Una medida para satisfacer expectativas.

Empresas como Coca-Cola, Unilever, BBVA, Gas Natural Fenosa, Nestlé, Procter & Gamble, Heineken, Telefónica e Iberdrola ya no sólo realizan acciones de impacto en las comunidades, sino que miden su huella social, un aspecto cada vez más relevante para los grupos de interés. Aunque es una tarea compleja, la medición del impacto puede ser utilizada por las empresas para conocer las consecuencias de sus operaciones e implementar medidas de mejora, así como para comunicar su compromiso y aportación al desarrollo social.

Entre las muchas propuestas y herramientas que existen para medir los impactos sociales, destacan seis que forman parte del análisis Midiendo la huella social de las empresas , editado por la organización para el desarrollo humano ONGAWA.

Unilever y Coca-Cola, por ejemplo, utilizan la herramienta Poverty Footprint o Huella de la Pobreza, desarrollada por Oxfam International, y que permite evaluar el impacto socioeconómico de la actividad de la empresa, centrándose en la medición de resultados e impactos. Esta herramienta está diseñada para ser ejecutada en colaboración con una organización no gubernamental o de la sociedad civil con la que se esté trabajando.

BBVA, Gas Natural Fenosa, Telefónica y Heineken aplican el modelo London Benchmarking Group, una metodología que permite medir, gestionar, evaluar y comunicar las actividades de inversión de la empresa en la comunidad y funciona para entidades gubernamentales, privadas y del tercer sector.

Empresas como FedEx o Procter & Gamble utilizan Metric Navigator, desarrollada por la organización empresarial Global Environmental Management Initiative, con la finalidad de facilitar la alineación de la sostenibilidad social, económica y medioambiental con la estrategia de negocio de las empresas.

El documento explica el Retorno Social sobre la Inversión, que se basa en el análisis de costo-beneficio, y es utilizado por Group Create Foundation CIC; el Marco de Medición de Impacto, desarrollado por el Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible y que utiliza Nestlé, entre otras empresas, y el Socio-Economic Assessment Toolbox, que utiliza el grupo minero Anglo American para identificar los problemas más relevantes de las comunidades vecinas y proponer soluciones.

Comprender, mejorar y comunicar la huella social es una tarea en la que deben involucrarse las empresas. Al hacerlo satisfacen las expectativas de clientes, sociedad civil y otros grupos de interés, mejorando su reputación.

Además, es una herramienta útil para acceder a inversión responsable, atraer y retener talento, obtener licencia social para operar, descubrir potenciales riesgos y nuevas oportunidades de negocio o acceder a información para la toma de decisiones de la organización.

*Director general de Promotora Acción Social Empresarial.

Twitter: @ACCSE