiscal se convirtió en un deporte nacional. Fue su argumento para impulsar los cambios legales ahora echados para atrás por la Corte.

Con los números alcanzados en recaudación por el SAT, Buenrostro tiene un punto claro a su favor respecto de la eficacia de los cambios legales, vigentes en 2020.

Los defensores de la legalidad tienen un punto muy fuerte cuando hablan de la necesidad de respetar la presunción de inocencia de los individuos.

También lo tienen cuando refieren que los cambios a la ley violan tratados internacionales.

La Corte actuó como fiel de la balanza y defendió la constitucionalidad de las leyes. Al tiempo.

marcomaresg@gmail.com

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.

Lee más de este autor