En el cuartel de campaña de Josefina Vázquez Mota, ayer al mediodía, alistaban al equipo de reacción inmediata.

Tenían información sobre un golpe que los priístas preparaban contra La Jefa y estaban listos para responder.

Las alertas se quedaron en amarillo. Aunque el vocero del CEN priísta, Eduardo Sánchez, ofreció una conferencia de prensa, la diatriba contra la candidata del PAN a la Presidencia de la República no pasó de llamarla mentirosa, por haber presumido en sus spots que había colocado 3 millones de pisos firmes cuando fue Secretaria de Desarrollo Social en el gobierno de Vicente Fox.

Una respuesta tímida -por cierto- al spot panista que sin rubor acusa a Enrique Peña Nieto de ser un mentiroso, por haber publicitado la realización de obras en el Estado de México, cuando en realidad éstas quedaron a medias o ni siquiera se ejecutaron.

En precontigencia, los equipos de los punteros de la carrera presidencial. Y es que después del golpe de timón en el cuartel josefinista ha quedado claro que la única forma de acortar la distancia que los separa de Enrique Peña Nieto es soltar una bomba atómica .

Cuando todavía era Secretario de Hacienda, Ernesto Cordero Arroyo decía que el exgobernador mexiquense tiene mandíbula de cristal . No sólo por cuestiones oficiales, sino también por situaciones embarazosas, producto de su conducta personal y su azarosa vida familiar.

Quedan 80 días de campaña y las próximas tres semanas serán críticas. De acuerdo con los estrategas josefinistas, para los primeros días de mayo, la diferencia entre Peña Nieto y Vázquez Mota debe ser menor a cinco puntos.

Tres semanas para cerrar la brecha; 20 días para hacer que Peña Nieto baje cinco puntos o más, de ser posible. La ofensiva contra el priísta ya comenzó.

¿Qué sigue?

Algunos exgobernadores, como el veracruzano Fidel Herrera Beltrán, saben que potencialmente podrían ser sujetos de los ataques y están dispuestos a dar la pelea.

El exmandatario jarocho ya se alista para difundir -en las redes sociales- documentos en los que desenmascarará a legisladores panistas que lo apoyaron en la bursatilización de la Tenencia y posterior endeudamiento del estado.

Otros, como el oaxaqueño Ulises Ruiz, ni sudan ni se acongojan. Saben que en el mejor de los casos servirán como un pararrayos. Que les peguen podría ser su mejor escenario.

Los priístas saben que si el gobierno calderonista y la cúpula panista autoriza la ofensiva final contra de Peña Nieto, no habrá punto de retorno: si el golpe no es contundente, terminará por victimizarlo.

Están tan seguros de que no soltarán una bomba atómica , porque nada hay que incrimine al exgobernador del Estado de México.

Es por eso que no se preocupan por tener un manual para desactivar la ojiva que muy pronto los impactará.

EFECTOS SECUNDARIOS

CONFIRMACIÓN. Al menos dos integrantes de la cúpula panista reafirmaron la información difundida antier en este mismo espacio: la firma Penn, Schoen & Berland preparó y aplicó un largo cuestionario en todo el país para conocer las motivaciones de los votantes mexicanos. El jefe nacional del blanquiazul, Gustavo Madero, pudo así conocer las areas de oportunidad que podría explotar su [email protected] presidencial. La riqueza de los reportes y los cruces de la información era tal, que de inmediato sugirió que se levantaran estudios de similares características en Distrito Federal, Querétaro, Morelos y Estado de México, donde el 1 de julio habrá elecciones concurrentes a la federal. Los panistas mexiquenses quisieron acaparar la mayoría de las preguntas y el resto no estuvo conforme, de modo que se quedaron sin insumos para disminuir la presencia electoral del PRI en una zona del país que concentra casi 30% del electorado.

¿ZAPATISTA? Desbordado en sus elogios, zalamero como pocos, el líder nacional de la CNC y futuro senador de la República, Gerardo Sánchez García, dijo que ante la emergencia que vive actualmente México - el país se nos está deshaciendo , advirtió- es necesario que los gobernantes estén a la altura de las grandes definiciones que se requieren y equiparó a Enrique Peña Nieto con Emiliano Zapata. Nuestro líder es un hombre humilde, atento; nos da confianza y coadyuvará a superar estas adversidades. Nos devuelve el ánimo, el optimismo y nos hace no perder la esperanza de la reconstrucción de México y del campo mexicano . ¡Órale!

NEGOCIACIÓN. Confiado en que los enconos electorales no enturbiarán la negociación salarial con la dirigencia del SNTE, el secretario de Educación, José Ángel Córdova Villalobos, estableció que el gobierno federal buscará llegar al mayor equilibrio en las finanzas y dar la mejor respuesta a la petición de 3.8% de incremento al salario, además de otras prestaciones, que demanda la representación sindical, aunque precisó que ello sólo será acotado a las posibilidades del presupuesto.