Esta NOM 051 está muy en línea con la mentalidad binaria de la 4T de “buenos contra malos”; ahora “productos buenos vs. productos malos”.

Probable escena cuando próximamente vaya a un supermercado: “Disculpe, ¿Dónde encuentro las mermeladas?” –“las que cumplen con las normas de contenido del producto están en el pasillo 8, las que no, en los anaqueles del corredor 15 bajo ‘Producto de imitación’”. Así de absurda es una nueva Norma Oficial Mexicana (NOM) que pretenden impulsar las secretarías de Economía y de Salud. Es una muestra de cómo este gobierno quiere controlar hasta las decisiones de los comercios y, al final, de los consumidores.

No satisfechos con haber impuesto la supina sandez del etiquetado frontal en los productos para supuestamente advertir que son excesivos en calorías, grasas, azúcares y sodio, ahora pretenden controlar espacios y localizaciones de los anaqueles en las tiendas. Recuérdese que el etiquetado nutrimental fue adoptado sustentándose en una dudosa experiencia internacional y su instrumentación está plagada de manipulaciones y contradicciones.

Solo por mencionar una: un envasado de sal normal no tiene etiqueta mientras que la versión light de la misma marca apta para hipertensos tiene un etiquetado de exceso de sodio, pero ¡la presentación light tiene 40% menos de sodio que la normal que no tiene advertencia!

Esta NOM 051 ya lleva el tiempo suficiente para hacer una evaluación de su eficacia de si ha contribuido a disminuir la obesidad infantil o la diabetes adulta. Urge hacerlo para de una vez exhibir que esa NOM es totalmente inoperante, elimina información relevante y es un retroceso absurdo.

La pretendida nueva intromisión ahora pedirá que los artículos que no poseen alguna etiqueta de advertencia se clasifiquen en la tienda en un conjunto de anaqueles que señale “Productos sin sellos ni leyendas”. En cambio, los que sí tengan etiquetas deberán agruparse bajo el rubro “Productos de imitación”.

Esas mercancías sólo podrán exhibirse a 1.50 metros de altura en los anaqueles; ¿eso tiene lógica? Y ya en el colmo del absurdo, las tiendas no podrán exhibir en las áreas de pago o cajas productos que tengan sellos frontales. Además, esta NOM mataría a personajes publicitarios como la abuelita del chocolate, al Tigre Toño, al Osito del pan y al elefante del cereal. Son personajes nefastos de la era neoliberal, dirán los de la 4T.

Esta NOM está muy en línea con la mentalidad binaria de la 4T de “buenos contra malos”; ahora “productos buenos vs. productos malos”. Querer regular el acomodo de las mercancías en las tiendas no tiene la intención de ayudar al consumidor, el objetivo es ideológico: imponer y dominar. Cuando les conviene, el pueblo es sabio para decidir, cuando no, hay que guiarlo, ayudarlo.

La secretaria Clouthier debería abocarse a los verdaderos problemas que enfrenta: el alud de reclamos de violaciones al T-MEC, los desincentivos a la inversión privada, la afectación para la industria de la iniciativa de Ley de Hidrocarburos y la modificación a los esquemas de subcontratación laboral. Pero cual graciosa avestruz, prefiere enterrar la cabeza y encontrarse con el muy relevante tema de controlar los anaqueles en las tiendas.

Twitter: @frubli

Federico Rubli Kaiser

Economista

Revista IMEF

Economista egresado del ITAM. Cuenta con Maestría y estudios de doctorado en teoría y política monetaria, y finanzas y comercio internacionales. Columnista de El Economista. Ha sido asesor de la Junta de Gobierno del Banxico, Director de Vinculación Institucional, Director de Relaciones Externas y Coordinador de la Oficina del Gobernador, Gerente de Relaciones Externas, Gerente de Análisis Macrofinanciero, Subgerente de Análisis Macroeconómico, Subgerente de Economía Internacional y Analista.

Lee más de este autor